You are on page 1of 6

Aburrimiento

Viktor Vasnetsov
El aburrimiento es un estado reactivo de la emoción que interpreta la condición de su ambiente como bastante aburrido
debido a los estímulos repetitivos, inexistentes o tediosos.1 El aburrimiento se deriva de la falta de cosas interesantes
para ver, escuchar o hacer (física o intelectualmente) cuando se está en el estado de ánimo de "hacer nada".
Aburrimiento (latín: ab- prefijo «sin», horrere «horror»)2 es la existencia desprovista de sentido, cuando ya no queda
nada por perder, nada a que temer. Ejemplo de su uso en el siglo XIV: «mas los enemigos eran assi abroso de morir».3
El aburrimiento también puede llevar a acciones impulsivas o excesivas sin sentido, o incluso que perjudiquen los
propios intereses. Por ejemplo, hay estudios sobre el comportamiento financiero que muestran que
los accionistas pueden comprar o vender sin una razón objetiva simplemente porque se aburren y no tienen nada mejor
que hacer. El científico y escritor Isaac Asimov, aseguró que el aburrimiento iba a convertirse en la
principal enfermedad de nuestra época, hasta tener consecuencias mentales, emocionales y sociológicas.4
Algunos psicólogos coinciden en afirmar que una de las razones que mueven a los jóvenes a entrar en el mundo de
la droga y el alcoholismo es precisamente el aburrimiento.5 Igualmente pasa con los niños: precisamente el aburrimiento
es lo que los induce a cometer travesuras (lo que coloquialmente se llama "portarse mal").53
La respuesta del ser humano más aceptada y extendida al aburrimiento es realizar tareas que no requieran apenas
esfuerzo (ni físico ni psíquico) y que le mantengan concentrado y absorto (y por tanto evadir el aburrimiento). 3La forma
más común son los llamados pasatiempos. Se ha comprobado que el primer pasatiempo fue pensado como tal por el
periodista Arthur Wyne en la segunda década del siglo XX. Sin embargo, no fue hasta la siguiente década cuando se
publicó el primer libro de pasatiempos del que se vendieron 750.000 unidades en solo una semana.3
También es descrito como falta de motivación, rutina agobiante, agobio o cansancio de la vida, despropósito, desilusión.
En muchos casos la creatividad está colapsada y en ocasiones si es crónico o prolongado en los años, hay falta de
energía.3

En la filosofía[editar]
En filosofía, el aburrimiento aparece frecuentemente junto a sentimientos como el disgusto, el miedo. Sobre él han
escrito Søren Kierkegaard, Arthur Schopenhauer, Friedrich Nietzsche y Neil Postman. En concreto, Kierkegaard tenía la
teoría de que el aburrimiento fue lo que pobló al mundo: Dios se aburría y, por eso, creó a Adán; como Dios y Adán se
aburrían, vino Eva, etc.
Filósofos y moralistas han insistido sobre este temple de ánimo, vinculándolo a un sentimiento que tiene como correlato
, lo cósmico. Pascal decía que sin la diversión caeríamos fácilmente en el aburrimiento. La diversión nos deleita y nos
facilita la vida, haciéndonos llegar inadvertidamente a la muerte.
Schopenhauer plantea el concepto de tedio junto al dolor como una dicotomía consustancial al existir, siendo este el
resultado excedente en relación con la necesidad y el sufrimiento, connaturales por la virtud de la manifestación de la
voluntad al hombre, entonces por el acceso de los objetos de fácil satisfacción viene la saciedad y la necesidad se
configura de nuevo, y de no suceder así se ve provocado el vacío y el aburrimiento. Todo ello queda plasmado en su
célebre frase, “La vida humana oscila como un péndulo del sufrimiento al aburrimiento”.6
Leopardi creyó ver en el aburrimiento la experiencia de la nulidad de todo. A su vez Heidegger se ha ocupado también
del aburrimiento. (¿Qué es metafísica?). Por el hastío o aburrimiento el velo habitual de los seres se descorre y la
existencia o entes quedan desprovistos de esa cobertura. El ente en su totalidad agobiante, se nos hace presente.
"Estamos aburridos de todo". Y aquí todo se refiere a la totalidad del ente. Con este carácter está muy próximo a la
"náusea" sartreana. La totalidad de los seres se esfuma en tanto que seres y se desnudan los entes como masa amorfa.
La gratuidad de todo lo que es, la falta de fundamentación, entonces, se transparenta.
Kierkegaard aproxima el aburrimiento a la melancolía. Lo considera como una de las consecuencias del ejercicio de la
vida estética. Uno de los tres primeros niveles o formas en que se puede vivir la existencia humana.

D E F I N I C I ÓN DE A B U RRI M I EN T O
Se llama aburrimiento al hastío, el desaliento o la desazón que experimenta una persona a partir de una
determinada molestia o cuando no encuentra algo que le proporcione entretenimiento. Por ejemplo: “¡Qué
aburrimiento! En mi casa se cortó la electricidad y no puedo salir porque llueve mucho”, “Las disertaciones de este
hombre me provocan un aburrimiento enorme”, “El aburrimiento terminó cuando Juan encontró una baraja y me
propuso jugar al truco”.
Se suele asociar el aburrimiento a perder el tiempo. Cuando un individuo está aburrido, no le encuentra sentido a
aquello que está viviendo. En ese momento el sujeto no realiza ninguna acción o bien parece actuar en forma
automática. En ciertos casos, el aburrimiento sí promueve algún tipo de acción, aunque ésta carezca de lógica o de
coherencia.
Supongamos que un hombresiente aburrimiento en su casa. No tiene ninguna tarea obligatoria que realizar, pero a la
vez no puede pensar en algo que tenga ganas de hacer por placer o para divertirse. El aburrimiento lo puede llevar a
quedarse sentado o acostado sin hacer nada, mientras el tiempo pasa irremediablemente. O, tal vez, lo lleve a comer
aunque no tenga hambre, simplemente para hacer “algo”.
Este concepto es subjetivo, tanto como el amor, la nostalgia y la alegría: si bien millones de personas aseguran pasar por
éstos y otros estados, nos resulta imposible definirlos de una sola manera, ya que cada una los experimenta con tintes
propios. En este caso en particular, el aburrimiento se encuentra indefectiblemente ligado al entretenimiento, otro
término que cada individuo entiende de forma particular.
Para dejar el aburrimiento atrás, es necesario recuperar el entretenimiento, y por eso la receta varía según
los gustos de cada persona. Cuando le enseñamos un vídeo que consideramos gracioso a un amigo y éste ni siquiera
esboza una sonrisa, o cuando recomendamos una película y recibimos una respuesta inesperadamente negativa, no
podemos evitar recordar el viejo dicho “sobre gustos no hay nada escrito”.
Es habitual que el aburrimiento surja cuando una persona está realizando una actividad rutinaria por obligación. Un
oficinista puede aburrirse en su trabajo y, sin embargo, debe seguir cumpliendo con las tareas que le asignan ya que
necesita el dinero que obtiene por su labor.
Si nuestro trabajo no nos despierta un interés genuino, lo normal es que no nos preocupemos por mejorar y aprender
nuevas técnicas para que nuestro rendimiento aumente, al menos no de forma espontánea. Esta falta de movimiento
deriva en que la actividad se lleve a cabo de manera casi involuntaria, lo cual aumenta la sensación de estancamiento y,
en consecuencia, genera aburrimiento.
Por otro lado, el aburrimiento también puede aparecer en medio de una actividad placentera, quizás como resultado de
la ansiedad o del cansancio. Dado que no siempre entendemos nuestras sensaciones con claridad, a veces confundimos
la falta de energía con el aburrimiento o con la tristeza, por ejemplo.
Es importante mencionar que muchos psicólogos sostienen que el aburrimiento, en ciertos momentos, es positivo
debido a que promueve la creatividad: la persona aburrida debe pensar qué hacer con su tiempo libre para
entretenerse. Esto también puede ocurrir en medio de una temporada de poca autoestima, de estrés o de problemas de
relación, entre otros casos.
Si bien el aburrimiento es una sensación normal y no es signo de un trastorno, sí puede aparecer como uno de los
síntomas de ciertas enfermedades asociadas a la falta de voluntad, como es la abulia adolescente. En estos casos, el
estado se extiende en el tiempo y parece no tener solución, por lo cual no es común que el paciente lo canalice a través
de la creatividad.

EL LADO POSITIVO DEL ABURRIMIENTO Y POR QUÉ TU CEREBRO TE LO AGRADECERÁ


PSICOLOGÍA1 COMENTARIO4 MIN READ
La mayoría de nosotros hemos tenido momentos en los que no pudimos encontrar nada satisfactorio para hacer o no
pudimos mantener nuestra atención enfocada en una conferencia o un libro. Si nos pidieran que describieramos cómo
nos sentíamos en ese momento, probablemente habríamos respondido “aburrido/a”.
El aburrimiento no surge necesariamente de no tener nada interesante que hacer. Por ejemplo, probablemente puedes
recordarte sentado tranquilamente viendo el sol lentamente y estar completamente cautivado por el momento. Ahora
compara éso con otro momento en el que usted también se sentó en silencio y se sentía terriblemente aburrido/a. “Lo
que hace la diferencia es si durante un momento de baja estimulación hay sentimientos desagradables en el fondo.
Muchos de nosotros habitualmente nos distraemos de los sentimientos desagradables a través del entretenimiento o la
actividad, como comprobar a cada rato nuestros teléfonos o ver la televisión”, dice el Dr. Ronald Siegel, un psicólogo de
la Escuela de Medicina de Harvard y el editor médico del Harvard Special Health Report, Positive Psychology. “A veces,
cuando hay poco que involucrarnos, esos sentimientos desagradables burbujean en nuestra conciencia y sentimos algo
desagradable, que identificamos como aburrimiento. Otras veces nos conformamos con estar presentes -como cuando
disfrutamos de una puesta de sol”.
Cómo superar el aburrimiento
Hay dos enfoques generales para combatir el aburrimiento, según el Dr. Siegel.
Cree sus propias distracciones. Hacerlo puede ser productivo. Mientras conduce intente recordar un poema que
aprendió en la niñez o pensar en nuevos lugares a explorar en sus vacaciones próximas. Sin embargo, la búsqueda de
alternativas puede ser problemático. Algunas personas pueden incluso comer en exceso, beber demasiado, jugar, o
comprar compulsivamente para proporcionar la distracción que buscan”.
Ponga interés en su aburrimiento (y sus causas). Explore sus sentimientos subyacentes. La próxima vez que se aburra,
preguntémonos exactamente lo que estamos experimentando en este momento. ¿Estás molesto, ansioso, temeroso o
triste? Trate de llegar al origen de sus sentimientos. ¿Por qué estás molesto? ¿Cuál es la causa de su ansiedad? ¿De qué
estás asustado? ¿Por qué estás triste?
Si usted está “cronicamente” aburrido, podría considerar la práctica mindfulness. Al centrarse en el aquí y el ahora,
muchas personas que practican la atención consciente encuentran que son más capaces de formar conexiones
profundas con los demás y participar mejor en el mundo.
Si así no lo logra, el asesoramiento de un profesional de salud mental puede ayudar. El aburrimiento crónico puede ser
un signo de una condición subyacente como la depresión o el trastorno por déficit de atención.
Fuente: Harvard Health Publications
El aburrimiento puede ser un catalizador de la reflexión, la inspiración, el humor y la diversión.
Y a propósito del tema, ya tenemos un libro para no combatir el tedio sino disfrutarlo y sacarle el máximo provecho.
El Arte de Aburrirse. Por qué niños y adultos necesitamos más aburrimiento en nuestras vidas.
En la actual era de la información estamos tan conectados con la tecnología, y tenemos tantas maneras de pasar nuestro
tiempo libre que ni siquiera deberíamos saber a qué se parece el aburrimiento. Sin embargo, el aburrimiento parece ir
en aumento, y cuanta más estimulación recibimos, más deseamos. Estamos perdiendo la habilidad de tolerar la
repetición y la rutina de la vida cotidiana. En este volumen, Sandi Mann lleva a cabo una innovadora investigación para
explicar cómo actuamos, reaccionamos y superamos el aburrimiento. Sostiene que existe un lado positivo del
aburrimiento, y que este puede ser un catalizador para el humor, la diversión, la reflexión, la creatividad y la inspiración,
y que la solución al “problema del aburrimiento” es potenciarlo en lugar de evitarlo: concedernos a nosotros mismos
periodos de tiempo alejados de la constante estimulación puede enriquecer nuestras vidas, así que deberíamos abrazar
el aburrimiento y valorar positivamente el tiempo de inactividad.
El tiempo de inacción fomenta la creatividad y el desarrollo interior . El alto nivel de estimulación
hace que cada vez se necesite más acción
El aburrimiento suele ser considerado como algo pasajero, una situación en la que no tenemos nada que hacer, lo que
nos provoca cansancio y un estado de ánimo negativo.
En los últimos años, sin embargo, el aburrimiento se está asociando a otros fenómenos como el estrés: es el caso del
síndrome boreout o aburrimiento en el trabajo. Este síndrome se manifiesta con tres características: desinterés,
aburrimiento e infraexigencia, es decir por tareas monótonas.
Puedes saber más en este post: "Síndrome Boreout: aburrimiento en el trabajo"
Psicología y aburrimiento
Desde hace décadas los investigadores se han interesado por el aburrimiento. Los primeros estudios se realizaron en
1926 y fueron publicados en British Medical Journal. La investigación concluía que las tareas monótonas y repetitivas
provocan aburrimiento, que a su vez estaba asociado a la fatiga mental. Existían diferencias individuales a la hora de
experimentar el aburrimiento. Durante la siguiente década, se llevaron a cabo varios experimentos en el laboratorio, con
la observación de que el aburrimiento tenía una relación directa con el cansancio.
Hasta aquí, los estudios eran limitados en sus conclusiones. No fue hasta los años 80, cuando el Norman D. Sundberg,
aportó unos resultados interesantes para la psicología. Este se percató de que las personas que se aburrían más, eran
más propensas a sufrir ansiedad, agresividad, depresión, conductas adictivas y tenían mayores dificultades para
relacionarse con los demás. En la actualidad, se conoce que las personas extrovertidas son más propensas a aburrirse
que las introvertidas o creativas.
Un artículo reciente publicado en Perspectives on Psychological Science, repasa distintas aportaciones de distintas áreas
de la psicología, como la neuropsicología y la psicología social, y define el aburrimiento como: “Un estado negativo de
desear algo, pero sin poder comprometerse con actividades satisfactorias que suelen tener relación con debido a fallas
en las redes neuronales de la atención”. En el aburrimiento intervienen tres factores. Primero, la dificultad para estar
atengo a información previa (emociones, pensamientos) o de fuera (estímulos del ambiente) necesarios para poder
llevar a cabo la actividad satisfactoriamente. Segundo, el ser consciente de ello. Y tercero, pensar que el ambiente tiene
la culpa, por ejemplo, esto es aburrido o no hay nada que hacer.
70 cosas que hacer cuando estás aburrido
Pero, ¿qué podemos hacer cuando estamos aburrido? Si estás aburrido y quieres salir de esta situación que te está
provocando disconfort. Puedes utilizar algunos de estos consejos.
1. Lee un libro
Leer te aporta grandes beneficios, por ejemplo, te ayuda a ejercitar la memoria, a aprender cosas nuevas o a que
empatices mejor. Seguro que en tu casa tienes algún libro que todavía no te has leído.
Si no es el caso, en este post puedes encontrar una lista de los mejores libros de psicología: ”Los 25 mejores libros de
Psicología que no puedes perderte.”
2. Llama a un amigo con quien has perdido el contacto
¿No tienes nada que hacer? Pues coge el teléfono y llama a un amigo con el que hace tiempo que no hablas.
3. Haz un Skype
Si vives fuera de tu país y no conoces a mucha gente aún. Haz una videollamada con algún amigo o familiar.
4. Actualiza tu CV
Si no sabes qué hacer, actualiza tu currículum vitae u hoja de vida, ya sea para imprimir o en las distintas páginas de
empleo. Si no estás buscando empleo activamente, te servirá para tenerlo al día.
5. Navega por YouTube
Para matar el aburrimiento, puedes navegar por YouTube y descubre vídeos que hay por la red. Ya sea para ver a algún
“youtuber” o para aprender algo nuevo.
6. Mira un documental
Puedes mirar algún documental que haya por la red para no solo entretenerte, sino para aprender cosas nuevas.
Artículo relacionado: “15 documentales sobre Psicología absolutamente imprescindibles”.
7. Medita
Puedes tomarte este tiempo para meditar.
Si no sabes como hacerlo, puedes aprender a meditar con este artículo: ”Cómo aprender a meditar, en 7 sencillos
pasos”
8. Tome un baño de burbujas
En este rato que no tienes nada que hacer. Relájate y tómate un baño de burbujas. Seguro que te sentirás mejor.
9. Utiliza aplicaciones para ligar
Puedes utilizar este momento de aburrimiento para conquistar a alguien. Así que puedes utilizar algunas de las apps
que están en el mercado. Igual consigues una cita.
Artículo: "Las 10 mejores apps para ligar. ¡Imprescindibles!"
10. Practica yoga
Haz algunos ejercicios de yoga o mira alguna rutina en YouTube que puedes seguir. Estarás haciéndole un favor a tu
cuerpo y tu mente.
11. Cocina
Tienes tiempo libre, ¿verdad? Por qué no lo aprovechas para prepararte una deliciosa cena.
12. Mira una película
Puedes mirar si hacen alguna película en televisión o descargarte alguna que siempre hayas querido ver.
13. Ve al cine
¿Y por qué no vas al cine? Así ves una película y, además, te da el aire.
14. Sal a pasear
Puedes aprovechar este aburrimiento para salir a pasear por el mar o la montaña. Así disfrutas de la naturaleza y
descubres sitios nuevos
15 ...O sal a correr
Si lo prefieres, puedes salir a correr. Así te beneficias del entrenamiento no solo a nivel físico, sino mental.
16. Sal con tu perro
Si no quieres salir a pasear solo, y si tienes como mascota un perro, sácalo a pasear.
17. Coge la bicicleta
Si lo prefieres, también puedes coger la bicicleta e ir a dar una vuelta para descubrir nuevos lugares.
18. Ordena tu hogar
Si dispones de tiempo libre y no sabes cómo emplearlo, ordena tu casa.
19. Estudia
Haz el esfuerzo de estudiar si no tienes nada que hacer. No dejes el estudio para la última semana de examen.
20. Investiga sobre tus propias vacaciones
¿Que se acercan las vacaciones y aún no sabes donde ir? Busca por internet algún destino que pueda resultar
interesante.
21. Canta
Si te gusta cantar, busca alguna canción karaoke en YouTube y cántala. ¿No se te da bien? Y qué más da. Estás solo.
22. Juega a algún juego online
Hay miles de juego online. Selecciona el que te gusta y pasa un rato entretenido.
23. Ve a un bar y tómate un café
El paseo hasta el lugar te vendrá genial y así pasas un tiempo fuera de casa.
24. Haz un puzzle
¿Qué tal si te entretienes con un puzzle? Estarás un buen rato ocupado intentando acabarlo.
25. Mira vídeos musicales
Pon algún canal de música en tu televisor o busca las canciones que te gusten en YouTube.
Artículo relacionado: ”Las 10 canciones que mejor nos hacen sentir (según la ciencia)”
26. Refresca el aprendizaje del pasado
Puedes coger los libros de la universidad o del instituto que tienes guardados y hacer un repaso de lo que estudiaste
en su día.
27. Haz un entrenamiento de fuerza sin pesas
Realiza un entrenamiento de fuerza en tu propio hogar o jardín. No hace falta que utilices pesas.
28. Échate una siesta
Aprovecha ese rato libre para echarte una cabezadita y así encarar el resto del día más descansado.
29. Baja a la piscina
Si el tiempo lo permite, baja a la piscina y pégate un chapuzón. Te refrescarás y te sentirás mejor después de haberlo
hecho.
30. Haz compras por internet
Puedes aprovechar para comprar algo que necesites vía internet. Ahora bien, no compres compulsivamente.
31. Ejercita tu mente
Aprovecha este tiempo para ejercitar tu mente con juegos brain training. O bien, simplemente rellena una sopa de
letras
32. Visita algún sitio turístico de tu ciudad
Visita algún sitio turístico de tu ciudad o pueblo. Seguro que no habías ido antes pese a tenerlo tan cerca.
33. Comienza un blog
Puedes comenzar un blog en el que cuentes tus experiencias o hables de lo que te gusta. Existen algunas páginas para
ello, por ejemplo, Wordpress o Blogspot
34. Invita a un amigo
Puedes invitar a un amigo a cenar, a jugar a la consola o a ver una película.
35. Ve a la biblioteca pública
Si no tienes un libro a mano y tampoco quieres comprarte uno, puedes ir a la biblioteca pública y pasar la tarde allí.
36. Aprovecha para hacer algo que necesites
Aprovecha para hacer algo que necesites, ya sea ir al banco, hacer una llamada o apuntarte al gimnasio.
37. Envía una carta a alguien importante en tu vida
Las cartas personales están en peligro de extinción con las nuevas tecnologías. Tómate un tiempo para escribir una
carta a mano y enviarla por correo. Sorprenderás a la persona que la reciba.
38. Toma unas fotos
Si sales a pasear, aprovecha para tomar unas fotos del paisaje o de los lugares que visitas.
39. Busca a tus amigos del instituto en Facebook
Puedes pasar el tiempo recordando aquellos buenos momentos del pasado e intentando contactar a antiguos
compañeros o amigos.
40. Aprende a hacer tu cocktail preferido
Disfrutas de ese cocktail tan bueno cuando sales con un amigo. Porque no usas este tiempo en el que te aburres para
averiguar cómo hacerlo.
41. Haz la colada
No es divertido, pero aprovecha ahora que puedes para hacer la colada para dejar la ropa limpia.
42. Escribe tu propia novela
¿Te aburres? Pues dale rienda suelta a tu creatividad y escribe tu propio cuento o novela. No hace falta que la lea nadie
más.
43. Sal a comprar un regalo para tus familiares
Se acerca el cumpleaños de algún familiar o la navidad está a la vuelta de la esquina. Aprovecha para ir a la tienda y
comprar regalos.
44, Practica tu hobby
Si te gusta el surf, montar a caballo o pintar, éste es el momento para disfrutar del día.
45. Baila
Pon la música a tope y deja que tu cuerpo te guíe. Baila, baila y baila.
46. Escribe una poesía
Coge una libreta y escribe una poesía pensando en esa persona que tanto amas.
47. Arregla tu jardín
Ya que estás aburrido, aprovecha para dejar el jardín bonito.
48. Ve a visitar por sorpresa a un amigo
No hace falta que llames a tu amigo. Simplemente plántate en la puerta de su casa y dale una sorpresa.
49. Ve a los bolos
Quizás puedes aprovechar e invitarle a los bolos. Seguro que te lo agradecerá.
50. Juega con tu peinado
Prueba nuevos peinados para ti y pasa la tarde mirando cual te queda mejor.
51. Ordena tu habitación
Ahora no tienes excusa para tener tu habitación desordenada. Tómate este tiempo para dejar la habitación limpia y
organizada.
52. Prepara un monólogo y entrena
Preparar monólogos es una de las actividades más estimulantes a realizar. En muchos casos ni siquiera es necesario
estar cerca de un ordenador para buscar documentación, limítate a contar una historia y a practicar en voz alta.
53. Sal a un espacio natural y haz ejercicio
La naturaleza está llena de recursos col los que podemos hacer ejercicio al aire libre. Además, el aire será más puro que
en la gran mayoría de gimnasios.
54. Practica dibujando
Empezar a dibujar y ver el progreso que se va haciendo es muy motivador, especialmente si se parte desde cero.
55. Queda con una vieja amistad
Cualquier excusa es buena para volver a encontrarse.
54. Practica dibujando
Empezar a dibujar y ver el progreso que se va haciendo es muy motivador, especialmente si se parte desde cero.
55. Queda con una vieja amistad
Cualquier excusa es buena para volver a encontrarse.
56. Aprender a hacer origami
Esta afición es tan estimulante y creativa como sencilla, ya que para ejercitarte en ella sólo necesitas hojas de papel y
una superficie plana.
57. Aprende idiomas
Una manera excelente de ejercitar la mente a la vez que se gana una competencia tan útil como la de poder hablar con
más gente y ampliar el CV.
58. Crea videoensayos
Gracias a Internet cada vez es más fácil crear piezas audiovisuales caseras en las que expresamos nuestras ideas a partir
de la imagen y el sonido.
59. Apúntate a un curso online
Otra excelente manera de usar el tiempo libre para aprender es apuntarse a un curso online de la gran variedad de la
que dispone la red de redes.
60. Sal a ver animales
Si combinas esta afición con la fotografía, puedes llegar a tener unas imágenes espectaculares.
61. Aprende sobre historia
Lo bueno de aprender sobre historia es que al basarse en líneas narrativas es más fácil de memorizar.
62. Escucha audiolibros
Una muy buena manera de entretenerse o aprender sin necesidad de fijar la mirada en un lugar concreto.
63. Apúntate a un intercambio de idiomas
Practicar en un idioma extranjero a la vez que se tiene una interacción real con alguien resulta muy estimulante.
64. Asiste a un voluntariado
Hay muchas personas que agradecerán el tiempo que les puedas dedicar.
65. Recicla
Hay muchas maneras creativas de reutilizar los materiales ya gastados o demasiado usados y darles otra utilidad.
66. Cultiva algo
El hecho de hacer el seguimiento del crecimiento de una plantación puede ser muy motivador.
67. Sal a conocer gente
Ni siquiera se necesita una excusa muy elaborada para empezar una conversación.
68. Compón música
Con un simple micrófono y ciertos programas informáticos es suficiente para componer piezas experimentales, incluso si
no se tiene experiencia en ello.
69. Redecora tu casa
Pequeños cambios pueden transformar una habitación.
70. Participa en foros
Debatir en estas plataformas virtuales ayuda a aprender sobre distintos temas.