You are on page 1of 5

GENERALIDADES SOBRE LA HISTORIA

El origen de la humanidad

La especie humana solo es una más entre las existentes en la Tierra, y al igual que todas
las formas de vida conocidas está sujeta a las leyes de la evolución. Esto implica que el
hombre apareció en algún momento del pasado como resultado de progresivos cambios
adaptivos que generan nuevas líneas evolutivas y abocan a la desaparición a otras. La
cuestión sobre la antigüedad de nuestra estirpe y su origen no tiene una respuesta
sencilla. Lo que sabemos del proceso de hominización que nos ha llevado hasta ser lo
que somos, está basado en un largo y tortuoso sendero de descubrimientos e hipótesis
esparcidas en el tiempo. La ciencia que estudia esto es la paleontología, sin embargo, en
las últimas décadas nuevas disciplinas como la genética, entre otras, se han mostrado
muy útiles en el rastreo del origen de la humanidad.

El origen del hombre, desde el punto de vista científico, interesa a múltiples disciplinas:
biología, biología evolutiva, genética, antropología física, paleontología, estratigrafía,
geocronología, arqueología, antropogenía y lingüística.

El origen del hombre, referido al comienzo, origen o inicio de la especie humana, remite
a perspectivas muy distintas. La visión científica sitúa la especie humana como una más
en la evolución biológica de los organismos vivos de la Tierra. La visión mítica y religiosa
concibe, en general, el origen del hombre como un acto de voluntad de uno o varios
dioses.

A continuación, vamos a exponer brevemente las cuatro ideas generales de la evolución y


las teorías del origen del hombre más extendidas y aceptadas en la actualidad.

La Teoría Creacionista o Creacionismo

Fundamentada por la fe, cree que el hombre fue creado por uno o varios seres divinos
(dioses). Así , por un lado encontramos las religiones politeístas (es decir, que creen en
varios dioses), como la maya, azteca, los romanos o los griegos, etc. Por otra parte,
existen las religiones monoteístas (es decir, creen en un solo dios), como pueden ser el
judaísmo, el cristianismo y el islam.

¿Qué dice el cristianismo y el Islam?

Para el cristianismo, Dios creó al hombre modelándolo a partir de barro, e hizo a la


mujer a partir de una costilla del hombre. Para la religión musulmana, el hombre fue
creado de esperma, con vista y oído.

Teoría de la Evolución (Darwinismo)

Charles Darwin logró reunir suficiente evidencia para demostrar que las especies
cambian, e imaginó un posible proceso de modificación. Su teoría de la evolución de las
especies se puede sintetizar en las siguientes ideas:
 El mundo natural no es estático, sino que cambia.
 Las especies de seres vivos evolucionan.
 Las especies están compuestas de individuos que no son idénticos entre sí.
 La población de cada especie desciende de un ancestro en común.
 Las especies emparentadas descienden de ancestros comunes más cercanos en
el tiempo.

Según Darwin, este proceso ocurre en forma ramificada y gradual por el mecanismo de
aparición de variaciones heredables y la eliminación de organismos menos aptos o, lo que
es igual, la supervivencia de los mejor adaptados, que dejan mas descendencia y, a la
larga, alteran la especie y hasta pueden constituir una nueva.

Teoría de Lamarck

Se trata de una doctrina evolucionista expuesta por el francés Lamarck, en 1809, en su


Obra Filosofía Zoológica. De acuerdo con esta teoría, la evolución de las especies vendría
dada por la siguiente secuencia de hechos.

 Los cambios ambientales originan nuevas necesidades.


 Éstas determinan el uso o desuso de unos u otros órganos.
 Tales órganos se desarrollan o se atrofian, respectivamente.
 Los caracteres así adquiridos son hereditarios.
 Esta teoría es también una teoría sobre el origen del hombre.

La teoría de Lamarck se suele condensar en la frase: “la función crea el órgano” y la


herencia fija el cambio en los descendientes. En consecuencia, el origen del hombre sería
el pensamiento de los monos.

Leyes de Mendel

Junto a las teorías de la evolución propiamente dichas, se encuentra la Teoría de Mendel


sobre la herencia genética, cuyos elementos fundamentales son la combinatoria de los
genes y su carácter dominante o recesivo.

Gregorio Mendel presentó sus trabajos en las reuniones de la Sociedad de Historia


Natural de Brünn (Brno) el 8 de febrero y el 8 de marzo de 1865, y los publicó
posteriormente como Experimentos sobre hibridación de plantas(Versuche über
Plflanzenhybriden) en 1866 en las actas de la Sociedad.

Sus resultados fueron ignorados por completo, y tuvieron que transcurrir más de treinta
años para que fueran reconocidos y entendidos.

Aparición de la vida. Tipos de concepciones

Aparecen, por tanto, nuevos interrogantes, como cuándo, cómo y en qué condiciones sur-
gieron los primeros organismos.

Debemos diferenciar, entonces, dos capítulos en la aparición de la vida sobre la Tierra:


• Origen prebiótico. Se trata de las primeras fases, aquellas en las que la
evolución química de la materia inerte dio paso al primer organismo vivo.
• Origen biológico. Comprende el lapso de tiempo en el que las primeras células
pudieron reproducirse y dar origen a otras.

Realizar esta diferenciación es fundamental. Son dos procesos bien distintos y que
requieren explicaciones diferentes.

Los científicos conocen bien alguno de estos pasos, pero sólo suponen el resto. Las
teorías de Oparín y los experimentos de Stanley Miller nos han dado pruebas de que es
posible que un conjunto de moléculas absolutamente inertes, inorgánicas, se transformen
en moléculas orgánicas sencillas: aminoácidos e incluso bases nitrogenadas. Estas deben
reunirse para formar moléculas orgánicas complejas, de las cuales estamos hechos los
seres vivos. Esto ya no está tan claro. No tenemos experiencias que prueben claramente
este proceso, aunque la razón nos haga ver los pasos sucesivos de forma evidente. Por
desgracia hasta el momento sólo tenemos hipótesis no confirmadas.

Mucho más difícil es el salto de esa mezcla de moléculas hasta la primera célula. De
nuevo entramos en el mundo de la especulación más o menos fundada.

De ahí en adelante es todo más sencillo. Es mucho más simple de explicar el hecho
evolutivo que llevó a las bacterias a convertirse en seres humanos, que la formación de
las primeras bacterias.

La historia y las primeras sociedades humanas

A historia de las sociedades humanas se inicia hace aproximadamente entre cinco y siete
millones de años en África, lugar en el que los científicos han encontrado los restos
humanos más antiguos del planeta. Con el vello más corto que sus parientes los primates,
una capa de grasa debajo de la piel, el control de la respiración debajo del agua y la
posibilidad de caminar erguidos, nuestros ancestros vivían en cuevas y construían
herramientas rudimentarias y armas para cazar pequeños animales con los cuales
alimentarse. Allí permanecieron hasta hace un millón de años, cuando empezaron a
cambiar de lugar y caminaron cubriendo prácticamente todo el planeta (con excepción de
las islas del Pacífico que, como Hawai, son los lugares más apartados de los continentes,
a las que llegaron hace pocos miles de años, ¡remando!).

Los arqueólogos nos dicen que los seres humanos actuales somos descendientes de los
primeros homo sapiens, que significa “hombre inteligente” u “hombre capaz de aprender”,
los cuales aparecieron hace aproximadamente 120 mil años, y más particularmente de los
hombres Las sociedades humanas de Cro-Magnon, cuyo nombre deriva del lugar, en lo
que hoy es Francia, donde se han encontrado sus restos fósiles. Hace 40 mil años estos
individuos construyeron herramientas y armas como arpones, lanzas y flechas, con los
cuales podían cazar guardando una apreciable distancia con su presa. Así empezaron a
cazar elefantes y rinocerontes. Con la posterior invención de cuerdas, y con ellas de
redes, agregaron cada vez cantidades mayores de peces y aves a su dieta. Los restos de
ropa, joyería y esqueletos enterrados cuidadosamente nos indican preocupaciones
sociales que no eran compartidas, hasta donde sabemos, por las sociedades animales: la
conciencia de la muerte. Además representaron el mundo en el que vivían a través de
pinturas y grabados, muchos de los cuales se encuentran hoy en diferentes cuevas de
Europa. Construyeron instrumentos musicales y seguramente poseían un lenguaje para
comunicarse.

Así, la cultura, que no es otra cosa que la forma en que viven y se relacionan entre sí los
integrantes de una determinada sociedad, se construyó con el intercambio de objetos y
personas, con el lenguaje, con los mitos, es decir, con la capacidad de adquisición,
conservación, transformación y transmisión de información. Estos procesos de
transmisión se lograron mediante mecanismos de enseñanza y de aprendizaje. Así
apareció, además de la memoria genética, una memoria educativa, que es la que guarda,
transforma y transmite la cultura. Al inventarse la escritura se logra unir el lenguaje oral al
manejo de símbolos, lo que fija de manera permanente la memoria cultural, la que no es
genética. La antropología, la forma científica de ver la cultura, desarrollada durante el
siglo pasado, se pregunta sobre los caminos seguidos por los diferentes pueblos
humanos para haber construido la cultura que han construido, así como la influencia que
en ellos han tenido sus circunstancias geográficas.

La historia como ciencia y su relación con las ciencias auxiliares. Objeto y métodos
de estudio

1. Las que tienen sus propios fines, a las cuales podemos llamar independientes,
pero cuyos informes son valiosos para la Historia.
2. Las que son en cierto modo, ciencias creadas para servir directamente a la
Historia, y que pueden llamarse subordinadas a ésta.

Entre las principales ciencias independientes auxiliares de la Historia, encontramos las


siguientes:

 La Geografía.- Estudia la Tierra, y que es de enorme valía para apreciar en qué


lugares se han desarrollado las sociedades humanas y qué posible influencia ha
ejercido en ellas el ambiente físico;
 La Cronología.- Tiene por objeto fijar las divisiones del tiempo, el orden de las
fechas y de los hechos, a fin de sistematizarlos debidamente. El interés de esta
ciencia y el de la Geografía es tal, que se las ha llamado "los ojos de la Historia".
 La Arqueología.- Tiene por objeto estudiar los restos ¡'monumentos, armas,
muebles, etc.) de las más antiguas civilizaciones.
 La Etnología.- Estudia lo referente a las características de las razas humanas.
 La Geología.- Investiga la forma de la tierra y las trasformaciones de que ha sido
objeto la corteza terrestre hasta el presente.
 La Lingüística.- Que investiga las distintas lenguas y sus relaciones.
 La Antropología.- Que estudia al hombre.
 La Paleontología, que estudia los restos fósiles (de seres humanos, de animales;
etc.)
 También podemos incluir aunque en menor grado otras ramas del saber cómo:
Ciencias Sociales (Sociología, Economía, Derecho, etc.); Biología, Psicología, y
otras.

En esta segunda categoría, es decir, en la de las ciencias que fueron creadas para
servicio de la Historia, y que por eso pueden llamarse subordinadas, encontramos:

 La Paleografía.- Destinada al estudio de las escrituras y signos antiguos.


 La Numismática.- Que estudia las monedas y medallas antiguas.
 La Epigrafía.- Que estudia las inscripciones.
 La Bibliografía.- Que se refiere al conocimiento de libros y códices.
 La Archivología o archivonomía.- Que permite tener conocimientos para la
formación de archivos.
 La Sigilografía.- Que ayuda a conocer los sellos, que fueron y aun son usados
antes para legalizar los documentos o para legalizarlos.
 La Diplomática.- Que verifica los y estudia los documentos o diplomas antiguos y
su autenticidad