You are on page 1of 11

ANALISIS DE

ESTABILIDAD DE
TALUDES CON SLIDE

Zona de estudio: Morro Solar – Chorrillos

Curso: Geotecnia.
Profesor: Olimpio Ángeles.
Alumno: Carmen Izquierdo.
Código: 11160197.
Año: 2015
I. INTRODUCCIÓN

DESCRIPCIÓN GENERAL DE LOS ACANTILADOS DE LIMA.

Los acantilados forman parte del antiguo cono de deyección del río Rímac, sobre la cual se
encuentra localizada Lima Metropolitana. En cuanto a su origen, se sabe que el suelo de Lima
inicialmente estuvo debajo del mar hasta el período geológico correspondiente al Cretácico
Superior. En este período, emergió sobre el nivel del mar con una erosión profunda y un relleno
producido por el río Rímac en el Cuaternario, formando así la faja costera sometida a erosión activa
por parte de los ríos, con acumulación de los materiales que acarrean formando el actual cono de
deyección. Ese cono, que tenía una extensión frontal mayor, ha sufrido erosión marina, formándose
así los actuales acantilados del litoral limeño, que empiezan en el Callao (8 m.s.n.m.). Más adelante,
a la altura del cuartel San Martín en San Isidro, alcanza hasta 70m.s.n.m., hacia Barranco y
Chorrillos llega a 43 m.s.n.m. Los depósitos aluviales que forman el acantilado, se presentan
totalmente heterogéneos. Desde el punto de vista petrográfico, se puede clasificar como un
conglomerado de cantos rodados y gravas de origen ígneo, mezclados íntimamente con arenas y
material limo-arcilloso que actúan de matriz en mayor o menor grado, muchas veces formando
lentes de espesor variable. Otra característica importante de los acantilados es la presencia de
costras calcáreas entre Chorrillos y Miraflores, cuyo origen está relacionado con los afloramientos
de agua subterránea que en su recorrido atravesó formaciones calcáreas (caliza) las que se
disolvieron por acción química y fueron transportados a la superficie libre de los acantilados donde
precipitaron por encontrarse a diferentes condiciones de termodinámica. El espesor de las costras
varía desde 15 cm. hasta aproximadamente 2 m. y alcanzan alturas
de jasta 30 m. sobre el nivel de la pista. En algunas zonas se pueden apreciar oquedades en su
estructura.

Se conoce con el nombre genérico de taludes cualesquiera superficies inclinadas respecto a la


horizontal que hayan de adoptar permanentemente las masas de tierras. Se puede definir taludes
como: Son las obra, normalmente de tierra, que se construyen a ambos lados de la vía (tanto en
excavaciones con un terraplén) con una inclinación tal que garanticen la estabilidad de la obra. Los
taludes tienen zona de emplazamiento que comprende, además de la vía, una franja de terreno a
ambos lados de la misma. Su objetivo es tener suficiente terreno en caso de ampliación futura de la
carretera y atenuar en gran medida, los peligros de accidentes motivados por obstáculos dentro de
dicha zona, los cuales deben ser eliminados.

Cuando el talud se produce en forma natural, sin intervención humana, se denomina ladera natural
o simplemente ladera. Cuando los taludes son hechos por el hombre se denominan cortes o taludes
artificiales, según sea la génesis de su formación; en el corte, se realiza una excavación en una
formación térrea natural, en tanto que los taludes artificiales son los inclinados de los terraplenes.
También se producen taludes en los bordes de una excavación que se realice a partir del nivel del
terreno natural, a los cuales se suele denominar taludes de la excavación.

No hay duda de que el talud constituye la estructura más complejo de las vías terrestres; por eso es
preciso analizar la necesidad de definir criterios de estabilidad de taludes entendiéndose, por tales
algo tan simple como el poder decir en un instante dado cuál será la inclinación apropiada en un
corte o en un terraplén. A diferentes inclinaciones del talud corresponden diferentes masas de
material térreo por mover y por lo tanto, diferentes costas.

Los problemas relacionados con la estabilidad de laderas naturales difieren radicalmente de los que
se presentan en taludes construidos por el ingeniero. Dentro de éstos deben verse como
esencialmente distintos los problemas de los cortes y los de los terraplenes. Las diferencias
importantes radican, en primer lugar, en la naturaleza de los materiales involucrados y, en segundo,
en todo un conjunto de circunstancias que dependen de cómo se formó el talud y de su historia
geológica, de las condiciones climáticas que privaron a lo largo de tal historia y de la influencia que
el hombre ejerce en la actualidad o haya ejercido en el pasado.

II. OBJETIVOS

 Reconocer y clasificar unidades geotécnicas de acuerdo a las propiedades y materiales que


presenta cada estrato de roca y capa de suelo.

 Recopilar información que permita el análisis por software de las unidades geotécnicas en este caso
aplicado para la estabilidad de taludes.

 Encontrar el factor de seguridad (FS) adecuado para el talud estudiado.

III. UBICACIÓN DE LA ZONA DE ESTUDIO

El distrito de Chorrillos se encuentra ubicado en el Departamento de Lima, Provincia de Lima, en la


Costa Peruana a orillas del Mar (Océano Pacifico), a una distancia aproximada de 20 km. del
centro de la Ciudad de Lima.

El distrito de Chorrillos está limitado por:


 El norte, con el distrito de Barranco.
 El noreste, con el distrito de Santiago de Surco.
 El este, con el distrito de San Juan de Miraflores.
 El sur este, con el distrito de Villa el Salvador
 El Oeste, con el Océano Pacífico.

La extensión geográfica queda definida, aproximadamente por las siguientes coordenadas


geográficas:

77º 03´ a 76º 97´ Longitud Oeste.


12º 15´ a 12º 23´ Latitud Sur.
La superficie del distrito de Chorrillos tiene una extensión territorial aproximadamente de 44 Km2, con una
cota promedio de 43 metros sobre nivel del mar.

IV. GEOLOGÍA GENERAL Y LOCAL

En el área del Distrito de Chorrillos, aflora una secuencia sedimentaria que abarca desde el
cretáceo inferior al cuaternario reciente. Durante el cretáceo inferior en el distrito de Chorrillos
tuvieron lugar la unidad estratigráfica del Morro Solar. Y durante la era del cuaternario reciente tuvo
lugar los sedimentos no consolidados. La geología del Morro Solar está conformada principalmente
por tres formaciones, Marca vilca, La Herradura y el Salto del Fraile. Los sedimentos no
consolidados están representados por depósito detríticos cuaternarios, los cuales comprenden los
materiales detríticos aluviales, de playa y eólicos.

V. ESTRATIGRAFIA

La columna cronoestratigráfica del área en estudio se halla conformada por unidades sedimentarias
del Cretáceo inferior al Cuaternario reciente. El prisma sedimentario alcanza aproximadamente los 2
000 metros de espesor. Las características litológicas de las unidades sedimentarias, observadas
en el área de estudio se detallan a continuación, indicando sus aspectos morfológicos más
saltantes.

1) Grupo Morro Solar: (Ki-ms) Se halla conformado por rocas de las formaciones Salto de
Fraile, Herradura y Marcavilca, que en conjunto constituyen una gruesa secuencia clástica
de areniscas, lutitas y ocasionales horizontes volcánicos. En el campo se distinguen por su
color blanco grisáceo a pardo claro; frecuentemente la secuencia se halla afectada por
diques, sills y pequeños stocks. Por sus características litológicas se considera que los
sedimentos de esta unidad fueron depositados en un ambiente de transgresiones y
regresiones marinas continuas. La edad del grupo se asigna al Cretáceo inferior y su
espesor se estima en 800 m. Afloramientos de este grupo ocurren en el extremo norte del
área de estudio, muy cerca del litoral marino, donde conforma un relieve de pequeñas
lomadas.

2) Depósitos Aluviales: (Qr-a) Consisten de acumulaciones fluviales de materiales sueltos o


poco consolidados de naturaleza heterogénea y hetrométrica, que ha sido transportados
grandes distancias por las corrientes. Están conformados por cantos y gravas redondeadas,
envueltos en una matriz areno-limosa, que se depositaron durante el Holoceno. Es la unidad
sedimentaria de mayor distribución en el área de estudio, donde conforma la extensa
planicie que se extiende en la margen derecha del río Cañete, hasta aproximadamente la
localidad de Cerro Azul.

3) Depósitos Coluviales: (Qr-co) Son acumulaciones constituidas por materiales de diverso


tamaño pero de litología homogénea, englobados en una matriz arenosa que se distribuye
irregularmente en la base de las vertientes, habiéndose formado por alteración y
desintegración de las rocas ubicadas en las laderas de los cerros adyacentes. Se
caracterizan por contener gravas y bloques angulosos a sub angulosos distribuidos en forma
caótica, sin selección ni estratificación aparente, con regular a pobre consolidación;
ocasionalmente contienen algunos horizontes lenticulares limoarenosos. En algunos
sectores estos materiales cubren localmente depósitos aluviales más antiguos,
enmascarándolos; en otros tramos, son las arenas eólicas las que cubren a los depósitos
coluviales.

4) Depósitos Eólicos: (Qr-e) Son acumulaciones de arenas depositadas por el viento en las
planicies que conforman la penillanura costera; en el área en estudio, ocurren como mantos
de arena de unos pocos metros de espesor o como pequeñas dunas aisladas. Las arenas
son de grano medio a grueso y de color gris oscuro por su contenido de minerales
ferromagnesianos o arenas finas cuarzosas de color más claro y de mayor movilidad. En la
variante, esta unidad se desarrolla como un manto arenoso de considerable espesor en la
planicie que se extiende al norte de Cerro Azul (ver foto 3 de la galería fotográfica volumen V
de anexos), y como pequeñas dunas aisladas que presentan una característica
ornamentación de ripple marks (ondulaciones), en las cercanías de Ihuanco al pie de Cerro
Grande.

5) ROCAS INTRUSIVAS Y SUBVOLCANICAS Las rocas intrusivas se hallan representadas por el


conjunto de intrusiones del Batolito de la Costa, cuyas clasificaciones petrológicas en la
región varían desde monzogranitos a monzodioritas, etc. Estos cuerpos intrusivos se
exponen al norte de la franja evaluada, a partir de la localidad de San Luis, donde ocurren en
forma de cerros prominentes de relieve abrupto, que presentan moderado grado de
fracturamiento y alteración, pero también presentan gran dureza. En los taludes son
estables, pero en ocasiones son proclives a la formación de bloques; la caída de estos
fragmentos forma acumulaciones de coluvios en las bases de los cerros (ver foto 4 de la
galería fotográfica, volumen V de anexos). Los cuerpos subvolcánicos se presentan en
forma de diques o pequeños stocks hipabisales y de acuerdo a su composición varían de
andesitas a microdioritas, las andesitas son frecuentemente porfiríticas. En los afloramientos
aunque relativamente fracturadas y algo alteradas, se muestran muy duras y resistentes. Por
sus pequeñas dimensiones no han sido individualizadas en el mapa geológico.

VI. TECTÓNICA

En el área de estudio, las unidades sedimentarias de la faja costanera y estribaciones andinas


presentan una deformación relativamente suave por efectos de las fases tectónicas andinas. El
batolito costanero sigue una orientación NO-SE sensiblemente paralelo al litoral, correspondiendo
su emplazamiento probablemente a una zona de falla. Debido a la extensa cobertura aluvial y al
predominio de rocas intrusivas en los macizos rocosos, no han sido observados pliegues ni fallas
tectónicas.

VII. GEODINÁMICA

El territorio nacional, debido a su accidentada fisiografía y diversidad de condiciones climáticas, se


encuentra afectado por diversos procesos geodinámicos activos. Sin embargo, en la costa, estos
fenómenos se manifiestan en magnitudes limitadas por la condición extremadamente desértica del
clima. En el área de estudio, los fenómenos geodinámicos se manifiestan bajo la forma de
desprendimientos de bloques, inundaciones y erosión lateral, entre los procesos principales.
Además, cabe destacar, que los frecuentes terremotos que ocurren en la región, contribuyen a la
desestabilización de taludes, iniciando nuevos desprendimientos o reactivando los existentes. La
construcción de carreteras y canales de irrigación también contribuyen a la desestabilización de
taludes.
VIII. ASPECTOS GEOTECNICOS

Durante la etapa de campo se realizó in situ, un análisis preliminar de las condiciones geotécnicas
del tramo en estudio, determinándose las características granulométricas de los suelos y sus
parámetros geotécnicos.

En términos generales se puede mencionar, que las características geotécnicas de las unidades
sedimentarias que ocurren en la zona, son las siguientes: Los suelos aluviales recientes, de la
planicie en la que se emplaza gran parte del trazo, se encuentran constituidos por una mezcla de
gravas con limos, correspondiendo según la clasificación SUCS a suelos GM, que se caracterizan
por su permeabilidad elevada, una muy débil compresibilidad y expansión, una buena a regular
resistencia a la cizalladura cuando están compactados y saturados; siendo su facilidad de
tratamiento en obra buena. Son suelos de consistencia firme, con una suceptibidad a licuefacción
nula a baja y una capacidad portante buena. Son suelos de consistencia firme, con una
suceptibidad a licuefacción nula a baja y una capacidad portante buena. Su índice de plasticidad se
halla entre 1 y 5. Los suelos de la planicie árida, arenosa que se extiende al norte de Cerro Azul,
están constituidos fundamentalmente por arenas que no presentan plasticidad. Según la
clasificación SUCS corresponden a suelos SW (arenas bien equilibradas) donde los escasos
elementos finos presentes no afectan al drenaje interno ni a las características de resistencia del
suelo. Se caracterizan por su excelente permeabilidad, casi nula compresibilidad y expansión, una
excelente existencia a la cizalladura y una compresibilidad despreciable cuando están compactados
y saturados, siendo su facilidad de tratamiento en obra, excelente. Son suelos de consistencia
suave, con una elevada suceptibidad de licuefacción y una capacidad portante buena; con un índice
de plasticidad menor a 1.

Se estableció criterios para clasificar las zonas de acuerdo a los factores de seguridad estáticos
hallados, los que se encuentran en la siguiente tabla:
Se establecieron tres tipos de taludes:

IX. DATOS DE LA SALIDA DE CAMPO

Se identificó 3 capas de suelo de los cuales se obtuvo los siguientes parámetros:

Espesor TIPO DE C
UG (m) MATERIAL SUCS P.U/Densidad (Kpa) F E U
I 15 Q-al GW 23KN/m3 100.00 45 1000 0.30
II 3 Q-al SP 20KN/m3 50.00 40 500 0.35

III Q-al/Q-l 16KN/m3 200.00 15 300 0.40


12 CM
PARAMETROS GEOTECNICOS
X. PROCESAMIENTO POR SLIDE

Una vez ingresado los datos al software, se obtendrá la forma general del terreno:

XI. CONDICIONES ESTÁTICAS

Al aplicar una carga de 150 KN/m obtenemos el siguiente resultado:

4m

11 m

El factor de seguridad (FS) es igual a 1.624, aplicando a 15 metros del borde del talud una carga de
150 KN/m se observa que esta no llega al posible plano de falla.
XII. CONDICIONES DINÁMICAS

Aplicando la misma carga de 150 KN/m y añadiendo un factor sísmico de 0.2 se obtendrá lo
siguiente:

El factor de seguridad disminuye a 1.328, además que el plano de posible falla, que se encuentra con la
carga sísmica, está sobre el espacio que ocupa la carga de 150 KN/m, haciéndolo vulnerable a sismos.

Para poder corregir este resultado se tuvo que desplazar la carga unos 25 metros desde el borde del talud
para que esta carga no sea afectada por los posibles planos de fallas del talud.
XIII. CONCLUSIONES

 Del análisis y evaluación geotécnica de la zona correspondiente a los acantilados de Chorrillos


determinaron que los materiales que predominan en esta zona son suelos finos (limos, limos-
arenosos) y friccionantes (gravas con matriz arenosa, lentes de arena fina a media) en potencias
variables. Existen alternancias de arcillas de mediana plasticidad y paquetes de gravas de forma
lenticular de longitudes entre 15 a 25 m y espesores de 2 a 3 m. La cara del talud se presenta
meteorizada en un espesor de 15 a 20 cm. Detrás de esta capa se presenta la grava de matriz
arenosa de grano medio a fino en estado compacto, que se encuentra estable debido a la cohesión
aparente ocasionada por la precipitación de los carbonatos en la constitución de la matriz arenosa.

 Se debe variar la posición de la carga varias veces hasta obtener un resultado óptimo, en este caso,
alejado de los posibles planos de falla del talud.

 Una carga sísmica disminuirá el FS (factor de seguridad), pudiendo generar problemas si es que no
se toma en consideración cuando se aplica una carga.

 Se debe tener los parámetros geotécnicos tomados de la mejor manera para obtener los resultados
óptimos y confiables.

 Del análisis de estabilidad se obtuvieron valores de factores de seguridad cercanos a la unidad, los
que permitieron clasificar a esta zona como probablemente inestable o crítica ante eventos
sísmicos. En base a ello, se incluyó a los acantilados de Chorrillos dentro de la zona de potencial
peligro

 Así, al hallar que los acantilados de Chorrillos presentan riesgos superiores al medio y valores de
factor de seguridad cercanos a la unidad, se considerará esta zona como de potencial peligro ante
eventos sísmicos, como se observa en el Plano P-05: Microzonificación Geotécnica. De acuerdo a
la información geotécnica descrita anteriormente, se determinó que la zona de los Acantilados de
Chorrillos presenta riesgo superior al medio en relación a la Norma Española de Estabilidad de
Taludes.