You are on page 1of 5

Astronomía y Matemáticas

Utilizar las matemáticas para conseguir una visión en tres dimensiones de todas las cosas,
es una creación Maya. Por desgracia no hemos podido todavía desvelar todos los misterios
que encierran las matemáticas Mayas. Universalmente se ha reconocido el sistema
matemático como una creación tan exacta y extraordinaria que se sigue utilizando en
nuestros días.

Calendario Maya

No podemos hablar de matemáticas y obviar la Astronomía, ya que para comprender el


Calendario Maya, basa sus cálculos en operaciones matemáticas. Desconocemos si su
sistema les permitía realizar operaciones matemáticas más complejas, ni siquiera que tipo
de signos utilizaban para realizar las operaciones.

Según el misionero Diego de Landa, “Se sabe que contaban de 5 en 5 hasta llegar al
número 0, luego de 20 en 20 hasta llegar al número 100, luego de 100 en 100 hasta llegar al
400, y así sucesivamente hasta poder llegar a la infinitud”.

El sistema que utilizaban los mayas era vigesimal, lo que quiere decir que se organiza en
unidades de 20 elementos. El sistema numérico se formaba a partir de 3 símbolos.

Estudio de los Cielos

Pero la genialidad de la matemática maya, además de la sencillez de su sistema numérico


vigésimal, residió en la creación del cero, concepto que por varios siglos desconocido por
otras culturas y que, en el área de las ciencias exactas, colocó a los científicos mayas en la
vanguardia intelectual del mundo prehispánico.

Por otro lado, el invento del calendario maya no hubiera sido posible sin el estudio de
los cielos. A ello se abocaron el grupo de élite sacerdotal, formada por verdaderos
astrónomos que observaban el cielo con nada más que sus ojos.

Venus fue uno de los astros más importantes para los mayas, y de la posición de este
planeta dependieron muchas de las guerras y sacrificios del período Postclásico. Los mayas
también veneraron lo que nosotros llamamos Vía Láctea, conocida por ellos como el
Arbol del Mundo, y representada por un gran árbol floreciente, la ceiba, de la cual
provenía toda la manifestación de vida (en una metáfora no muy diferente al “camino de
leche” de los griegos).

Chichén Itzá y la serpiente de luz


Pero la atención de los astrónomos mayas volvía una y otra vez hacia el Sol, lo que los
llevó a rastrear el camino de la estrella a lo largo del cielo. En el arte maya, el recorrido del
Sol por la elíptica aparece marcado en las constelaciones de estrellas fijas como una
Serpiente de Dos Cabezas.
Chichén Itzá al anchecer
Y es el día de hoy que, en las ruinas de Chichén Itzá, aún puede verse perfectamente,
durante el ocaso del equinoccio, cómo una enorme y asombrosa serpiente de luz desciende
del templo para bendecir la tierra fértil y anunciar un nuevo ciclo.

Adivinación Maya

En una época donde las creencias daban explicación a todos los hechos que sucedían en la
naturaleza, los mayas fueron un paso más allá. Los movimientos del Sol y la Luna
ayudaron a elaborar los calendarios, que por entonces abarcaban el tiempo en su totalidad:
pasado, presente y futuro. Los movimientos del cielo eran interpretados por sacerdotes
por medio de la adivinación en el advenimiento de sucesos, así como de profecías
completas. Los sacerdotes mayas no sólo obedecían los límites religiosos de los rituales,
sino que eran sabedores de temas históricos, médicos, astronómicos y poéticos.

Su papel estaba marcado por una serie de clases jerárquicas divididas en subniveles de
derecho entre los hombres y los dioses. La adivinación maya era toda una ciencia y los
chilames, llamados así en honor a un famoso sacerdote prehispánico, se valían de sus
grandes conocimientos de Astronomía y Astrología para buscar en el cielo las respuestas
del hombre.

Las profecías de los sacerdotes eran fruto del estudio exhaustivo de los astros, los dioses y
los libros, tal y como se demuestra en los libros del Chilam Balam. Los libros del Chilam
Balam son un conjunto de manuscritos elaborados en los siglos XVII y XVIII d.C, en la
región de Yucatán, su contenido abarca todas las etapas culturales por las que fue pasando
la cultura maya de Yucatán.

Eran volúmenes que para los mayas podían ser como una enciclopedia “Larousse” con los
avances y hechos más fundamentales de su población. Aunque sólo se conservan 8
libros, se conoce que existieron un total de 18 libros, cada uno de ellos llamado como la
ciudad donde fueron elaborados, como el libro de Chumayel. En algunos libros se narran
hechos del siglo V d.C., e incluso alcanzan la llegada de los españoles a la región.

Aportes Científicos

El pueblo maya no sólo dejó en herencia su impresionante precisión en el estudio de los


cielos y la elaboración del calendario anual. También realizaron estudios de medicina y
predicciones milenarias que acabaron dándoles la razón.

Como ya hemos comentado nos dejaron grandes aportaciones científicas, muchas de


ellas en uso hoy en día y de una exactitud impresionante. Aportaciones como las que
vamos a ver a continuación.

 Creación del Número Cero


Desarrollaron el concepto del número 0 en el siglo I a. C. , o por lo menos es el primer
uso del que se tiene documentación de la aparición del cero en el Continente Americano.

 Aportes Astronómicos

Fueron capaces de describir el posicionamiento del Sol, de la Luna y de Marte,


conociendo además la fases de la Luna y su duración. Eran capaces de predecir eclipses de
sol, sabiendo entender los equinoccios y los solsticios. Como dato curioso, fueron capaces
de predecir el eclipse total del sol que se produjo el de agosto de 1999.

 Medicina

Estudiaron sobre las causas de las enfermedades (etiología), clasificando sus tipos,
describiendo sus síntomas para conseguir su prevención y curación. Sabían coser heridas
utilizando cabello humano y utilizaban el yeso para inmovilizar las fracturas de hueso

Ahan Chamahez, dios de la medicina. Era el curandero o sanador más destacado en el


ámbito de la medicina maya.

Investigaron las causas que producían la conjuntivitis bacteriana (granulomatosa). Los


problemas dentales se solucionaban con prótesis en jade que se rellenaban de pirita y
utilizaban navajas de obsidiana ya que su corte era mucho más fino que el de cualquier
otro material. Como curiosidad para las operaciones cardiovasculares, es utilizan bisturís de
obsidiana hoy en día.

 Arquitectura

La cultura maya utilizaba observatorios astronómicos en forma de pirámide para


observar los movimientos del Sol y de la Luna, aunque se usaban además para actividades
políticas y religiosas.

Dificultades de la Ciencia Maya


Son muchas las personas que se sorprenden al oír todos los avances de la cultura maya.
Sin embargo, nada fue fácil para ellos en el mundo de la ciencia.

Que un pueblo tan alejado de hoy como el maya llegase a tales conocimientos astronómicos
debió conllevar una tarea de conocimientos acumulativos de varias generaciones, los
cuales también debieron usar instrumentos muy avanzados para la época.

No podemos obviar el hecho de que los mayas han tenido que trabajar en condiciones
astronómicamente complicadas dependiendo del mes. La selva húmeda donde se asentaron
alguna de sus ciudades más importantes, hacía desplegar una neblina en la primeras horas
de la mañana que hacía complicada la observación del cielo.
INSTITUTO NACIONAL DE
EDUCACIÓN BÁSICA
-INEB-

Nombre:
Marvin Alberto de la Rosa Rodas

Grado:

2do Básico

Sección:

“B”

Curso:

Ciencias Naturales

Catedrática:

Ana Celia Barrios Molina

Fecha:

10/01/2019