You are on page 1of 1

ACORDE DELIRANTE

Aura Nakú Ibarra Moreno

curvilínea – ella – cuerpo – caoba – uno – ella – La - encino

La primera vez que la vi, no pude resistirme a ella. Siempre allí, quieta, esperándome...

La verdad, no fue sino su cuerpo lo que me sedujo a primera instancia, sino su figura
en forma de pera: ancho de la parte superior que va bajando curvilínea y va disminuyendo
para, de nuevo, volver a ensancharse en la parte inferior. Con mis manos me gusta sentirla; recorrer su boca,
grande y sensual; su brazo, largo y delgado, finamente delineado donde pasaría mis dedos por toda la
eternidad.

El color que ella irradia no es claro ni oscuro; tiene un broceado perfecto; su color es
parecido al color del pastizal de trigo, cuando el sol refleja sus rayos sobre él. El olor que emana no es
comparable con nada. No sé por qué, a veces huele a madera fresca recién cortada, a pino, caoba
o encino.

La liviandad de ella no es como la de una pluma. Digamos que podría compararse con la ligereza de una
pierna de puerco asada, tal vez hasta de un lechón recién horneado.
Noche a noche me abrazo a ella y, cuando la toco, vibra de una manera que me estremece.

La pongo sobre mí, la acarició, la miro… Lo hacemos día tras día: a veces en el sillón, otras en la cama, en
la alfombra o lugares públicos, como parques y autobuses.

Ella me da el placer que necesito. Somos la una para la otra. Nos acoplamos de tal manera que parecemos
uno.
No puedo evitarlo: ¡quiero a mi guitarra!

NOMBRE: SOLEDISPA YAGUAL JENNIFER


CURSO: NIVELACION 5