You are on page 1of 1

La ruptura de la visión antropocéntrica en Plutarco y Porfirio: transgresión y

discontinuidad aristotélica.

La reflexión en torno a la relación entre humanos y animales –no humanos-


ha sido acalorada durante la última década, las semillas de su origen pueden rastrearse
hasta la antigüedad grecorromana. El presente trabajo se advoca en el análisis de autores
pertenecientes a este periodo histórico que debatieron el significado de lo humano y lo
animal. Filósofos, historiadores y poetas disertaron acerca de la manera en que percibían,
catalogaban y definían al hombre y las demás criaturas vivientes.

Aristóteles tuvo un papel hegemónico que moldeó el pensamiento grecorromano durante


siglos, su firme postura que aseguraba el raciocinio como caracteristíca exclusiva del
hombre influenció a pensadores posteriores. Sin embargo, es posible ubicar un punto de
inflexión en el pensamiento antiguo, el cual se gestó en Roma, a partir de las ideas de
Plutarco y Porfirio, quienes en contraposición a lo anterior gestaron una nueva forma de
pensar en torno a los animales y su relación con el ser humano.

Por un lado, Aristóteles y los estoicos que

Aristóteles / estoicos animales no rasonan La conclusión de Aristóteles es que, el hombre,


al ser una criatura dotada de razón y de la capacidad de desarrollar un lenguaje articulado
que le permite expresar sus demandas y sensaciones, condición necesaria para ser un
agente moral y racional, es el único ser que se incluye en la esfera de consideración moral
y racional.

no era el objetivo central de sus cuestionamientos. Platón, Aristóteles y Crisipo centran


sus interrogantes principalmente sobre la naturaleza del hombre no cuestionan los
lugares comunes

Plutarco / Porfirio Plutarco en ver a los animales como modelos de ejemplo y moral
El aporte principal de Plutarco a la discusión ética sobre los animales, es el desechar la
idea absoluta de racionalidad e irracionalidad defendida por los estoicos, Plutarco
quiebra la idea de una dicotomía absoluta, y aboga por la flexibilidad del concepto, por
lo que piensa el término “racional” como algo que puede existir en grados.