You are on page 1of 6
PADUCACION DE ADULTOS Y ACTUALIDAD Algunos elementos para la reflexion LIDIA M. RODRIGUEZ Introduccion La BA, educative posibilidades de una nueva fundacién, pero también las de la fragmentacidn y la desaparicién. No intento hacer un pormenorizado diagnéstico ahora (trabajo que, por otro lado, requiere con urgencia ser realizado). Lo que intento es proponer, desde una perspectiva teérica, algunos elementos que nos ayuden aubicarnos nel desconcierto, pensarel futuro, eimaginar alternativas. Porque siempre en el terteno hist6rico- social hay mas posibilidades de las que estén siendo planteadas; La EAy sus diferentes sentidos En la larga historia de la EA en nuestro pais, encontramos que fueron mailtiples y variados los sujetos sociales que Hlevaron adelante experiencia y discursos en la modatidad, y compleja la trama de debates, luchas, conflictos, por la definiciGn del sentido que se le queria asignar. Desde comienzos del siglo pasado, anarquistas, socialistas, sociedades populares de educacién, iglesias, maestros. inspectores, diputados, funcionarios. produjeron una voluminosa cantidad de experiencias y discursos referidos a EA. Algunos perfodos del siglo se caracterizaron por la dispersién y la fragmentacién, ‘otros por los enfrentamientos abiertos y hasta violentos. aciGn de un discurso que se hizo otros por Ia consol ‘A lo largo del siglo, y adn a riesgo de simplificar, podemos senalar dos momentos de consolidacién de una propuesta con capacidad de construccién de un sentido totalizador, de cierre de los debates abiertos, via los mecanismos de incorporacién, subordinacidn, exclusi6n, y asentiindose siempre en el «consenso acorazado de eocreién». O sea, perfodos en los que se produce la consolidacién de un discurso hegeménico. El primero, cen la segunda década de este siglo, cuando empieza a instalarse en el imaginario social la posibilidad de que el sistema escolar infantil quizés no sea suficiente para garantizar el cumplimiento del mandato original civilizador. En el afio 1922, el Consejo Nacional de Educacion dicta una nueva reglamentacién para EA, estableciendo asi 3 tipos de escuelas correspondientes a las 3 primeras -primarias: secciones del ciclo de las diurnas; uperiores: correspondientes a4 0 5 sect mismas escuelas; complementarias: donde se enseftaba: aritmétic: comercial, cocina, corte y confeccién, dactilografia, dibujo industrial, geografia, economfaargentina, histori argentina, idioma nacional (correspondencia comercial), idiomas, labores, misica (canto coral), taquigrafia y teneduria de libros. Esta reglamentacién es el signo mas evidente de que el Estado Nacional ha «tomado las riendas», y coloca bajo su control -material (cuadros de inspeccién) o simbélico (construccién de un discurso legitimo)- al conjunto de experiencias, propuestas, discursos, que estaban circulando en la sociedad de manera dispersa. jones de las De este modo, eierra el debate que venia desde el siglo anterior respecto a dos cuestiones fundamentals acerea de las caracteristicas de la modalidad * papel del estado y la sociedad civil en la gestion de las escuelas (creacién, seleccidn de contenidos, vinculo docente-alumno, etc) + especificidad de la modalidad, referida espe- cialmente a dos aspectos: -vinculacién con el trabajo, desde las posturas construfdas con un discurso normativo que sostenfan que Ja obligacién del estado era solo la de garantizar la educacién comin, es decir, a alfabetizacién, y las que insistian en la necesidad de tomar en cuenta la demanda de formacisin para el trabajo presente en los destinatarios reales, -caracteristicas del curriculum, desde los que Hevan al maximo la idea de homo; }Gn fundante del sistema escolar, y sostienen que la escuela es «omtin» (igual) para todos, independientemente de las caracte~ risticas particulares de los destinatarios: y los que trabajan por un curriculum flexible, acorde al destinatario potencial real, que facilitara la asistencia y permanencia de los alumnos. Se logra org: var asi un discurso en el que el estado asume el papel central de prestador y regulador, creando un subsistema que incorpora de manera parcial demandas respecto a la formacién para el trabajo y flexiblizacién curricular. Paralelamente, se produce la desaparicién 0 debilitamiento de la multiplicidad de experiencias y discursos que la sociedad civil habia sido capaz de generar. El segundo momento, resignificador del mandato original, se ubica en el marco de la promesa desarrollista En las sociedades «tradicionales» «atrasadas», que necesitan la proteccisn y gufade los pueblos «modernos», la EA cobra un rol fundamental en la tarea de «educa» una cultura que se concibe intrinsicamente incapacitada para producir modernidad y progreso. Las teorfas del capital humano y de formacién de recursos humanos dan razones econémicas para financiar la destruccién y penetracién cultural y la consolidacién de la hegemonia norteamericana enel continente. Desde el estado nacional de Illia y luego de Ongania, se pone en marcha la primera Campaiia Nacional de Alfabetizacién, y se crea la Direccién Nacional de Educacién de Adultos (DINEA), se promueve la modernizacién total de los servicios, y se producen acciones que significaron un paso fundamental en ta construccién de la especificidad, y produjeron un mejoramiento sustancial del subsistema de B.A. estatal Las escuelas y los centros educativos, asi como también otras experiencias de educacién no formal y de trabajo social de inspiracién desarrollista, crean un espacio en el que maestros, trabajadores sociales, militantes religiosos 0 politicos, llevan a cabo un gran niimero de trabajos de educacién popular. En miltiples y dispersos espacios de la cotidianeidad del ensefiar y aprender de los sectores populares, nacen los gérmenes 81 de lo que se va a ir consolidando como la pedagogia de Ja liberacisn, La ilusidn desarrollista. en contacto con la complejidad y viqueza cultural y politica de los grupos populares en la Argentina de los 60, se va transformando a freireana. Esa Iinea va a orientar el ten la esp aceionar de a gestiGn de a DINEA durante el breve periodo que se inicia en el 73, y termina de manera mta con el golpe del 1976. A partir de entonces, se inicia un lento y seguro proceso de desarticulacisn del subsistema, que comienza con La transferencia de servicios de educacisn baisica en 1978. y Jaantigua DINEA. en el marco de la reorganizacién de la estructura y funciones del Ministerio de Cultura y Educacign de la Nacién, Ni el Plan Nacional de Alfabetizacién (1984- 1990), ni el Programa Federal de Alfabetizacisn y jcacidn Basicade Adultos(1990-transferido en 1992), revirtieron ese proceso. A partir de entonces, se instala la ausencia de espacios nacionales organivos y de mecanismos sistemiiticos de nina con kadesaparicién d geneidad de la ofer weracién de politicas. con la consiguiente hetero- ji alas diferentes eapacidades provineiales. n los 90, nos encontramos en un momento de inflexidn. ruptura, cisma. y pérdida del sentido, Momento de nueva fundacid - pero en La ausencia de un mandato cl marco de un proyecto social, politico particular sectores tradicionalmente destimatarios de la EA {Como salir de la queja y la impoteneia? {Como wenerar alternativas en el marco de ka hegemona de un y econémico que afecta de maner los modelo de exclusisn brutal? ;Se esta instrumentando su desaparicidn como modalidad? {Qué respuesta se da a este proyecto? {Desde dénde, con qué herramien pensar una nueva EA, en el marco de las profundas tansformaciones sociales y econémicas, de la in de las identidades, en un nuevo escenario desarticulac cultural? Con el propasito de proponer algunos elementos que aporten en la biisqueda de respuestas a estas preguntas, intentamos aqui un trabajo de reflexidn tedrica acerca del sentido que la modalidad fue adquiriendo en los discursos que Hamamos hegembnicos. y que se el subsistema de EA desurrollaron especialmente estatal, Esta no fue fa nica propuesta, pero noanalizamos ayuf otras alternativas que adquirieron diverso grado de desarrollo © importancia, empezando por las que we, desde construyen los maestros que cotidianamei siempre. replantean el sentido de su esfuerzo, exploran y prueban nuevas posibilidades Algunas caracteristicas del discurso hegeménico Haciendo un andlisis de principales-discursos que, a lo largo del siglo. se fueron constituyendo como hegemsnicos. encontramos por lo menos, cinco caracteristicas reiteradas: La E.A., lugar de desplazamiento de sentidos: En la primera década del siglo, no se habia ain logrado garantizar adecuadamente a matriculacién y retencidn de la poblacién en edad escolar de tod el pais Por ello, el problema del analfabetismo se vineulaha en primera instancia con la escasa expansién del sistema. y el sujeto analfabeto que demandaba urgente atenein era la pablacién en edad escolar, tanto para el Consejo Nacional como para las organizaciones civiles dedicadas a ta educacién lucha contra ef analfabetismo se pensaha en términos de ereacidn de escuelas y formacin de docentes. y se consideraba que el problema dosapareceria por el «curso natural de 1a vida», si se garantizaba cobertura al conjunto de la poblacién infantil. Todavia en 1.944, la Direceidn del Censo Escolar de la Nacién levantado el 28 de abril de 1948, decia en un Informe publicado en El Monitor de la Educacién Comin, rgano oficial del Consejo Nacional de Educacién: «Los datos provisorios del Censo Escolar levantado en 1943 dan 143.280 analfabetos. para las ocho edades que integran el grupo de 14 a 21 anos. es decir. que el problema podria ser solucionado con crear escuclas para unos 20.000 nifios que son los que anualmente salen de la edad escolar siendo analfabetos.» La estrategia oficial y de las sociedades populares que pusieron el problema de la educacisn del nifo y el Erecimiento cuantitativo del sistema como estrategia prioritaria de alfabetizacidn tue eficaz. De un 77.4% de analfabetismo en el censo de 1869, se past a un 35.9% en el de 1914" Apartir de entonces, la caps efiaces en la climinacién del analfabetismo empieza a detenerse, y su tasa de disminucidn va decreciendo de un 0.92 para el periodo 1869-1895*, a una de 0,13 para el que va desde 1970 a 1980" Cuando el sistema escolar empieza a ser incapar de producir modificaciones que le permitan atraer y retener- la matricula potencial, produce un desplazamiento de esa tarea hacia el campo de la EA. Es recién a partir de los aos 30. analfahetisino», va adquiriendo cuerpo tedrico y programitico, y se empieza a pensar como un campo especifico de la modalidad. En ese sentido, en otros trabajos analizamos fo que Hamamos tres «experiencias idad de generar acciones cuando la idea de «lucha contra el fundantes» que se desarrollan en los primeros afios de la da del 30: la primera Campatia Nacional de Alfabetizacisn del diario La Prensa; el Congreso Nacional de Analfabetismo, organizado por el Ministerio de EducaciGn Nacional; y la escuela de Puerto Nuevo estinada a los numerosos grupos de inmigrantes desocupados que alli se instalaban” dc Repeticién de la imposibilidad de cumplir los mandatos fundantes A partir de entonces, empezamos a encontrar en los Uiscurso hegemsnicos de la modalidad, la reiteracién