You are on page 1of 11

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE 

MEXICO 
 
ESCUELA NACIONAL PREPARATORIA 
 
PLANTEL #3 JUSTO SIERRA 
 
559 
 
Alcántara  
 
Profesor: García Ruíz José Antonio  
 
Asignatura: Literatura Universal 
 
Trabajo: Manifiesto 
 
Tema: Estigmatización de las personas con 
trastornos mentales 
Manifiesto contra la estigmatización social en 
las personas con trastornos mentales 
 
Una de las cuestiones más difíciles de afrontar ahora y siempre es la exclusión 
social, porque vivir unificados y sin distinción ha significado constantemente un 
gran reto en nuestra forma de operar día con día.  
Un ejemplo del que casi no se ocupa la sociedad en hablar, es en el de la exclusión 
social en personas que padecen de trastornos mentales, y es que la mayoría 
parece no entender de lo que verdaderamente contempla una situación como 
esta: el padecimiento de un trastorno mental (en general) y su estigmatización en 
la comunidad. 
Parece que ha sido sencillo no involucrarse de tocar temas como estos, pues, al 
parecer, es casi como habláramos de casos aislados que no afectan nuestro día a 
día, pero esto es de lo que más hemos errado.  
 
¿Qué es un trastorno mental?, ¿quienes lo padecen?, ¿es importante fijarnos en el 
comportamiento de estas personas o en el nuestro (hacia ellas)?. Una de las cosas 
más comunes que encontramos en el análisis del comportamiento de la sociedad 
cuando se enfrenta a el hecho de convivir con este grupo de personas es que 
muchas de estas parecen ​temer​ o tratar condescendientemente a los individuos 
con trastornos mentales.​ ¿De verdad se debe tratar diferente del resto a las 
personas con desórdenes mentales?.  
Con la pregunta anterior nos referimos a actitudes negativas y aparentemente 
“especiales” (como la pena o la condescendencia) que hacen de esta convivencia 
algo más dañino que aparentemente “normal” y dificultan el desarrollo personal 
de ambas partes y sobretodo, de la persona que padece el trastorno. 
Al realizar este texto ponemos de manifiesto que nuestra postura ante este 
problema está en contra de los problemas sociales e individuales que conllevan 
actitudes con falta de valores y estigmatizando al prójimo. Estamos a favor de 
realizar un cambio de actitud en nosotros y transmitirlo a los demás. 
 
Este manifiesto tiene el objetivo de ser de una fuente más de expresión del 
problema (pues no dudamos que haya más textos como estos) para así declarar 
que nosotros queremos exponer nuestros propuestos para la erradicación del 
problema empezando por explicar y contextualizar este problema en la 
actualidad, cosa que nos darán bases con las cuales explicarle al lector las manera 
en que esta cuestión se expresa y cómo podemos mejorar esta situación.  
En el contenido de este texto se revisará una definición básica de lo que se 
denomina trastorno mental, los prejuicios que tiene en la actualidad; lo que 
implica tener una enfermedad mental; las enfermedades más estigmatizadas así 
como datos y cifras acerca de las mismas; acerca del tratamiento que podrían o 
no tener (y por qué), y las consecuencias que el problema en cuestión trae: 
discriminación en el trabajo, familia y sociedad, y dado esto, las oportunidades 
que en estos círculos sociales se tiene (que se ven minoradas). Por último 
daremos nuestros propuestos y estrategias para erradicar un problema como 
este.  
 
¿Qué es el estigma y el trastorno mental? 
 
Se define como una alteración de los procesos cognitivos y afectivos que impide a 
la persona que lo padece un desarrollo normal, ya que estas alteraciones suponen 
que se vea afectada las capacidades de razonamiento, tener problemas 
comportamentales, hallar dificultades para reconocer la realidad y en general se 
suele presentar problemas de adaptación. 
 
¿Qué es el estigma? el estigma se manifiesta en tres niveles de comportamiento 
social: estereotipos, prejuicios y discriminación. Los estereotipos son creencias 
aprendidas que representan una caracterización a un determinado grupo.  
En el caso de la enfermedad mental, los estereotipos más habituales se refieren a 
la peligrosidad, violencia, impredecibilidad y debilidad de carácter, además de la 
responsabilidad sobre la enfermedad y la incompetencia para tareas básicas como 
el autocuidado. Cuando, al aplicar estos estereotipos, una persona experimenta 
miedo, desconfianza u otras reacciones emocionales negativas, se están poniendo 
en marcha las actitudes y valores que constituyen los prejuicios. Todo ello puede 
conducir a una discriminación, esto es, a comportamientos de rechazo que da 
como resultado que las personas con un trastorno mental se vean en situación de 
desventaja social. 
En definitiva, los estereotipos, prejuicios y discriminaciones asociadas a la 
enfermedad mental pueden privar a quienes la padecen de oportunidades 
esenciales para el logro de sus objetivos vitales, especialmente aquellos que 
tienen que ver con su independencia económica (trabajo) y personal. 
  
Visión social  
 
Sin embargo, ante la pregunta, ¿qué es lo que se piensa normalmente de los 
trastornos mentales?, comúnmente se piensa que un trastorno mental es un 
estado que supone agresividad, locura, tener un comportamiento peligroso e 
incapaz de realizar tareas que la mayoría realiza (como trabajar o estudiar), que 
son incompetentes en más de un ámbito, que no son capaces de convivir con 
otras personas o animales, que solo las desarrollan las personas débiles (y por 
tanto tienen la culpa de padecer estos trastornos), que sus ideas o criterios no 
pueden ser tomadas en cuenta ya que la perspectiva con la que ven las cosas es 
totalmente equívoca, entre los cosas.  
 
Si bien los trastornos mentales modifican el comportamiento normal de una 
persona, no quiere decir que necesariamente se torne en agresividad, y menos en 
comportamientos tan irrazonables como para generalizarse siendo llamados 
locos, puesto a que esto supone estar privados completamente de las facultades 
mentales (como razonar y emitir un juicio válido). ​La evidencia científica nos dice 
que las personas con trastornos mentales graves no son más violentas que las 
demás. Al contrario, suelen ser víctimas y no agresoras. Su enfermedad las 
convierte en objeto de desprecio, burla y violencia, una situación que no se da en 
otras patologías. 
A veces sin saber si la persona recibe tratamiento o no, en el ámbito laboral se 
suele rechazar a las personas teniendo estos trastornos porque se cree que serán 
incapaces de realizar el trabajo que se les solicite, cuando muchas veces esto es 
incorrecto, ya que podemos ver muchos casos en los cuales cuando incluso ya se 
está en un estado más estable y son capaces de realizar todas las tareas que una 
persona podría hacer. Pese a esto se sigue recibiendo rechazo inherente al hecho 
de padecer trastornos mentales.   
Muchas veces ligados a la idea de que las personas frecuentan pensar que las 
personas con trastornos mentales tienden a ser individuos peligrosos, se piensa 
que no son competentes para llevar relaciones sociales, cosa, que no se puede 
generalizar, pues depende más bien de otros factores si se es una persona 
potencialmente peligrosa/agresiva y no depende directamente si una persona 
tiene trastornos mentales en general, por lo que si se es competente o no para 
hacer relaciones sociales también tiene que ver en gran medida a otros factores 
(como los de personalidad , biológicos y sociales) no dependientes de los 
desórdenes cognitivos. 
Entre otras cosas, no podemos decir que solo las personas “débiles” desarrollan 
este tipo de trastornos, ya que depende más bien de otros factores como los 
biológicos, psicológicos o sociales. Nunca se puede culpar a una persona por 
presentar un padecimiento mental. 
Muchos de los problemas de exclusión inician en un principio por desacreditar 
sin haber escuchado del todo las ideas o criterios de un individuo con este tipo de 
enfermedades, y sin darse cuenta que nos estamos apresurando a desaprobar sin 
saber que muchas veces podrían hacer juicios igual de coherentes y razonables 
como cualquier otro emitido por una persona aparentemente “normal”. 
 
Sociedad y Trabajo 
 
En el contexto laboral se encuentran cuestiones tales como la falta de 
oportunidades de empleo, actitudes condescendientes por parte de los 
compañeros, sentimientos de control y supervisión extrema, exclusión de 
responsabilidades dado que se les considera que son una carga, como personas 
débiles y carentes de autocontrol, por tanto desconfiables; malos entendidos 
porque se atribuye todo problema a la enfermedad y por último comentarios 
negativos y sarcásticos por parte de los compañeros. 
Es así como notamos más de los aspectos donde se refleja la discriminación y 
estigmatización de la que hemos estado hablando y si bien no generalizamos 
tampoco a la gente, si debemos de reconocer esta clase actitudes aunque no sea 
en nosotros mismos (aunque es más importante) e intentar evitarlas cuando se 
presenten ante nuestros ojos.  
  
Medios de comunicación  
 
Se ha demostrado que desde que los medios de comunicación comenzaron a ser 
una gran influencia en la forma percibir al mundo, las personas recurrían a estos 
recursos en primera instancia para informarse sobre todo tipo de cuestiones lo 
que provocaba que muchas veces la información que, en gran medida era errada, 
se transmitía de manera global a la población y la gente lo tomara como 
verdadero. 
 
¿Qué es lo que estos medios transmite? una visión llena de estereotipos negativos 
que denotaban peligrosidad e impredecibilidad. 
La representación de la enfermedad mental en la prensa es predominantemente 
negativa, apareciendo ligada con frecuencia a sucesos violentos y delictivos.  
En los medios como la televisión y el periodismo, se han escuchado títulos de 
noticias sensacionalistas que exageran la realidad y que solo buscan llamar la 
atención en base al morbo y la tergiversación de los hechos. Todo esto supone
una falta de ética profesional, responsabilidad y agresión a los derechos de 
imagen del colectivo. 
Generalmente se destacan los aspectos negativos, con una escasa presencia de 
informaciones sobre personas con trastorno mental que llevan una vida 
normalizada.  
La identidad social que se les proporciona causa una importante parte del 
sufrimiento de las personas con un trastorno mental principalmente en prensa 
escrita, seguida del cine, televisión y radio puesto que muestran una visión de 
peligrosidad, impredecibilidad, falta de control o vulnerabilidad. 
“El estigma es un asunto muy complejo y nada fácil de resolver a corto plazo. Hay 
que luchar contra la concepción de que la enfermedad mental es igual a violencia, 
ya que solo el 1 por ciento de los delitos con violencia los cometen personas con 
problemas de salud mental” 
  
Tratamiento 
Como ya hemos dicho, los trastornos mentales condicionan al individuo a 
circunstancias donde les es difícil desenvolverse día a día, por esta razón sería 
menester que la persona recibiera atención clínica y un tratamiento prudente, sin 
embargo, hemos notado que en los círculos sociales, tanto familiares como 
amigos, pueden disuadir al sujeto a no recurrir a esta ayuda, debido a que se cree 
muchas veces que no se necesita, que es superfluo y que una persona con 
enfermedad mental no es capaz de tomar decisiones debido a la estigmatización y 
discriminación (es entonces, cuando tomar la decisión de ir a terapia es “mala 
idea”). 
Como ejemplo hemos escuchado de muchas veces que ir al psiquiatra o a 
cualquier otro especialista es una pérdida de tiempo,y que lo que tienes que hacer 
es simplemente afrontar tus problemas cuando en realidad esta última sentencia 
no entiende de la definición más simple de lo que significa verdaderamente 
trastorno mental. 
 
Otros casos de estigmatización y discriminación social son precisamente en las 
instituciones donde el sujeto pretende recibir ayuda. La poca conciencia social, la 
poca fomentación del desarrollo de un buen personal clínico y los malos 
programas de salud mental hace de estas instituciones más bien de ​almacenes 
humanos que lugares donde curarse. 
 
Prejuicios y enfermedades (más) estigmatizadas 
 
Pasando por una amplia gama de enfermedades, los diagnósticos más frecuentes 
son: la ansiedad con un 14% (unos 30 millones de personas afectadas), entre los 
que se incluyen trastornos de pánico, agorafobia, fobia social, fobias específicas y 
el trastorno generalizado de ansiedad. Los siguientes trastornos en prevalencia 
son el insomnio (7%), depresión (6.9%), demencia (5.4%), trastornos por déficit de 
atención e hiperactividad (5%), trastornos somáticos (4.0%) y adicción al alcohol 
(3.4%). 
De los anteriores las enfermedades más estigmatizadas son la esquizofrenia, el 
trastorno bipolar y la depresión.  
Se dice que “El prejuicio y la discriminación de la enfermedad mental es tan 
incapacitante como la enfermedad misma; limitan a los afectados en el alcance de 
sus metas personales y les disuaden de seguir tratamientos efectivos”, y tanto es 
así que se considera el prejuicio y la discriminación como una segunda 
enfermedad y como principal obstáculo para la recuperación, pues como hemos 
visto anteriormente, la sociedad disuade a las personas a ir a recibir atención 
médica, y los enfermos, con tal de darle peso a la imagen social que dará, 
recurren a esconderse y encerrarse en su casas para así no recibir el doloroso 
estigma social.  
La ignorancia y la apatía son el principal motor de estos comportamientos, pues  
se ha tratado de tener una visión equívoca de lo que significa padecer de: 
esquizofrenia, el trastorno bipolar y la depresión.  
Referente a la esquizofrenia podemos notar los siguientes estigmas: 
● Las personas con esquizofrenia son violentas y peligrosas. 
● Las  personas  con  esquizofrenia  pueden  contagiar  su  enfermedad  a  otras 
personas. 
● Las personas con esquizofrenia son personas perezosas y poco fiables. 
● Las  personas  con  esquizofrenia  son  incapaces  de  informar  sobre  los 
efectos de la medicación o sobre cualquier cosa que les suceda. 
● Las  personas  con  esquizofrenia  son  incapaces  de  tomar  decisiones 
racionales sobre sus vidas. 
● Las personas con esquizofrenia son impredecibles. 
● Las  personas  con  esquizofrenia  presentan  un empeoramiento progresivo a 
lo largo de su vida. 

Algunos medios de comunicación relacionados tienden a vincular las 


enfermedades mentales con las conductas violentas. 

Sin  embargo,  excepto  en  el  caso  de  los  individuos  con  un  historial  de  violencia 
antes  de  caer  enfermos,  y  aquellos  con  problemas  de  abuso  del  alcohol  u  otras 
substancias,  los  que  padecen  esquizofrenia  no  son  especialmente  proclives  a  la 
violencia.  La  mayoría  de  los  individuos  con  esquizofrenia  no  son  violentos;  más 
bien tienden al retraimiento y prefieren que se les dejen solos.  

Cuando una persona con esquizofrenia no recibe un tratamiento apropiado, esta 


es propensa a tener ataques paranoicos y psicóticos, lo que podría desembocar en 
violencia, sin embargo, esto no quiere decir que sea algo natural en su 
comportamiento regular 

En cuanto a la depresión tenemos: 


● Mucha gente no cuenta que padece depresión porque cree que los demás 
reaccionarían negativamente si se enteraran. A veces no se habla de la 
depresión a otras personas por miedo a ser tratado de una manera 
diferente y además porque no queremos que los demás tengan una imagen 
negativa de nosotros. 
● El 43% de los adultos australianos piensa que la causa de la depresión es un 
carácter débil. 
● Las personas que sufren la enfermedad consideran que la culpa es 
inevitable si no tienen una buena razón para haber caído en ella 
● En la sociedad todavía seguimos teniendo la imagen de que el hombre es 
fuerte y por lo general los hombres no muestran sus problemas ni se 
muestran débiles por miedo a hacer el ridículo. 
● A menudo la depresión es vista como un estado de mera tristeza o un 
estado de humor bajo y además se espera que la persona con depresión la 
resuelva por si misma a corto plazo. 
● El público general rechaza el uso de fármacos antidepresivos porque se 
cree (50% de personas en Australia) que estos no ayudan y además el 
consumo de fármacos solo es bien considerado en periodos cortos. 
● Mas de 50% de la población general piensa que la depresión no es una 
enfermedad. 

Ninguno de estos estigmas entiende que una persona con depresión consta de 
problemas de concentración, de atención, de memoria, en la toma de decisiones y 
planificación de actividades, a pesar de que estos síntomas cognitivos son 
“nucleares” y son los que más afectan a la vida social y laboral, por lo que 
podemos notar que la ignorancia en esta cuestión es la principal causa de la 
estigmatización. 

Y por último en cuanto a el trastorno bipolar se refiere: 

● Solo afecta al estado de ánimo 


● No pueden llevar una vida normal 

● El trastorno bipolar no son más que cambios de humor normales 

● Las personas con trastorno bipolar son débiles 

● Todo bipolar alterna continuamente entre un estado de manía y uno de 


depresión 
● La depresión y el trastorno bipolar se pueden “curar” mostrando la actitud 
correcta 
● Los medicamentos para el trastorno bipolar son adictivos y alteran la 
personalidad 
● Las personas con trastorno bipolar son peligrosas 
● Un bipolar no puede llevar una vida normal 

Muchas personas que sufren trastorno bipolar pueden no buscar ayuda debido a 
este mito que nos hace sentir débiles si no podemos ni somos capaces de 
controlar nuestras emociones. 

Sin embargo, tener depresión, ansiedad o cualquier otra enfermedad no nos hace 
más débiles que los demás. 

El trastorno bipolar simplemente es una condición que puede tratarse para que la 
persona que lo sufre logre el equilibrio que necesita. 

 
Realidad social. ¿A quienes afecta este problema? 
 
Pareciera que es problema de pocos el que se presente ésta cuestión, no obstante 
¿estamos realmente fuera del problema?. No podemos ignorar el hecho de que 1 
de cada 4 personas presentarán al menos una vez un su vida un problema mental 
y por esto no se está exento de cualquiera de las desagradables experiencias que 
se han comentado. 
“Mi enfermedad tiene tratamiento, ¿tu prejuicio tiene cura”, es una frase que una 
campaña española contra la estigmatización dejó como resultante del estudio de 
datos de este problema. ¿Estamos realmente conscientes que el problema no es la 
enfermedad en cuestión si no nuestros prejuicios que nos llevan a relaciones 
insanas?. Sin respetar valores básicos como el respeto, la tolerancia y la igualdad, 
este problema social ahonda principalmente en una cuestión vejatoria y 
derogadora.  
¿Qué se propone? 
Dado que este texto no es una simple crítica hacia la falta de valores y sus 
consecuencias en este determinado problema, nos proponemos a acabar este 
texto con la manifestación de nuestros propuestos. 
En el ámbito intrapersonal, consideramos prudentes el reforzamiento de las 
siguientes cuestiones:  
- Asistir a terapia por cuenta propia. 
- No tener miedo de hablar de la inconformidad propia acerca del problema 
planteado o la propia enfermedad 
- Animar a otras personas a recibir ayuda en buenas instituciones  
En el ámbito interpersonal: 
- proporcionar más y mejores servicios de salud para la prevención de estas 
enfermedades y la difusión de educación de salud mental en escuelas. 
- Mejorar la información en los medios de difusión en torno a la salud 
mental  
- Mejorar el personal de asistencia en instituciones de salud  
- Generar una mentalidad sin ignorancia o apatía hacia esta cuestión 
 
El mérito de realizar este texto y su posterior exposición es sensibilizar al público 
mediante la difusión de nuestro manifiesto y así lograr comunicar el problema y 
nuestros propuestos. Esperamos lograr una pequeña diferencia con este trabajo, 
ya que es de vital importancia difundir mensajes como este en la sociedad. 
Pedimos que los medios de comunicación y de entretenimiento sean responsables 
y en todo caso se informen e informen sobre salud mental en los términos justos 
y objetivos: de la necesidad de la promoción de la salud mental de las personas 
como parte indivisible de su salud y bienestar y de los avances en el tratamiento y 
recuperación de las enfermedades mentales, que pueden afectar a cualquier 
persona 
​Justificación      
   
¿Por qué elegimos este tema?, por experiencias personales y ajenas, de personas 
que son cercanas a nosotros y han tenido esta clase de experiencias 
desagradables. Tuvimos una gran inspiración en este tema porque dado que las 
muestras del problema mismo estaban a la vuelta de la esquina, nos fue posible 
encontrar fácilmente las muestras de la problemática. 
Así pues, dada la importancia de manifestar este problema social que muchas 
veces se había pasando de largo, tuvimos la motivación de manifestar nuestro 
desacuerdo y nuestras soluciones. Queremos generar un cambio y lo realizamos 
primeramente en nosotros, pues al informarnos, tenemos con que transmitir una 
idea más positiva y real de la situación.  
Bibliografía: 
https://www.esquizofrenia24x7.com/consejos/consejos-amigos-familia/el-estigm

https://elpais.com/sociedad/2013/03/25/actualidad/1364222186_943776.html 
http://www.psicologiayconducta.com/los-procesos-afectados-en-cada-trastorno
-mental-tabla-resumen 
http://blogs.lavozdegalicia.es/nomepidancalma/2013/10/15/10-mitos-sobre-las-pe
rsonas-con-enfermedad-mental-porque-queremosserfelices/ 
http://www.elmundo.es/elmundo/2012/10/09/espana/1349781345.html 
http://scielo.isciii.es/pdf/clinsa/v22n2/v22n2a05.pdf 
http://biblioteca.ucm.es/ecsa/9788474919806.pdf 
http://www.who.int/topics/mental_health/es/ 
http://www.who.int/mental_health/management/es/ 
http://www.who.int/mental_health/management/depression/es/ 
http://www.who.int/mental_health/emergencies/es/ 
https://psicologiaymente.net/clinica/diez-peores-trastornos-mentales 
http://www.who.int/features/factfiles/mental_health/mental_health_facts/es/ 
http://www.jano.es/ficheros/jano/Estigma.pdf 
http://biblioteca.ucm.es/ecsa/9788474919806.pdf 
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-332520150001
00008 
http://www.sietediasmedicos.com/actualidad/actualidad-sanitaria/item/925-mani
fiesto-contra-el-estigma-de-la-enfermedad-mental 
http://www.efesalud.com/depresion-estigma-fingir 
http://www.medicosypacientes.com/articulo/depresi%C3%B3n-y-estigma-social 
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4830167 
http://elmedicointeractivo.com/estigma-social-pacientes-trastorno-bipolar-lastr
a-expectativas-laborales-20130405114241035818/ 
https://mejorconsalud.com/los-grandes-mitos-del-trastorno-bipolar/ 
http://www.soybipolar.com/mitos-verdades-trastorno-bipolar/