You are on page 1of 2

Fecoljuegos alerta a Coljuegos en

Colombia.

COLOMBIA | 12/04/2019
En el marco de la 18° asamblea de la Federación Colombiana de Empresarios de
Juegos de Suerte y Azar, su presidente, Evert Montero Cárdenas, invitó a Coljuegos
a realizar un análisis más profundo sobre la operación de la actividad para que se
tomen decisiones en función de los ingresos y no del recaudo.

Miembros de junta directiva y afiliados de la Federación Colombiana de Empresarios


de Juegos de Suerte y Azar (Fecoljuegos) asistieron al encuentro anual que se
realiza para conocer las gestiones de la entidad y su plan de trabajo para 2019.

En la instalación de la 18° asamblea, el presidente, Evert Montero Cárdenas,


sorprendió con un discurso de alerta y preocupación sobre la operación del juego
localizado en Colombia. Aseguró que el regulador tiene un reto muy importante para
incentivar la operación y hacerla crecer en función del ingreso y no de un mayor
recaudo por subir la tasa impositiva, puesto que, en la actualidad, los esfuerzos
están encaminados en mantener el ingreso y no a generar más.

"Es necesario dinamizar el sector de localizados que representa el 63% de los


aportes a la salud de los colombianos, abrir espacios de competencia que permita
ofrecer mecanismos para acrecentar las ventas, generar más utilidades para el
Estado y para el empresario. Si a un operador le va bien habrá mayores
oportunidades de empleo, inversión y expansión que beneficiarán la economía del
país", explicó el directivo.
El mandatario de Fecoljuegos advirtió que "una cosa es recaudar más recursos y
otra que se generen más recursos, puesto que recaudar en el caso de los
localizados, obedece al cobro de una tasa mayor del impuesto, el cual en términos
absolutos oscila entre el 18% y 21% del ingreso bruto, es decir, se está pagando
por elementos que generan pérdida en el ejercicio. En tanto que, generar recursos,
requiere de una tarea más técnica para la entidad y voluntad de crear a través de la
regulación condiciones de juego atractivas para el mercado y los inversionistas".

Según Fecoljuegos, el 70% de los elementos de juego pagan la tarifa fija, lo


que quiere decir que las máquinas no están generando ni siquiera la renta
mínima que espera el Estado, que equivale al 12%, estando la rentabilidad por
debajo del mínimo o siendo la misma inexistente. Ante ello, Montero Cárdenas
afirmó que esta situación se debe a la "incapacidad del Estado para generar
condiciones de competitividad y legalidad en los negocios, y a la creación de una
política recaudatoria y no comercial que conlleva al estancamiento de la actividad y
afectan la sostenibilidad jurídica y financiera de la industria a largo plazo".

En relación con el juego online, el presidente manifestó la insistencia y promoción


que se ha realizado desde la Federación a la necesidad de ampliar la oferta de
juego, para incluir más opciones dentro del catálogo permitido. Sin embargo, aclaró
que para dar avances significativos en este sentido en la reglamentación online se
requiere que la junta directiva de la entidad tenga un mayor dinamismo.

En la invitación realizada al presidente de Coljuegos, Juan B. Pérez Hidalgo, se


solicitó que se creen condiciones de competitividad a través de acciones concretas
y precisas. "Invitamos a la entidad a mirar el sector desde otra perspectiva, abiertos
al cambio y a las necesidades de la actividad, para que el operador tenga la
oportunidad de vender y así mismo, el Estado tenga la oportunidad de ganar más",
agregó Montero Cárdenas.

Por otro lado, el directivo hizo dos anuncios importantes frente a los proyectos que
realizará en 2019 la Federación. En alianza con Asojuegos se llevará a cabo el 21
y 22 de agosto, en el hotel Gran Hyatt de Bogotá, el evento Gaming Colombia.

Finalmente, se anunció el nombramiento de la empresaria Carolina Covaleda como


oficial de cumplimiento de Fecoljuegos, Covaleda será quien represente al gremio
en los espacios académicos como los comités de cumplimiento del sector y
construirá un sistema de prevención y administración de riesgos en los procesos
internos del gremio.