You are on page 1of 10

VALLADOLID, PÁRAMO DIGITAL

“La sociedad moderna no aventaja a las sociedades pretéritas sino en dos cosas : la vulgaridad y
la técnica.” (N. Gómez Dávila)

…el Valladolid de antaño

¿Será todavía posible recomponer el gusto por las genuinas manifestaciones estéticas en
ciudadanos que sucumben vertiginosamente al canto de sirena de los entretenimientos pedestres
prodigados por la cultura de masas? Yermo cultural por empeño de la izquierda y de la derecha,
Valladolid es la foto fija de calles vacías, de salas de exposiciones y espacios escénicos muertos, de
librerías sin vida, un ágora provincial fantasma, carente de tradición asociativa, donde se palpa una
quiebra severa del modelo relacional y comunicativo.

Una de las viejas capitales del Imperio, cuna del Renacimiento español, engalanada de honores
históricos – “ciudad la más noble de toda España… asentamiento de Príncipes, Reyes, Próceres, Ilustres
varones…”-, bizarra, espléndida en sus señas de identidad, depositaria ilustre de una lengua común
envidiada en todo el orbe, corre hoy peligro de desaparecer en un confuso limbo cultural, recrudecido, si
cabe, tras las secuelas que la onda expansiva de la postmodernidad (modernidad líquida) y la
transmodernidad está dejando en nuestro territorio, teniendo presente que ya los postulados inaugurales
de la Modernidad se implantaron en España de forma harto deficitaria, básicamente por el arraigo
anémico de las ideas liberales de la Ilustración, hecho decisivo que todavía hoy estamos pagando
dramáticamente. Lo demás ha venido por añadidura, incluida una fatal sucesión de conflictos civiles y
territoriales traumáticos, mal asimilados y sin solución aparente. Los penúltimos aluviones del relativismo
nihilista han hecho el resto, dejándonos como resultado un paisaje muy parecido al pastiche civilizatorio.
España ha vivido en las décadas recientes el amordazamiento de una cultura dinámica,
propiamente moderna, en virtud de la debilidad institucional congénita de nuestra democracia, aun
relativamente joven, que ha heredado los arreos socio-culturales de la dictadura precedente. No debe
extrañarnos que ese reflejo democrático aún esté cojeando, virtual e insuficiente. Por esta razón el
modelo de cultura, caso de existir, es enteramente previsible, sin altercados, sin verdaderas
transgresiones, inofensivo; muy desligado, por otra parte, del reducido entorno de los verdaderos
creadores, que hoy andan bastante desamparados por la carencia de estructuras locales de producción.
Pero existen otras razones poderosísimas que explican esta naturaleza predecible del modelo, como son
las diversas batallas mundiales por el “soft-power”, por las televisiones y sus formatos y por los
mercados culturales del cine, la música y el libro. En jerga alternativa, “la selva tecno-democrática del
duro” (moneda).

Modelo que, por otra parte, tiene en nuestro país la inveterada costumbre de desbarrar hacia
extremos ideológicos, montando solapadamente, como hacen algunas instituciones, un “agit-prop” de
filiación progresista y querencia asamblearia, a mitad de camino entre la publicidad y el vulgar
adoctrinamiento, que busca sin tapujos “combatir el capitalismo, el patriarcado y todo sistema de
dominación existente” y que asedia de modo particularmente intenso ámbitos como el del espacio
escénico (auditorios, teatros, circuitos y festivales), para cebarse en ciudadanos desprevenidos bajo el
mendaz argumento de la democratización de la cultura y la autogestión del conocimiento (me viene a la
memoria una pintoresca obra de teatro para “público familiar” denominada significativamente “Don
Quijote en la patera”), aunque en conjunto predomine la importación masiva e incongruente de
productos de las potentes “industrias de contenidos” capitalistas.

…las enseñanzas “alternativas”

Traemos por ello a colación alguna entidad pública del hipertrofiado entramado de servicios
culturales de Valladolid, acaso transfigurada en laboratorio experimental para nostálgicos de Antonio
Gramsci, quienes detentando responsabilidades en el organigrama administrativo, imaginan ser emisarios
de un virtual discurso “contrahegemónico”. Sin embargo, paradojas de la vida, no pasan de meros
factótums del “cultural mainstream”, “agitadores” con salario fijo arrellanados en cómodos butacones
que, a juzgar por los baldíos culturales que han avivado en los últimos tiempos, apenas se distinguen de
aquellos otros promotores sin escrúpulos (esta vez económicos) responsables en nuestra ciudad de la
mayor pérdida de patrimonio urbano de España en los años 50 y 60 del siglo pasado (la agresiva piqueta
de la construcción, mucho más explícita, se llevó por delante 33 palacios renacentistas, entre otros
importantes destrozos). Resumiendo, servidores públicos que practican una rutinaria y poco autónoma,
pero no menos dañina, calendarización cultural para justificar el expediente.

Bansky : Mona Lisa con lanzacohetes

Al escribir estas líneas recupero un pliego olvidado en el cajón, un apenas esbozado artículo de
indagación sobre las “especies” culturales que pudieran rastrearse en esto que llamamos Valladolid,
colectividad que apenas rebasa la categoría de “pueblo de pueblos”, ciudad de aluvión rural o, si se
quiere, “plaza mayor” que concita, como perenne sumidero, las escasas alegrías de los pueblos mustios
de su entorno. Sede, por otra parte, del desafuero político y administrativo incontinente, del disparate
cultural sin cuento y de una prolongada abstinencia de sus moradores en el ejercicio de la
responsabilidad, encenagados hoy más que nunca en el individualismo, la autocomplacencia hedonista y
el consumismo sin costuras en un tiempo, parece, de obligada felicidad, con afán de compensar la penosa
travesía de los infiernos rigoristas (Iglesia, Escuela, Estado y otros “peligrosos” entes) que amamantó
nuestra última contienda civil, - sin distinguirse en esto, bien es cierto, de la mayoría de localidades
patrias.

No será éste el primer aviso, ni el último, me temo, que alerte a los avezados lectores de la
torpeza de los responsables del “desconcierto” cultural (por llamarlo piadosamente) que castiga al primer
núcleo urbano castellano de la submeseta norte española. Cierto es que no están solos en el empeño. El
mal, de un modo u otro, golpea inmisericorde todas las latitudes y condiciones. Tal permanencia en el
“páramo aterido”, en la intemperie de lo inculto, no despierta siquiera una triste queja de los ciudadanos-
polluelos, que, resignados e indiferentes, siguen recibiendo de las alturas este alpiste planetario
calificado vergonzantemente como “contenido cultural”, derramado en sordina desde la pirámide
institucional sobre una ciudadanía, como la nuestra, macerada en lo rural, la mesa camilla, la perra gorda
y la aspereza del verbo, extremadamente cicatera en sus propuestas vitales, poco amiga de empeños
intelectuales, perdida de manera estúpida y para largo en los recientes entretenimientos mundanos que
le entontecen (ya formamos parte del enjambre digital universal).
Buena parte de esta desgracia se asienta, como he citado anteriormente, en la ineptitud de las
administraciones públicas, particularmente las locales, que en una turbia labor de mediación cultural se
limitan a repetir esquemas en la planificación de contenidos, éstos casi siempre rescatados del caladero
de la gran industria nacional, por ende europeo-norteamericana o, si se prefiere, del supermercado
cultural global, vehiculando siempre unos productos estandarizados, nacidos al calor del modelo
estadounidense del “entertainment” (imitado en todo el mundo) o escamoteados bajo un inconfundible
marbete progresista, inoculando, de paso, las ideologías y “agendas” de turno, que nos hacen sospechar
de una perversa (o muy limitada) capacidad intelectual de los responsables de la idiocia general, que hoy
ocupan sillones y despachos remunerados (¿por qué estos personajes no son relevados de sus tareas
habituales fuera del calendario electoral?). La consigna de partido destroza literalmente el hecho cultural
allí donde éste se pueda presentar. El espejismo del logro político (en cualquier caso muy difícil de
arrumbar) invalida las potenciales virtudes de estos gestores. Simone Weil definía con acierto la toma de
partido como una lacra histórica que había sustituido a la operación del pensamiento autónomo.

En este sentido, no estará de más rememorar aquel episodio subcultural, auténtico derrape
exhibicionista del fenotipo español del macarra, denominado “la Movida madrileña”, que contaminó ésta
y otras populosas ciudades españolas durante los primeros años de la Transición Política (¿de quién vino
la encomienda?) como lanzadera de transgresión de los códigos sociales franquistas. En rigor, no superaba
la condición de manual de estilo del “pollo-pera (niño bien) con ínfulas gamberras (el malote de chupa y
papelina)”, además de eficaz cortina de humo para camuflar otros graves problemas de la realidad
nacional. Ya por entonces se iban manifestando, a golpe de tutela y subvención pública de ayuntamientos
“tolerantes”, los primeros atisbos de una controvertida “agenda de género”, que poco después
prorrumpiría sin freno en la sociedad española. Todo el proceso coincidía con el crecimiento de la tasa de
desempleo, la generalización de la precariedad laboral y una crudísima reconversión industrial en España.
Los intelectuales orgánicos de aquel postmodernismo de farol no se daban por enterados, mientras
vociferaban en radios y fanzines coloristas sus cínicas e impostadas propuestas. Supervivientes de aquella
ridícula chanza viven hoy cómodamente instalados en sus tronos culturales (y en sus negocios).

…fenotipo español
Con ánimo de superar estas páginas de nuestra historia reciente y seguir “mentando la bicha”
donde sea menester, sugiero analizar un pequeño muestrario de las artes plásticas locales o centrarnos,
por qué no, en alguna que otra manifestación de las artes escénicas que en Valladolid acontecen, véase el
desarrollo del programa PLATEA o el Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle. Pero todo a su
tiempo. De momento nos conformaremos con el arte plástico. Para más adelante emplazamos a debatir
sobre el arte escénico. Quizás encontremos algún motivo de solaz y reflexión. Where there’s a will, there’s
a way.

Seamos sinceros, ninguna institución va a dedicarse jamás a promocionar algo que la pueda
cuestionar, aunque no sienta sonrojo alguno cuando supedita eso que llama “política cultural” al
fomento desvergonzado de intereses turísticos, urbanísticos y tecnológicos en los lugares donde opera,
como de hecho ocurre. El fenómeno cultural, de este modo, aparece despojado de su razón de ser,
convertido en mero estímulo y condimento de la economía de servicios, disfrazado espectacularmente
para la ocasión con llamativos reclamos mediáticos. ¿No les suena? La cuestión deviene simple,
¿entendemos la cultura como el modo de vida históricamente conformado de un pueblo o aceptamos
que esa identidad sea configurada por los imperativos del mercado?

Vayamos, pues, al grano. ¿A qué puede deberse que los fondos pictóricos de un prestigioso
coleccionista afincado en España, exhibidos simultáneamente en otras ciudades, aparezcan dispersos,
troceados, sin una secuencia lógica, en muestras tan lamentables como la denominada “Pintura religiosa
de los siglos XV al XVIII de la Colección Gerstenmaier”, que hemos podido visitar recientemente en la
Sala Municipal de Exposiciones de Las Francesas de Valladolid. No se puede entender un desatino
semejante, una muestra tan ayuna de indicadores pedagógicos elementales, de la que, casi con total
seguridad, nadie va a hacerse responsable.

A pesar, o precisamente por ello, los males continúan. Llama la atención la exposición que el
Museo de la Pasión de nuestra ciudad ha dedicado a la colección “Rumor Artworks” que detenta Joseluis
Rupérez, miembro de la ínclita SGAE desde 1983 y conocido promotor cultural desde la plataforma del IAC
(Instituto de Arte Contemporáneo). La muestra tiene, curiosamente, muchos puntos en común con otra
ya celebrada en el mismo lugar en abril de 2016 que se denominó “El artista y el cartel. De Picasso a Andy
Warhol”. Ahora se nos muestran algunos representantes – siempre los cabezas de cartel, los “Fab Four” -
de la corriente artística del Pop Art del siglo pasado (Johns, Warhol, Rauschenberg y Lichtenstein). De
nuevo, una agenda esclava del patrón externo, acomodaticia, carente de rigor y sobre todo de emoción:
casi la mitad de la muestra consiste en un gélido offset litográfico presentado de forma tan abundante
como fatigosa a la vista (llueve sobre mojado); el resto, algo más salvable, deriva también del sistema de
arte multiplicado, sea en litografía, sea en screen-printing o serigrafía. Esta infeliz visualización “seriada”
de la muestra va a engordar innecesariamente la polémica generada en torno a la validez del cartel como
formato artístico. Por encima de cualquier otra consideración queda la desagradable certeza de tener que
digerir a rompe y rasga lo que nos vierte la “superestructura” cultural y la retórica de los políticos y sus
asistentes, que consideran como logros éste y otros desaguisados. En este sentido, cabe decir que el
infortunado comentario de notas al programa, que debiera haberse redactado pensando en lectores
inteligentes, aparece, sin embargo, trufado de tópicos populistas, de mascadas letanías de lo secular, en
resumen, un panfleto como la copa de un pino. Cuando se asevera sin empacho que la guerra de Vietnam
fue una “guerra pop”, como si el fuego y el horror de las bombas constituyeran punto menos que acordes
musicales de la psicodelia, se peca, como mínimo, de una patente insensibilidad. Si no somos capaces de
distinguir la verdad de la mentira ya no existen verdades, tampoco mentiras, y por tanto nada resta como
valor. Un ejercicio de puro relativismo legendariamente refrendado en el mundo artístico desde la
abstrusa propuesta duchampiana que se empeñó en descontextualizar una simpática bacinilla de orinar
(“La fuente”, 1917), intentando (muchos creemos que sin conseguirlo) desacralizar las manifestaciones
del arte y, peor aún, cercenar su misterio.
Equipo Crónica : pintar es como golpear

“Fernando Sánchez Calderón, pintura y contextos pictóricos de los años 80 y 90” reza la
exposición que en las salas 6 y 7 del Museo Patio Herreriano muestra 48 trabajos de este pintor,
seleccionados de un total de 491 obras que, como legado, detentaba el Ayuntamiento de nuestra ciudad
desde el año 2013 y que esta institución cedió al citado museo en 2017. Encontramos aquí una muestra
resumida del quehacer de Sánchez Calderón en las dos últimas décadas del siglo pasado, cuando todavía
se digerían en España, en un “totum revolutum” improvisado y algo disperso, las principales pautas del
Informalismo europeo, del arte conceptual y minimalista o del “Retorno a la Pintura” (nueva figuración,
Neoexpresionismo, Transvanguardia,etc.) junto a la eclosión postmodernista. Las obras de este autor se
complementan visualmente con las de otros pintores que trabajaron en aquel entonces bajo los mismos
parámetros, “hermanos mayores” en el oficio como Jordi Teixidor, Ignacio Tovar, Manuel Salinas, Soledad
Sevilla, Juan Suárez, etc.

Partiendo de la premisa de que toda época tiene el arte que se merece – y encontramos aquí
cumplida constatación de la misma – no entramos a valorar los méritos o deméritos de este pintor
vallisoletano que, efectivamente, cumple al dedillo los dictados más rigurosos de la contemporaneidad,
esto es, la erosión de la idea clásica de belleza y la desvalorización de la “forma” artística, la ausencia de
narrativa en la obra, la confusión entre lo decorativo y lo propiamente pictórico, la presencia constante
del componente teórico-verbal sobre el material (idea versus materia), la efimeridad y provocación en
potencia y en acto, el juego de lo aparente y lo oculto, etc. Sin temor a equivocarnos, podemos afirmar
que Sánchez Calderón, como otros pintores coetáneos, observó escrupulosamente el paradigma artístico
de aquellos años. A título personal, me gustaría destacar de manera especial sus trabajos monócromos
sobre papel en pequeño formato, ya sea en técnica mixta (ver “Espesura/frondosidad” o “Cuerpo
místico”), grafito (“Dibujo redondo”) o grabado sobre papel Okawara (“Luz de día”). En fin, en esta
ocasión hay que felicitar a los responsables de la muestra.
En la misma sede museística (Sala 0) han expuesto su obra a lo largo del año 2018 algunos
afortunados artistas y colectivos locales, llamados “emergentes” de manera un tanto apresurada. En
cualquier caso, una vez realizado el calendario previsto de ocho exposiciones y ejecutado el
correspondiente presupuesto (que para este año 2019 se espera detraiga 17.500 euros de las arcas de la
Fundación Municipal de Cultura) constatamos que, como en cualquier otro ámbito, hay también aquí
cosas buenas, regulares y malas (entre ellas el lamentable episodio colectivo de la tipografía y los carteles
urbanos de Valladolid en la exposición “Valladolid con carácter, letras que cuentan”, por cuya culpa la
institución museística ha estado a punto de sumirse sin remedio en el desprestigio). Así anda el Patio. Sin
embargo, también se han dado excepciones meritorias, por ejemplo, la testimonial muestra de fotografía
arquitectónica, “Necrópolis”, que en su día protagonizó Juan Carlos Quindós de la Fuente o la primera de
las muestras del calendario 2018, la exposición “Paintung”, que nos permitió apreciar el singular
polimorfismo de Belén Rodriguez González.

Por lo que toca a las iniciativas privadas, seguimos en el erial. Félix Cuadrado Lomas expone
pinturas de pequeño formato en la veterana Galería RAFAEL de Valladolid. Su obra se mantiene década
tras década en una correcta pero entumida, por reiterada, gramática formal. Un empeño meramente
artesanal cuyo valor comparativo podría igualar, pero no superar, aquél del oficio de los espaderos que
forjan y templan el acero toledano, por poner un caso. A una evidente depuración lineal, en la que no es
difícil rastrear (una vez más) préstamos de otros artistas, pongamos Vaquero Palacios, se une la pátina de
un cromatismo rebuscado, deudor de las técnicas gráficas de la cartelística más que de la pintura
propiamente dicha. No es la primera vez que comentamos ésta y otras graves disfunciones del pintor (el
dibujo constreñido, “escayolado”). Algunos lo consideran un referente del paisaje castellano. Ancho es el
traje.

En este sentido, invitamos al lector a que visite la exposición que hasta el 10 de marzo de 2019 se
celebra en la Sala 8 del Museo Patio Herreriano de Valladolid, dedicada al extraordinario paisajista
palentino Juan Manuel Díaz-Caneja. Lástima que la sala no reúna las necesarias condiciones lumínicas y
que la distribución final de los cuadros no sea la más idónea para descubrir toda la excelencia de este
pintor, de manera que el resultado final decepciona un poco. Otro tanto ocurre con la muestra aledaña
“De Chillida a Guillén, ésta es la mano de tu amigo” (Capilla y sala 9 del Museo) que nos presenta en
condiciones ambientales también desangeladas una hilera interminable (¿?) de pequeños dibujos y obra
gráfica sobre papel con el tema recurrente de las manos del escultor como campo de experimentación
espacial. Quizás con unos organizadores más diligentes se hubieran podido evitar estas deficiencias del
marco expositivo.

No todo van a ser miasmas. Forzoso y de justicia es destacar la excelsa exposición “La invención
del cuerpo humano. Desnudos, anatomía, pasiones”, recién celebrada en el Palacio de Villena de
Valladolid, comisariada exitosamente por la actual directora del Museo Nacional de Escultura, María
Bolaños Atienza, donde en casi un centenar de apabullantes ejemplos de pintura, escultura en madera y
piedra, dibujo, vaciados, fragmentos de retablo, tratados anatómicos, maniquíes y figuras articuladas, se
focaliza de manera ejemplar el cuerpo humano y el proceso de su representación artística como objeto de
atención predilecto en el ámbito occidental entre el período del Renacimiento y la Ilustración. Muestras
como ésta no son frecuentes y dejan un magnífico sabor de boca. Llevados por el entusiasmo nos
atrevemos a sugerir si no es hora ya de organizar una exposición antológica de pintores barrocos
vallisoletanos como Antonio de Pereda y Salgado.
Antonio de Pereda y Salgado : Vanitas

En la Sala de Exposiciones del Teatro Zorrilla podemos ver la curiosa exposición “ROTOS, pinturas
y collages” de Pablo Ransa, artista de prolongada y fructífera trayectoria en Valladolid, que lleva ya unos
años trabajando a fondo las posibilidades encerradas en el soporte de madera, elaborado con tablillas y
planchas ensambladas caprichosamente, para rescatar el “accidente” tridimensional y revestir de mayor
jugosidad el resultado pictórico final. Son retratos distorsionados, “rotos”, pero a la vez potenciados en su
aprovechamiento visual, lo que constituye un esparcimiento añadido para el espectador. Como telón de
fondo, percibimos siempre el regocijo plástico : el autor ha disfrutado lo suyo en la elaboración de estas
obras, que no pierden un ápice de su interés humano.

Pablo Ransa
No vamos a despedir este artículo sin recomendar la exposición que en el Palacio das Artes de
Porto (Portugal), edificio clasificado como Patrimonio Urbanístico de la Humanidad por la UNESCO,
inmediato al Mercado Ferreira Borges y al Palacio de la Bolsa de esta ciudad, se está celebrando desde el
23 de noviembre del año pasado y que hasta el 3 de marzo del presente año nos muestra con el título “El
objeto de la pintura, maestros del arte español de las últimas décadas” dieciocho obras en torno a la
abstracción, seleccionadas de los fondos de la Colección Mariano Yera. Apreciamos aquí una reunión de
obras de los Gordillo, Guerrero, Feito, Palazuelo, Saura, Equipo 57, etc. Tan interesante como ver la
muestra es anotar las bondades de este centro de innovación artística, sede de la Fundaçao da Juventude,
equipado con ateliers, laboratorios creativos, residencia de artistas, salas formativas y multidisciplinares,
un restaurante y dos comercios. Un centro modélico en su género, del que, si somos humildes, podemos
aprender bastantes cosas.

Palacio das Artes de Porto

En otro orden de cosas, creo importante referirme, siquiera por encima, a un hecho que tiene
connotaciones culturales, aunque su naturaleza sea propiamente sociológica : la concentración anual de
motoristas denominada “Pingüinos”, uno más de los maltratos que tenemos que padecer en esta ciudad
por causa del celo que ponen nuestros gobernantes para beneficiar a determinados entornos económicos
locales. Sociedades más inteligentes que la nuestra han desterrado hace ya tiempo este tipo de
espectáculos. Como expresión certera del “feísmo” español “Pinguinos” no tiene desperdicio. A saber:
arcaísmo en las conductas, atavío lúdico-militar, ruido (mucho ruido) como refuerzo del sentido tribal y
alarde de combate imaginario, explosión irritante de decibelios que aturde, sobre todo, a segmentos
sensibles de población (mayores y niños), en consecuencia, contaminación acústica punible - además de
evidente contaminación ambiental - ejercicio colectivo de autoafirmación pueril, etc. Todo
interesadamente camuflado con señuelos tan peregrinos como el compañerismo “motero” o la consabida
creación de sinergias turísticas. Quiero respetar al motorista y su pasión individual por esta máquina
extraordinaria, pero rechazo aguantar el mal uso que de esta pasión hace una muchedumbre
asilvestrada. ¿Cómo se pueden combatir estas perversiones “culturales” amparadas por la agenda
económica local?
Salgo de casa intentando dar un paseo y meditar, pero los últimos estertores de la Efeméride
Navideña se prolongan sin solución de continuidad en las rebajas del mes de enero. Los festejos de los
mercaderes duran ya más de 50 días. Hace tiempo que algunos decidieron por todos nosotros anticipar
oficialmente al 1 de diciembre esta indecencia (sin paliativos) consumista.

La calificación moral me parece pertinente. Gentío desesperado por “adquirir”, fibra social
cosificada marcando puntualmente el compás de este rito de la vacuidad, forzado por la negra
servidumbre de intereses comerciales de temporada, que hace desfilar con diligencia de combate a
peatones desnaturalizados, unos venidos en aluvión con su inocente prole a los barrios céntricos desde
aquellos periféricos, el alfoz y el entorno rural provincial, otros en su papel de actores sociales pudientes
haciendo acopio con pasmosa naturalidad de perniles de Bellota Ibérico, viandas exóticas y marisco a
precio estratosférico? Todo medido, todo jerarquizado, todo miserablemente planificado conforme a las
premisas de una sociedad de mercado que estupidiza, y de qué modo, a sus poblaciones. La carestía
cultural generalizada imprime un sello muy reconocible a estos grupos humanos, contentos a pesar de
todo. En lenguaje agustiniano podríamos hablar de una presencia mínima de charitas y una cupiditas que
no encuentra mesura. El transversalismo social es un hecho.

Francisco Buiza Badás

4 de febrero de 2019