You are on page 1of 2

NECESIDADES OPERATIVAS DE FONDOS

Las Necesidades Operativas de Fondos o NOF son las inversiones netas necesarias que
realizan las empresas en operaciones corrientes una vez deducida la financiación espontánea
generada por la propia operativa y constituyen, por tanto, un concepto de activo, una
inversión.

Conocerlas permite a los directores y gerentes de las empresas -mediante un parámetro de


referencia- realizar un seguimiento de la gestión de los responsables de las áreas operativas
(compras, ventas, cuentas a cobrar y cuentas a pagar) al poder comparar los valores reales de
su gestión con el valor óptimo o ideal.

Para el cálculo de las NOF es necesario conocer el periodo medio de maduración de la


empresa, entendido como el tiempo que transcurre entre el pago a los proveedores por la
compra de existencias y el cobro de las ventas. Es decir, es el número de días que transcurren
para recuperar una unidad monetaria invertida en el ciclo operativo de la empresa (compra-
fabricación-venta-cobro), y por lo tanto lo que destaca este parámetro es la importancia
fundamental de controlar el número de días que precisa cada etapa.

Matemáticamente, su magnitud se obtiene al restar al activo corriente operativo el pasivo


corriente operativo. El primero refleja el volumen total de inversión media de las partidas de
existencias en almacén, deudores o cuentas a cobrar y tesorería mínima operativa, mientras
que, el segundo se entiende como la financiación obtenida de los pasivos corrientes
generados de forma espontánea o no negociada generado por las operaciones de la empresa.

NOF = Existencias + Deudores + Tesorería – Pasivo espontáneo

Por lo tanto, estas inversiones tienen su origen en las decisiones de explotación de la empresa,
en el día a día, son consecuencia directa de las políticas operativas, de manera que si una
empresa cambia su período de cobro o su período de pago o modifica la duración de su
proceso de producción, sus inversiones también cambian. Por lo tanto, están estrechamente
vinculadas al ciclo de explotación de la empresa y recogen el volumen necesario de fondos
para desarrollar su actividad sin que se produzcan desequilibrios de tesorería.

Mantener estas inversiones equilibradas es esencial. En períodos de crecimiento,


normalmente el cash-flow generado no es suficiente para cubrir los incrementos de las NOF,
de modo que las empresas se pueden ver obligadas a recurrir a otras fuentes de financiación
(que de no haber sido planificadas con antelación pueden provocar tensiones financieras); en
síntesis, a mayor actividad de la empresa, mayores serán las Necesidades operativas de
Fondos, de modo que su evolución está ligada a la evolución de la cifra de negocio.

El análisis e identificación de los mecanismos que generan la evolución de las NOF

El análisis e identificación de los mecanismos que generan la evolución de las NOF


(crecimiento, estacionalidad, ciclos, etc.) constituye una ayuda valiosa para las empresas para
prever y cuantificar las necesidades de fondos a negociar, aspecto esencial para mantener
unas adecuadas relaciones con las instituciones financieras. La elección de estas fuentes de
financiación es una cuestión primordial para las empresas puesto que confiere estabilidad en
el tiempo, permite minimizar su coste financiero y disponer de recursos negociados para
afrontar posibles incrementos en las inversiones, como diría Peter Drucker: “La mejor
estructura no garantizará los resultados ni el rendimiento. Pero la estructura equivocada es
una garantía de fracaso”.

No obstante, para financiar sus Necesidades Operativas de Fondos las empresas deben
conocer, por un lado su comportamiento estable que se debe cubrir con el excedente de
financiación proveniente del activo no corriente, o lo que es lo mismo el Fondo de
Maniobra y, por otro lado, debe evaluar su componente aleatorio -que varía en función del
sector y la tipología de empresa- y que se financia mediante recursos negociados a corto
plazo. Por lo tanto, las NOF se financian con Fondo de Maniobra y deuda financiera a corto
plazo; así cuanto mayor sea el Fondo de Maniobra menor será la necesidad de deuda
financiera a corto plazo.

Bajo esta perspectiva, sólo es necesario obtener financiación para las inversiones en Activo
No Corriente y en Activo Corriente no financiado por el pasivo espontáneo. La empresa debe
decidir entonces cómo financiar sólo 2 tipos de activos:

1.- Sus Activos No Corrientes: requiere decisiones estratégicas que se toman en el largo
plazo. Estas decisiones las toma la dirección de la empresa.

2.- Sus NOF: La inversión en aquí surge a partir de las operaciones de la empresa. La
variación de su volumen no es una decisión tomada por la dirección de la empresa, sino, más
bien por los mandos intermedios.

Por lo tanto es necesario formar a los mandos intermedios para que sean conscientes de las
repercusiones económicas y financieras de las decisiones que toman en el día a día, para
facilitar que estas necesidades operativas reales coincidan con las teóricas.

Conclusiones sobre las NOF

En conclusión, la correcta gestión de las Necesidades Operativas de Fondos no debe tratarse


solamente en el ámbito exclusivo de las finanzas operativas asociadas al ciclo de explotación,
ya que tiene un importante impacto sobre la estrategia financiera afectando al medio y largo
plazo de la entidad.
Unas NOF que no estén presupuestadas pueden provocar que frente incrementos de la cifra
de negocios, la empresa se vea obligada a consumir recursos ajenos, con un incremento del
coste financiero, y una merma de la liquidez y de la rentabilidad de la empresa, afectando a
las posibilidades y expectativas de crecimiento futuro de la misma.
Destacar que en especial en los momentos actuales de restricción en la concesión de
financiación a las empresas unas NOF imprevistas -que generen necesidades no
presupuestadas de recursos ajenos- pueden suponer un problema relevante si estos recursos
no son fácilmente accesibles para la empresa.