You are on page 1of 3

El gobierno ideal de platón.

“son filósofos los que pueden alcanzar lo que se


comporta siempre e idénticamente del mismo modo, mientras no son filósofos
los incapaces de eso, que, en cambio, deambulan en la multiplicidad abigarrada,
¿quiénes de ellos deben ser jefes de estado? a los que de ellos se revelan
capaces de vigilar las leyes y costumbres del estado, a estos instituiremos como
guardianes. (platón, la republica de platón, p.295). pues toma al guardián como
un ser ciego, que puede gobernar sobre un estado, pues se requiere de
conocimiento, para cada cosa, además el ciego podrá alcanzar las
conocimientos restantes, para así lograrlo, necesita aprehender de su
naturaleza, que más adelante se mencionara con más frecuencia, pues sería
mejor no cambiarlos, sino ser ellos mismos los jefes de estados en todo el
mundo, ahora “ quien es amoroso por naturaleza ame a todo lo que es congénere
y emparentado con las cosas que ama” . (platón, la republica de platón, p.295),
entonces porque amar, esto te hará hacer la verdad, en un estado es importante
gobernar con la verdad, ya que es un principio para llevar a los gobernados a
una tranquilidad mínima, ya que esto es de nunca terminar, aunque puede que
el deseo solo hacia algo especifico, puede ser perjudicial, porque deja de lados
a otros muchos de estos, pues ahora la naturaleza de un filósofo describe que
un alma debe ser lejos de lo viene a ser la mezquindad, pues van en contra ella,
pues describir al alma desde el punto de vista desde la naturaleza del filósofo,
es justa, pero salvaje. Entonces el guardián puede aprender rápido y fácilmente
o tiene dificultad para hacerlo, puede estar analizando si está haciendo lo bueno
y correcto, o como también puede estar en lo incorrecto y lo malo, pues no se
juzga a sí mismo, entonces puede tener resultados menos esperados para el
estado, más aun se necesita tener un dote de memoria, tener buena facilidad de
aprendizaje, amigo de lo justo y de la valentía, todas estas característica se
requiere para el hombre, para que tenga un buen estado, haga un gobierno con
menos indiferencias entre los gobernados, pues esto genere igualdad, y otros
factores muy importantes que están muy vacíos en muchos estados de gobierno,
por eso se requiere a un guardián con estas cualidades. “ ¿ y no nos
defenderemos razonablemente si decimos que el que ama realmente aprender
es apto por naturaleza para aspirar a acceder a lo que es, y no se queda
multiplicidad de cosas de las que se opina que son, sino que avanza sin
desfallecer ni desistir de su amor antes de alcanzar la naturaleza de lo que es
cada cosa, alcanzándola con la parte del alma que corresponde a esto ( y es la
parte a fin la que corresponde ), por medio de la cual se aproxima a lo que
realmente es y se funde con esto, engendrando inteligencia y verdad, y obtiene
conocimiento, nutrición y verdadera vida, cesando entonces sus dolores de
parto, no antes?. -sería la defensa más razonable. (platón, la republica de platón,
p.304), entonces la mentira debe ser odiada por la naturaleza, aunque la verdad
es la que lleva a eso, pero no en totalidad, sino que sigue un carácter bueno y
justo, entonces que es lo que corrompe a la naturaleza, la riqueza, por ejemplo,
también la parte política, justamente es esto, que ocasiona corrupción, de
muchas índole, entonces existirá alguna institución política digna de una
naturaleza filosófica, pues empieza a optarla, pero van siguiendo el camino de la
naturaleza, y conforme va avanzando de va desviando por los bienes, como la
riqueza, así llegando a la corrupción, y los males que van en contra del estado.
La idea de bien abarca temas justos, la debemos saber cómo gobernados y
como jefe de estado, ya que ni tanto uno como el otro debe ser engañado en
temas que concierne en el bien común, además platón menciona debe estar
capacitado y orientado, hace el deseo que se tiene para gobernar un estado,
pero como cualidad principal se encuentra la inteligencia, pues aquella es muy
importante, porque es a base de la cual se realizara muchos fundamentos para
derogar y crear leyes, además usar ese don para hacer el bien, aunque se debe
desviar del mal, y no hacer lo incorrecto, aunque las cosas pueden ser malas o
buenas dependiendo como se usa el bien, o con qué fin, las apariencias deben
aparentar ser bueno, pero en lo real, y lo que no buscan lo bueno, pero lo
aparentan, entonces el guardián debe distinguir entre las cosas buenas y malas,
y obstarse por lo bueno y que es justo para el estado en conjunto, entonces de
todo esto el estado que es vigilado por el guardián, lleve un orden, y este
organizado, cada con su respectivo sector, entonces será un estado bien y
justamente organizado, si este además debe poseer inteligencia y conocimiento
de estos temas de política, además se debe cumplir como el dicho, todos en
conjunto con el jefe de estado, y viceversa el sentido de ver y ser vistos, hasta el
último, así verse unos con los otros. ¿crees que el gobierno que platón discute
en este capítulo de la república es factible? ¿Por qué si o porque no? Es factible
para ser jefe de estado, se debe tener conocimiento sobre muchos temas, pero
más aun de temas que abarcan política, ahí es donde se le pone el camino de él
bien y lo malo, tener la capacidad de decidir por el bien, pues eso es lo que se
espera del guardián que vigila el estado. Porque a través de la idea de bien, se
aplica lo justo, que llevará un estado de bien, pero estará expuesto a malos
temas tales como, la injusticia, la corrupción, ya se le acomplejo hacia donde se
debe dirigir el guardián, en cuanto tenga que afrontar muchas situaciones, que
son muchas, debido a que va a manejar y dirigir organizaciones e individuos,
pero teniendo en cuenta que a veces va tener que hacer mentiras u ocultar, para
placer u deseo de los gobernados, deben de ser vigilados, y la vez vigilar
minuciosamente las leyes, para ello tendrá el conocimiento y la experiencia, que
lo llevar a determinar lo correcto, aunque siempre habrá mínimos y pequeños
errores, porque no habrá guardián que no se equivoque, pues ni la ciencia es
exacta, aunque por pequeñas cantidades, hasta casi despreciables, se
comenten garrafales equivocaciones, para eso el guardián deberá además elegir
su equipo que lo acompañara en este arduo periodo.