You are on page 1of 5

Ocaña. Norte de Santander. Veintiséis (26) de Febrero de 2019.

Señor
JUEZ CONSTITUCIONAL (REPARTO)

REFERENCIA: ACCIÓN DE TUTELA


ACCIONANTE: DAYRA JAIMES GAMBOA
ACCIONADO: ASMETSALUD E.P.S.

MARÍA PÉREZ, mayor de edad, identificada con cédula de ciudadanía número


1.091.375.240 expedida en Ocaña, Norte de Santander, residente en Ocaña, Norte
de Santander, actuando en nombre y representación de mi menor hijo DIEGO
PÉREZ, acudo respetuosamente ante su Despacho para promover ACCION DE
TUTELA, como mecanismo transitorio para evitar un perjuicio irremediable, de
conformidad con el artículo 86 de la Constitución Política y los Decretos
Reglamentarios 1834 de 2015 y 1983 de 2017, para que judicialmente se me
conceda la protección de los derechos constitucionales fundamentales que
considero vulnerados y/o amenazados por las acciones y/o omisiones de la E.P.S
COMPARTA, como lo son el derecho a la salud, a la vida, a la Dignidad Humana,
en razón a los derechos de los niños, acorde a los siguientes:

HECHOS

1. Soy madre de DIEGO PÉREZ, menor de edad, quien actualmente es


beneficiario de la EPS COMPARTA.

2. Mi hijo, tiene nueve (9) años de edad y padece, DEFORMACIÓN EN SU


OJO IZQUIERDO, según consta en la orden médica emitida el 15 de enero
del 2019.

3. En consecuencia de lo anterior el día 15 de enero del 2019, previa consulta


con el médico tratante, adscrito al Hospital Emiro Quintero Cañizares, y quien
presta los servicios de salud a la EPS COMPARTA, me entrega una orden
médica que consiste en una cita con un oftalmólogo pediatra de manera
inmediata.

4. Por la urgencia manifestada por el médico tratante de mi hijo, el día 16 de


enero de 2019 me dirigí a la EPS COMPARTA con la intención de solicitar la
correspondiente autorización para la cita con el oftalmólogo pediatra.

5. La accionada, argumenta, pese a mis múltiples solicitudes, que, a pesar de


la urgencia manifestada por el médico tratante del menor, no es posible, por
parte de la EPS conceder la autorización para la cita, ya que, en el momento
no existe contrato con el médico especialista, y, por demás expresa que dicho
contrato no será celebrado sino hasta dentro de seis meses. Por lo
expresado, no se hará efectivo lo requerido por el médico tratante y que es
de suma urgencia y vital para preservar la salud y el goce de una vida digna
de mi hijo.

6. Por esta razón acudo a su despacho con el fin de que en esta oportunidad
sean valorados mis argumentos, que lo único que buscan es la garantía de
los derechos constitucionales de mi hijo, aclarando que de no acudir a cita
con oftalmólogo pediatra de manera inmediata mi hijo se vería abocado a
serios traumatismos, hecho que contraria los derechos fundamentales del
mismo, por tal motivo se incoa la presente acción como un mecanismo
transitorio para evitar un perjuicio que a todas luces es irremediable.

7. Por ultimo debo informar que somos beneficiarios del régimen de salud
subsidiado en Colombia y no contamos con los recursos suficientes para
cubrir las necesidades de mi hijo, ya que como se puede ver padece de una
grave enfermedad, que amerita altos costos que no estamos en la capacidad
de sufragar, pues somos una familia de estrato 1, que vivimos en un barrio
vulnerable y debemos velar por la conservación de la dignidad humana de
mi hijo, por tal razón entregamos la salud del mismo, a la cobertura del
principio de confianza legítima depositado en el Estado, esperando de esta
forma sean amparados los derechos invocados.

PRETENSIONES

Con fundamento en los hechos narrados y en las consideraciones expuestas,


respetuosamente solicito al señor Juez:

1. TUTELAR a favor de mi menor hijo los derechos constitucionales


fundamentales invocados.

2. En consecuencia se ORDENE a la entidad accionada que le sea


entregada de manera inmediata los siguiente:

- Autorización para obtener cita con el médico oftalmólogo pediátrico de


manera inmediata.

3. De igual manera solicito le sean otorgadas las autorizaciones


correspondientes para todas aquellas citas, medicamentos, tratamientos,
cirugías, implementos médicos, terapías y demás que sean ordenados
por el médico especialista que trate a mi hijo como consecuencia del
diagnóstico dado por el médico tratante

4. Solicito, además, le sea suministrado viáticos y hospedaje a las ciudades


en las cuales requiera transportarse para ser atendido, así como los
gastos para un acompañante, pues mi hijo ES UN MENOR DE EDAD.

5. En consecuencia, solicito le sea brindado a mi hijo un tratamiento y


atención integral acorde al diagnóstico que padece y que mengua sus
capacidades visuales.

DERECHOS VULNERADOS

Estimo vulnerado el derecho a la salud de forma integral, el cual, guarda una


profunda conexión con el derecho a la vida en condiciones dignas, y además, a la
integridad física y la dignidad humana, consagrados estos en los artículos 1, 11 y
49 de la Constitución Política de 1991.

Es necesario, tener en cuenta, que tratándose de un menor, se debe garantizar de


forma prioritaria todos sus derechos como lo son la vida, la integridad física, la salud,
y demás. Esto consagrado en el artículo 44 de la Constitución Política, el cual,
también establece que “La familia, la sociedad y el Estado tienen la obligación de
asistir y proteger al niño para garantizar su desarrollo armónico e integral y el
ejercicio pleno de sus derechos.”
FUNDAMENTOS JURÍDICOS

Actuando en nombre y representación de mi menor hijo DIEGO PÉREZ, acudo ante


su Despacho para solicitar la protección de los derechos constitucionales ya
mencionados.

Es preciso establecer que la falta de cobertura para la autorización con el médico


oftalmólogo pediatra que necesita mi hijo, y que me debe ser suministrada por la
E.P.S. en este momento debido a la enfermedad que padece, constituye una grave
violación al derecho a la salud que constitucionalmente le asiste, y a su calidad de
vida; según ha determinado el médico tratante padece de DEFORMACIÓN EN SU
OJO IZQUIERDO, enfermedad que si no es atendida de forma correcta podría
ocasionar graves deterioros en la salud de mi hijo, y por ende, en su calidad de vida.

El derecho a la salud es un derecho constitucional y un servicio público a cargo del


Estado y en favor de todos los habitantes del territorio nacional. Sin embargo, vía
jurisprudencial, se ha señalado que se puede entender como derecho fundamental
cuando busca protegerse por su conexidad con un derecho fundamental.

Cuando la negación al derecho a la salud pone en riesgo el derecho fundamental a


la vida, y a la vida en condiciones dignas, se configura la posibilidad de reclamar vía
acción de tutela la protección de este derecho.

Sentencia T-089/18: “El artículo 44 de la Constitución Política estableció la


preeminencia de los derechos de los niños, niñas y adolescentes respecto de las
prerrogativas constitucionales de los demás, ello en atención a sus condiciones de
indefensión y vulnerabilidad, las cuales suponen la necesidad de cuidado especial.
En ese orden, estos derechos exigen de especial protección dadas las disposiciones
previstas tanto en el ámbito internacional como en un Estado Social de Derecho
(…)El derecho a la salud y a la seguridad social de los niños son derechos
constitucionales fundamentales que deben tutelarse, como una obligación del
Estado, de conformidad con lo establecido en el artículo 44 de la Carta Política, lo
cual significa para lo que a este asunto interesa, que en ausencia de la específica
obligación legal, reglamentaria o contractual de la "cobertura" familiar, por vínculos
jurídicos y económicos entre entidades de seguridad social y los trabajadores y
empleadores, o ante la falta de cualquiera otro plan o régimen de seguridad social,
o de compensación familiar o prestacional, público, privado o mixto, prepagado o
subsidiado, directo o indirecto que comprenda a los menores, éstos (sic) tienen el
derecho constitucional fundamental de ser atendidos por el Estado en casos de
afección a su salud e integridad física, y a gozar de la seguridad social que les brinde
la protección integral que haga falta.”

Sentencia T-362/16: “La Corte Constitucional en reiteradas ocasiones ha


manifestado que el derecho a la salud de los niños, de conformidad con lo
establecido en el artículo 44 de la Constitución, por tener el carácter de
‘fundamental’, debe ser protegido de forma inmediata por el juez constitucional en
los casos en que sea vulnerado. Este postulado responde, además, a la obligación
que se impone al Estado y a la sociedad de promover las condiciones para que el
principio de igualdad se aplique en forma real y efectiva, así como a la necesidad
de adoptar medidas en favor de quienes, en razón de su edad, se encuentran en
circunstancias de debilidad manifiesta. En el caso de los niños y de las niñas, la
acción de tutela procede directamente para defender su derecho fundamental a la
salud.”

Sentencia T-196/18: “La acción de tutela resulta procedente cuando se trate de


solicitudes de amparo relacionadas o que involucran los derechos de los niños,
niñas o adolescentes, más aún si estos padecen alguna enfermedad o afección
grave que les genere algún tipo de discapacidad. Lo anterior, por cuanto se
evidencia la palmaria debilidad en que se encuentran dichos sujetos y, en
consecuencia, la necesidad de invocar una proteccióninmediata, prioritaria,
preferente y expedita del acceso efectivo y continuo al derecho a la salud del cual
son titulares. (…)El acceso al servicio de salud de conformidad con la ley y la
jurisprudencia de la Corte debe darse en términos de continuidad, lo que implica
que las entidades prestadoras de salud no pueden omitir la prestación de los
servicios de salud que comporten la interrupción de tratamiento, impidiendo con ello
la finalización óptima de los tratamientos iniciados a los pacientes.”

La corte Constitucional afirma que la negligencia de la entidad no puede afectar el


derecho a la salud, el cual debe ser prestado sin interrupciones en su tratamiento,
ello en aras de proteger el derecho a la vida. Además afirma que la EPS debe
autorizar todos los procedimientos y tratamientos médicos que requiera el
accionante para el manejo de su enfermedad, y que hayan sido ordenados por su
médico tratante; y, la EPS no puede vulnerar los derechos a la vida y a la salud al
dilatar la prestación eficiente del servicio de salud requerido y ordenado por el
médico tratante, colocando barreras administrativas

Los derechos fundamentales a la salud, integridad personal, a la vida digna y a la


seguridad social de mi menor hijo están siendo vulnerados pues la EPS coloca
barreras administrativas que en este caso son la celebración de un contrato laboral
con el médico especialista, y, esto no es excusa para negar la autorización de un
servicio médico prioritario, ya que, la EPS tiene la obligación legal de prestar el
servicio de salud de forma continua al usuario, sin colocar barreras administrativas
que retarden la prestación efectiva del mismo.

En conclusión, la negación por parte de la E.P.S. COMPARTA a realizar la entrega


de la autorización de salud para solicitar cita con el oftalmólogo pediatra por no tener
celebrado contrato de trabajo con el especialista, y que solo será celebrado
transcurrido el período de seis meses, constituye una violación evidente al derecho
fundamental a la salud, a la cual se llega por desamparar y poner en riesgo la calidad
de vida, atentar contra la dignidad humana, la integridad personal y en consecuente
la vida en condiciones dignas de mi hijo Diego Pérez.

PRUEBAS Y ANEXOS

Con el fin de establecer la vulneración de los derechos, solicito señor Juez se sirva
tener en cuenta las siguientes pruebas:

1. Copia de la orden médica emitida por el médico tratante del menor.


2. Copia de la historia clínica de mi menor hijo, con fecha del 15 de enero del
2019.
3. Copia del Registro civil de nacimiento de DIEGO PÉREZ.
4. Copia de mi Cédula de ciudadanía. (01 folio).

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Fundamento esta acción en:


- Artículo 86 de la Constitución Política.
- Artículos 1, 11, 44 y 49 de la Constitución Política.
- Decretos reglamentarios 1834 de 2015 y 1983 de 2017.
- Sentencia T-362/16
- Sentencia T-089/18
- Sentencia T-196/18
COMPETENCIA

Es usted señor juez competente para conocer de la presente acción por la


naturaleza del asunto, por cuanto el domicilio de la parte accionada es la Ciudad de
Ocaña. Norte de Santander.

JURAMENTO

Bajo la gravedad de juramento manifiesto que no he presentado otra solicitud de


Tutela por los mismos hechos y derechos que aquí he dejado consignados.

NOTIFICACIONES

- Lugar donde me pueden comunicar la decisión o solicitar algún documento:

Dirección: Carrera 15 # 15, Santa Clara


Teléfono: 3202408525

- La entidad demandada recibirá notificaciones en las oficinas de la E.P.S.


COMPARTA en Ocaña, Norte de Santander.

ATENTAMENTE

____________________________________________
María Pérez
C.C. 1.091.375.240, Ocaña, Norte de Santander