You are on page 1of 12

Proyecto de Dirección

PROPUESTA DE EQUIPO DIRECTIVO:

SECRETARIA: Rosario Jiménez García


JEFA DE ESTUDIOS: Rosario Mª Charneco Torrejón
DIRECTOR: Juan Bueno Jiménez

1. El centro docente: CEIP Andalucía de Fuengirola (Málaga)

1.1. Evolución del centro


Con casi treinta años de historia docente; el Colegio Público “Andalucía” es uno de los
centros más veteranos de la localidad Fuengiroleña. Su profesorado ha estado siempre
comprometido con la calidad de la enseñanza pública y es una de las comunidades más
exigentes y participativas. Sin renunciar, de ningún modo, a nuestra historia escolar, e incluso
defendiendo aquí una forma propia de enseñar y de compartir valores en la escuela; creemos
estar ante un auténtico trabajo de equipo. Labor que, no obstante, podría ganar en cohesión y
calidad docente a poco que trabajemos juntos para conseguirlo.

El colegio ha experimentado en los últimos años una mejora sustancial de sus espacios. Por
un lado, al gozar de más y mejores dependencias y por otro, debido a las últimas obras de
mejora. Las instalaciones y equipamientos han quedado así en una situación que sin ser,
óptima, nos hace más fácil la tarea docente. La práctica eliminación de barreras
arquitectónicas se ha llevado a cabo y en consecuencia, la integración y autonomía del
alumnado de nuestro centro está ahora en mejores condiciones.

Tradicionalmente los moradores del barrio donde se ubica el colegio han sido las sucesivas
olas de inmigrantes del interior que acudían a la costa ante la creciente demanda de empleo.
En los últimos años se observa un nuevo alojamiento en pisos de reciente construcción. Las
antiguas viviendas protegidas de El Boquetillo se están reocupando con inmigrantes de rentas
medias y bajas que aprovechan los precios del alquiler en la zona.

Actualmente tenemos escolarizados a 124 niños extranjeros de países como Marruecos,


Bulgaria, Ucrania, Reino Unido, Polonia, Argentina, Ecuador o Colombia. Lo que supone un
22% de la matrícula total. Surgen así nuevas demandas para su plena integración
sociocultural.

1.2. Nuestro proyecto


Nuestro centro tiene como ejes básicos de acción el Proyecto de Centro: Finalidades
Educativas, Reglamento de Organización y Funcionamiento y el Proyecto Curricular de
Etapas y Ciclos. Aunque ciertamente, durante este tiempo dichos documentos han servido de
base y fundamento de la acción didáctica; quizá sea el momento, contando aún con los
principios recogidos en la documentación básica de nuestro centro, para proceder a una
revisión en profundidad que aleje la práctica diaria del aula, de cualquier signo burocratizado.
Actuaciones que nos reconduzcan por unos modos docentes encaminados a la mejora del
rendimiento académico y a la educación en valores. Las Finalidades Educativas contribuyen
con vigencia a dicho fin, por lo que la concreción de los Proyectos curriculares en el Plan

1
Anual de Centro y las revisiones metodológicas en programas concretos serán nuestro
cometido principal. Ello unido a la evaluación de los resultados y los procesos de enseñanza y
aprendizaje.

Algunos de los Proyectos por los que nuestro Claustro se ha decantado en los últimos años
serían los proyectos educativos bilingües, de elaboración de currículos integrados de todas las
materias curriculares y de enriquecimiento lingüístico compensador de desigualdades. Las
nuevas tecnologías de la información y la comunicación han de hacerse un hueco mayor en las
aulas de nuestros días. Aunque la conexión inalámbrica en muchas dependencias del colegio
es hoy posible.

1.3. Relaciones y clima social


El clima social y las condiciones laborales en el centro son buenos aunque mejorables: la
prevención de riesgos y patologías docentes, aquellas que afectan la voz o a las situaciones de
estrés escolar, deberá ser asumida como una actuación prioritaria. En el Plan de
Autoprotección ocupará un lugar preeminente la mejora de la salud y la prevención de riesgos
de cualquier índole. En esa misma línea; cuidar las relaciones humanas y profesionales y
considerar el trabajo conducido por la proactividad, la iniciativa personal y la responsabilidad
compartida es para nosotros fundamental. El optimismo que promueve la disposición
esperanzada y que se ajusta a la realidad podría ser la mejor herramienta para el éxito en las
escuelas de hoy. Fernando Savater escribía a una maestra en su libro El Valor de Educar las
siguientes palabras: “Y es que la enseñanza presupone el optimismo tal como la natación
exige un medio líquido para ejercitarse”. Hemos de poner en práctica el paradigma mediante
el que todos ganan de modo que se fomenten situaciones personales y laborales en las que
todos salgamos obteniendo satisfacciones personales y profesionales.

Sin embargo, el conflicto como situación frecuente en cualquier organización ha de ser


asumido por todos y regulado en lo posible, de modo que consigamos el cambio de cuanto no
se desee, sin generar nuevos problemas. El mantenimiento de un clima acertado de diálogo,
sin prejuicios o malos entendidos, nos dispondría en situación de asumir nuevos retos.

La mejora del compromiso por medio de la participación; hacer explícitas nuestras metas en el
Proyecto Educativo y a través de su concreción anual en la programación son elementos que
nos ayudan a compartir los principios básicos de nuestra escuela. En dicha línea, la
motivación por el logro y por la tarea bien hecha, la asunción de responsabilidades mayores y
mayor libertad de acción; la corresponsabilidad entre el profesorado, el alumnado y sus
familias serán las vías que nos lleven a conseguir resultados escolares positivos y por
añadidura un clima general de satisfacción.

2. El Contexto

2.1. Situación socio-económica y cultural de las familias


La inclusión social del alumnado de nuestro centro se hace necesaria ante las múltiples
necesidades educativas del alumnado. Contamos con alumnos con necesidades educativas
especiales integrados en las aulas ordinarias, con una aula específica de educación especial y
con una aula lingüística de atención transitoria a niños inmigrantes.

La Costa del Sol, área geográfica donde se ubica nuestro centro, se encuentra en los últimos
años en un constante ir y venir de inmigrantes extranjeros. En los últimos años, el
asentamiento permanente o temporal de los mismos es un nuevo fenómeno al que nos
enfrentamos, a veces, sin los recursos suficientes. La riqueza social y económica en la que se

2
sustenta nuestra área está a todas luces relacionada con el dominio de destrezas lingüísticas y
con el dominio de más de una lengua.

Nuestro colegio se sitúa en una barriada urbana de trabajadores principalmente del sector
servicios. La población que atiende el centro es de extracción social media y media-baja. La
mayoría de las familias tienen estudios primarios o secundarios, siendo minoría los que
poseen titulación superior.

Las familias del alumnado se caracterizan por tener un perfil muy diverso: al tipo tradicional,
se unen ahora familias con padres separados donde la figura de uno de ellos detenta la guarda
custodia preferentemente. En muchos casos, ambos cónyuges trabajan. Su nivel cultural es
también muy variado, de modo que distintas identidades y niveles de cultura conviven en una
misma comunidad de aprendizaje.

El absentismo y la impuntualidad escolar sin ser un problema alarmante; se nos muestra


pertinaz en determinados casos. Creemos que con un programa firme para su erradicación se
conseguirán mejoras sustanciales.

En la Costa del Sol, estamos abocados, como ya se apuntó anteriormente, a un continuo


devenir de población que se asienta en barrios masificados como el nuestro: más del 20% de
población de Fuengirola. Según los ciclos económicos, en sectores como la construcción o
los servicios, se producen unas demandas continuas de mano de obra. La cualificación de la
misma y los niveles de competencias en lenguas extranjeras han sido siempre muy
deficitarios. Los recursos humanos de carácter internacional del área donde vivimos, las
interacciones sociales, culturales y lingüísticas y la influencia directa en la economía regional
y familiar que las mismas tienen en Fuengirola, es una característica esencial del territorio.

Ante ello, nuestra escuela se abre poco a poco al exterior: primero con la confección de una
página web que concita la atención de cuantos quieren realizar prácticas, intercambios o
hermanamientos en nuestra comunidad: han sido no pocos los contactos y experiencias
derivadas de mantener ese espacio virtual. Segundo con programa riguroso de puertas
abiertas, el Plan de Apertura. Ello ha supuesto la utilización, diríamos que intensiva, de un
colegio bien localizado y con suficientes recursos y dependencias. Se comenzó a introducir
actividades de inglés precoz en el programa extraescolar. Hemos puesto en marcha la primera
Escuela o Campamento de verano Bilingüe. Nos hermanamos con centros extranjeros y es uno
de nuestros objetivos constituirnos en Centro Bilingüe en un futuro próximo.

2.2. Necesidades del alumnado


El rendimiento académico del alumnado de nuestro centro podría aumentar considerablemente
si, entre todos, padres, madres y profesorado; logramos establecer unos objetivos claros,
únicos y compartirlos en la acción tutorial y en el trabajo diario. Las condiciones lingüísticas
del alumnado y su dominio de lenguas extranjeras, llave del presente y futuro progreso
académico, no son excelentes en la actualidad. Ante esta realidad nos surgen las siguientes
propuestas de trabajo escolar:

• Necesitamos centrarnos en la mejora del rendimiento académico y concretamente en


escribir y comprender textos en español.
• Hemos de insistir en la lectura de cuentos e historias en los niveles de infantil y
primaria, para ello la adquisición del hábito lector y las bibliotecas habrían de ser
promovidas.

3
• Las lecturas sugeridas de libros deberían fomentarse en Primaria. También la lectura
en voz alta y la dedicación de horario diario a la lectura de libros en las distintas áreas.
• Tendríamos que ampliar el vocabulario de los niños y niñas.
• Observamos que se podría escribir más y mejor en nuestro centro.
• Nos conviene seguir todas las etapas del proceso de escritura: generación de ideas,
documentación, borradores, corrección, edición y publicación de los textos. Las
nuevas tecnologías estarán al servicio de la lectoescritura.
• Nos parece que son básicos una presentación y caligrafía irreprochables.
• Reconocemos que todos somos maestros de lengua española y por tanto, todos hemos
contribuir a usarla correctamente.

Asimismo, los valores de nuestra comunidad han de ser sólidos y el grado de convivencia en
nuestro centro se ha de preservar con firmeza: La cita del eminente filósofo Andrés Rábago
“¡Mirad al cielo! ¿No veis cómo conviven la estrellas y las lunas?” nos lleva a confirmar lo
que presagiábamos: la convivencia en las organizaciones es posible en su diversidad. Nuestros
alumnos y alumnas son muy diferentes unos de otros; pero hay algunos puntos de encuentro y,
en general, no presentan serios problemas de comportamiento.

3. El modelo de dirección
Creo que el director de un centro educativo ha de ser, sobre todo, un buen organizador de los
recursos humanos y materiales que hay en su centro y orientar su acción hacia metas de
calidad formativa. Hemos de procurar, asimismo que la institución escolar se sienta cada vez
más cohesionada, con un sentido de trabajo en equipo y de responsabilidad compartidos. Por
ello, el reconocimiento de la autoridad de los maestros y maestras debe ser siempre generoso.

Este reto ha de ser la preocupación constante del equipo directivo. Algunos rasgos adecuados
para el ejercicio de la función directiva serían:

• Promueve el optimismo en la organización.


• Cumplidor estricto de la legalidad vigente.
• Constante disposición al diálogo.
• Optimiza la coordinación docente.
• Fomenta la participación y procura siempre la democracia.
• Cortesía y amabilidad en el trato personal.
• Seguridad en lo que se hace.
• Suscita orden y planificación, trabaja por proyectos.
• Sabe delegar funciones y tareas.
• Su proyecto es coherente con el Proyecto Educativo.

Veamos a continuación los elementos estructurales que configuran el modelo de dirección


regido por la calidad, el aumento del rendimiento académico y la educación en valores que
pretendemos seguir desarrollando:

Tiene unas finalidades o misiones que se deducen de las necesidades del centro y de
su comunidad de influencia. Su labor obedece a planes previos y se recurre con
frecuencia a la evaluación de la actividad realizada, de los procesos de enseñanza y
aprendizaje y del rendimiento académico del alumnado.

Se potencia la participación y la cohesión de todos los sectores de la comunidad


educativa y se faculta al Consejo Escolar y al Claustro -en concordancia con sus
funciones- para promover, dentro de un estricto cumplimiento de las normas

4
democráticas, la mejora de la escuela. Dichos órganos deciden sobre cuestiones
relevantes, sintiéndose cada sector implicado en los acuerdos que se toman.

Atender a todos los miembros de la comunidad significa hacerlos partícipes de las


decisiones adoptadas y propiciar las adecuadas vías de comunicación que promuevan
la implicación de todos en los esfuerzos comunes. La previsión de conflictos y la
respuesta adecuada y ponderada a los mismos en caso de producirse, han de ser
actuaciones responsables propias de una función directiva diligente.

Las relaciones con el entorno y la apertura del centro educativo es un factor de


calidad educativa y de rentabilidad de los recursos que un buen modelo de dirección
no debería en modo alguno desdeñar. El centro docente habría de colaborar con
cuantas instituciones, personas o entidades estén dispuestas a emprender proyectos
compartidos de formación. Constituyéndose por tanto en una comunidad global de
aprendizaje.

Se dinamiza y promueve los cambios en su centro. Se preocupa por la innovación


educativa y por la formación del equipo de profesores. Promueve el trabajo en equipo
eficaz y la toma de decisiones compartida. De cualquier modo, aquellas se toman con
resolución, sin demoras ni inhibiciones, de acuerdo con los criterios generales del
claustro de profesores, el consejo escolar.

Hemos de tener en cuenta que la optimización de los recursos evitando la


burocratización es una de las funciones básicas que se ha de desarrollar. Por tanto y
esa línea, se considera que la organización y la gestión de los recursos humanos ha de
ser un aspecto insoslayable a tener en cuenta: la distribución de los mismos y la
asignación de horarios y grupos ha de regirse por lo regulado al efecto y por los
criterios educativos que se hayan adoptado en el centro. Habrá de buscarse siempre la
calidad de la formación y el beneficio del alumnado, usuario y destino esencial de
nuestra escuela.

4. Objetivos y finalidades
Como finalidad principal de nuestro centro, proponemos que en un clima de trabajo grato,
estimulante y libre de riesgos; mejorar el desarrollo de las capacidades de cada cual para
dar lo mejor de sí mismo y contribuir así con el compromiso personal y la participación
colectiva, al aumento del rendimiento académico y lectoescritor de los alumnos y a una
convivencia en paz, rica y satisfactoria.

Clima social grato y estimulante: cuidar y estimular las relaciones personales y laborales
entre los compañeros, entre alumnos y entre los distintos sectores de la comunidad educativa

Libre de riesgos: plan de autoprotección y prevención de riesgos laborales.

Mejora de las capacidades para dar lo mejor de cada uno: toma de iniciativa y principio
de colaboración mutua por el que todos salen ganando.

Compromiso y participación: pensamiento positivo y constructivo en torno a una misión y a


unos objetivos de compromiso personal que se desarrollan mediante la participación.

5
Aumento del rendimiento académico y mejora de las lenguas: fin último de la escuela,
enriquecimiento lingüístico: leer y escribir mejor al final de cada ciclo con objetivos, criterios
y capacidades extraídos del Proyecto Curricular de Etapa y Ciclo.

Conviene tener claros cuáles son los objetivos, hacia los que tenemos que orientar nuestros
empeños como educadores. De todos modos una auténtica ejemplaridad en la acción diaria
conduce a conseguir muchas de las metas legalmente establecidas: si la tolerancia y el respeto
por los que opinan distinto se convierte en una práctica habitual en el centro educativo, dicha
meta se irá asumiendo como conducta habitual en nuestro alumnado.

El cumplimiento de la legislación –el primer nivel de concreción del proyecto curricular- hace
que tengamos ya una buena base sobre la que reconstruir el Proyecto de Centro. Habrá que
adaptarse pues a las necesidades del entorno, de los alumnos y de sus familias y acercarse a
las Finalidades Educativas de la escuela. Es hacia ellas hacia donde tendrá que aproximarse la
dirección del centro educativo. Anteriormente esbozamos el modelo de dirección que nos
parece idóneo, deducir de él los objetivos de un buen proyecto de dirección es tarea fácil. Sin
embargo, insistimos en que la adaptación a las necesidades y carencias de nuestro ámbito
social indicará claramente lo que se debe hacer y dictaminará con claridad los procesos de
mejora a seguir.

Este proyecto pretende cumplir con las Finalidades Educativas de nuestro centro adoptadas en
1.999. Algunas de ella son:

1. Fomentar una educación no discriminatoria, respetando la diversidad lingüística, de


raza, religión y de cultura; promoviendo actitudes tendentes a una convivencia en paz.

2. Educar para vivir en democracia sabiendo respetar opiniones discrepantes, asumiendo


la responsabilidad de sus propios actos e implicándose activamente en las actividades
del grupo.

3. Alentar el desarrollo armónico de todas las potencialidades del ser en su entorno, la


preparación para la vida, así como la integración de alumnos con discapacidad
fomentando para ello la coordinación del profesorado y la familia.

4. Desarrollar un espíritu crítico, procurando la tolerancia en la exposición de ideas.

5. Favorecer la convivencia escolar, los hábitos y conocimientos para el trato recíproco


con los que lo rodean. Fomentar la solidaridad y compartir el trabajo y preocupaciones
con los demás; así como propiciar la tolerancia, la comprensión y las actitudes de
respeto y ayuda mutua.

6. Facilitar mecanismos que garanticen la igualdad de oportunidades y la no


discriminación en actividades del centro por razones de tipo económico, cultural,
social, de sexo o minusvalía física o psíquica de cualquier género.

7. Potenciar actividades que impliquen la participación conjunta y global de toda la


comunidad educativa y favorecer la participación activa del profesorado, alumnado,
padres y personal no docente en el funcionamiento y organización de las actividades
del colegio, consecuentemente con las responsabilidades que competen a cada sector.

6
Otros objetivos de nuestro proyecto son:

8. Regirse en nuestra actuación por principios de pensamiento positivo, que basándose en


la realidad de nuestro centro, nos ayude a mejorarla.

9. Considerar siempre al maestro y la maestra como el verdadero artífice del cambio


docente y de la formación integral de las personas. Para ello, impulsar en todo
momento su autoridad profesional y social, su autonomía y su responsabilidad y
compromiso.

10. Conocer y usar adecuadamente la lengua castellana en sus manifestaciones oral y


escrita, atendiendo a finalidades y situaciones comunicativas y a las peculiaridades del
habla andaluza y desarrollando hábitos de lectura.

11. Propiciar hábitos de trabajo y responsabilidad en el estudio, y actitudes de curiosidad e


interés por el aprendizaje, partiendo de las necesidades e intereses del alumno y
promoviendo su autonomía e iniciativa propias, animándolos a descubrir la
satisfacción por la tarea bien hecha.

12. Adquirir la competencia comunicativa necesaria para desenvolverse en situaciones


cotidianas en lenguas extranjeras.

13. Iniciarse en la utilización de las tecnologías de la información y de las


comunicaciones, adquiriendo conocimientos y habilidades básicas y valorando la
aportación que las Tecnologías de la Información y la Comunicación hacen a la
sociedad actual.

5. Estrategias de intervención: planes, proyectos y programas.

5.1. Actualización y mejora del Proyecto de Centro


El Proyecto de Centro constituye, como ya se ha dicho, el documento básico de planificación
a largo plazo. Consideramos que su mejora y actualización han de ser continuos, aunque su
revisión habría de hacerse como consecuencia natural de los cambios docentes y normativos
de los últimos años. En cualquier caso, los proyectos emprendidos y los que se inicien en el
futuro tienen fácil asimilación con lo planificado en el centro hasta la fecha.

Se procurará que las revisiones que se lleven a efecto alejen los planes de prácticas
burocratizadas y los acerquen a las mejores prácticas docentes que sean posibles. Cualquier
actualización se ha de apoyar en acometer procesos de enriquecimiento lingüístico y de
educación en valores que, dentro de un clima de convivencia adecuado, lleven a nuestro
alumnado a contar con instrumentos para una genuina promoción social.

5.2. Mejora de la convivencia y educación en valores


El desarrollo de las Finalidades Educativas del centro y los valores de convivencia, respecto y
tolerancia que propugnan están plenamente vigentes en la escuela de nuestros días. A fin de
discernir dilemas morales y resolver los conflictos que una rica convivencia genera, se podrá
acudir a los fines que nuestra escuela persigue y su desarrollo en el proyecto curricular del
centro y en las normas de convivencia que fijan nuestra actuación.

Programas de educación en valores como la pertenencia de nuestro centro a la Red Andaluza


de Ecoescuelas nos pueden mantener en la senda adecuada. De cualquier modo, de nuevo la

7
acción tutorial y el diálogo continuos servirán para prevenir los conflictos de convivencia de
nuestras aulas. Sin embargo, estamos absolutamente convencidos de que una nula tolerancia
con agresiones, coacciones o amenazas es imprescindible. La escuela de nuestros días tiene
que regularse por firmes principios disciplinarios que lleven a nuestro alumnado a conducirse
con libertad responsable. “Ser libre es ser responsable” decía María Zambrano y no nos cabe
la menor duda de que sólo mediante el ejercicio perseverante de esta disciplina escolar, la de
la libertad y el respeto por los demás, se conseguirán los hábitos, valores y actitudes
necesarios para una convivencia rica y responsable.

Las consecuencias fruto de conductas contrarias a las normas de convivencia han de ser
inmediatas. El premio que refuerce las conductas apropiadas habrá de ser, por tanto y de
acuerdo con lo anterior, generoso. No deberíamos pasar ningún día sin que nuestros alumnos y
alumnas construyeran su propia ética personal basándose en palabras de reprobación o aliento.
Sencillamente, estamos convencidos de que posturas laxas, de dejar hacer, no convienen en
modo alguno a nuestra escuela ni a nuestra sociedad. Si fomentamos la libertad hemos de
exigir modos de actuar responsables que nos hagan seguir impulsándola con confianza y
denuedo.

5.3. Atención a la diversidad, calidad y mejora del rendimiento


La diversidad de los grupos de alumnado nos obliga a un planteamiento metodológico distinto
al habitual. Habríamos de tener en consideración las características personales de cada uno de
los alumnos y alumnas y mediante un Plan de Acción Tutorial, atender por igual a los
escolares y sus familias. Los contactos con ellas y la entrega directa de la información
académica congrega a los principales actores de la formación de los niños, padres y
profesores, en un momento único para hacer balance de lo conseguido y proponerse nuevas
metas. El profesorado adquiere así la condición de autoridad y guía social. Sin eliminamos
este contacto disciplinado, de algún modo persuasivo, seguramente no contaremos con
momentos mejores para reconducir al alumnado con dificultades. No en vano, somos unos
firmes defensores de que el profesorado mantenga o adopte este hábito de clara dignidad y
prestigio social, imprescindible en aquellas familias que más necesitan de su ayuda.

Las compañeras de Educación Infantil frecuentan, a lo largo del curso, reuniones con las
familias, manteniendo con ellas innumerables tratos no formales. Sin la pretensión de hacer
del alumnado de primaria un infante perpetuo; creemos que la guía del magisterio y su papel
modelador ha de seguir y reforzarse en determinadas etapas de primaria y secundaria. La
tendencia a considerar que el alumnado realizará sus tareas y sus actos regido por el libre
albedrío nos parece desacertada. La presencia de los adultos en sus vidas ha de ser siempre
incisiva y relevante a fin de ir corrigiendo vicios y adoptando virtudes que hagan de él una
mejor persona. Para la construcción de un pensamiento ético vigoroso se hace imprescindible
el aprendizaje del mismo mediante la ayuda del adulto.

Coincidiendo con el modo en que atendemos a la diversidad del alumnado en las aulas se
plantea frecuentemente la necesidad de ajustar el currículo a aquellos alumnos que bien por su
dificultades de aprendizaje, por sus necesidades educativas especiales o por su alta capacidad
o talento así lo demandan. Pues bien, junto a una acción tutorial eficiente, las adaptaciones
curriculares oportunas, el uso de las nuevas tecnologías en el aula y de las múltiples
inteligencias que el ser humando posee; podremos atender a cada cual según su capacidad y
necesidades. Nuestro centro no deberá quedarse descolgado de ritmo de los tiempos y ha de
tener, por tanto, un grupo de ordenadores en el aula que sirva como instrumento para el
aprendizaje diversificado y de acceso a la fuente de recursos que Internet ofrece.

8
Las actividades complementarias y extraescolares, de las que hablaremos posteriormente, son
lo que su término indica: un complemento a la actividad docente. Sin embargo, creemos que
sirven de estímulo a aquellos niños y niñas que no destacan especialmente con el aprendizaje
tradicional y los mueven, mediante proyectos variados, con una fuerte carga emocional, a
implicarse a fondo en nuevos retos y tareas.

Consideramos que los ejercicios y las pruebas de diagnóstico de la realidad social, cultural y
del rendimiento académico del alumnado se han utilizado mínimamente en nuestro centro;
aparte, claro está, de las pruebas de evaluación tradicionales, no estandarizadas. Desde esta
dirección nos proponemos tener una imagen más ajustada de dichos procesos y de los
resultados de enseñanza y aprendizaje. Junto con el estudio de los resultados de evaluación
habituales; realizaremos evaluaciones generales de diagnóstico de las competencias básicas
alcanzadas por sus alumnos. Esta evaluación tendrá carácter formativo y nos orientará sobre
las iniciativas y mejoras a llevar a cabo. El Claustro, en ejercicio de sus competencias,
analizará y valorará el funcionamiento general del centro, la evolución del rendimiento escolar
y los resultados de aquellas evaluaciones internas y externas en las que se participe.

Las bibliotecas del centro han de estar bien dotadas y gestionadas combinando un uso
responsable de los recursos con el fomento del hábito lector, que es su fin natural. Por tanto,
desde esta dirección tenemos el propósito de dedicar tiempo y esfuerzo a cualquier actividad
que suponga la mejora de servicio de biblioteca, de su uso y del préstamo. Para ello, creemos
necesario disponer de horas de reducción lectiva para destinarlas a la Biblioteca del centro. Y
así aquel profesorado que goce de las mismas pueda sustituir parcialmente su jornada no
lectiva por actividades de esta naturaleza o bien, cederlas al responsable o los responsables de
biblioteca. Estaremos abiertos a cualquier propuesta que provenga del equipo de profesores y
profesoras.

5.4. Estrategias de información y comunicación


No nos parecería correcto, ni eficiente la pérdida de tiempo en las reuniones de órganos
colegiados y de coordinación. Para evitarlo, las reuniones han de prepararse siempre con un
orden del día que desarrolle el Plan de Trabajo de cada órgano; se debe tomar buena nota de
los acuerdos adoptados y tratar de llevarlos a efecto. Y el tiempo habrá de dosificarse con
esmero y resolución a fin de que sin hurtar los debates, se centren las propuestas y se llegue
con rapidez a los acuerdos. Las revisiones periódicas de dichos acuerdos y los objetivos
contenidos en los distintos planes y proyectos serán consideradas como sesiones de evaluación
de aquellos.

Asimismo, las relaciones con las familias han de seguirse manteniendo como hasta ahora. Ya
hablamos de ellas en otro apartado anterior. De igual modo, se podrían ensayar nuevas
dinámicas de información y comunicación entre los distintos sectores de la comunidad
educativa. Fruto de contactos informales se resuelven no pocos malentendidos y se liman las
asperezas de posibles conflictos. Unas relaciones afectivas basadas en la mutua confianza
promueven climas sociales estimulantes, recortan distancias entre personas e instituciones,
reducen los conflictos o, al menos, los reconducen por vías de solución plausibles. Son en sí
mismas portadoras de un potencial emocional de cambio positivo que no estamos dispuestos a
perder.

Creemos que en dicha línea y a fin de cumplir los horarios de atención al público, hemos de
adoptar sistemas horarios mediante los cuales sea posible una atención eficaz y abierta a los
usuarios y familias, con la necesaria dedicación a otras tareas por parte del Personal de
Administración y Servicios, Conserje y Monitor Escolar.

9
Andar por el centro y conseguir que los espacios, los pasillos y los tiempos se utilicen con
civismo y sosiego, sin ruidos, ni gritos; siembra la semilla de una mejor convivencia en
nuestros escolares. Debido a la importancia que otorgamos a los lugares e instalaciones
públicos, consideramos una necesidad elemental su cuidado, su riguroso mantenimiento y su
uso adecuado. De ahí, a que las relaciones sociales se intensifiquen en unas instituciones, de
las que todos habríamos de sentirnos orgullosos, hay sólo un paso. Así pues, la convivencia y
la práctica que de la misma se realiza en la escuela conforman unos hábitos y unas actitudes
cívicas modélicas. Las normas básicas de cortesía, amabilidad y respeto son también
elementos indispensables de la convivencia humana que habrán de ser fortalecidos con
tenacidad y rigor. Para ello, la comisión de convivencia en el seno del Consejo Escolar puede
trabajar en la elaboración de programas y líneas maestras de actuación.

5.5. Formación del profesorado


Creemos que la formación permanente del profesorado puede contribuir a cambiar actitudes y
por tanto, a mejorar la labor docente en el aula. Con el objetivo puesto en el aumento del
rendimiento académico, reelaboraremos el Plan de Formación de nuestro Proyecto Curricular
de Centro para centrarnos en aquellas necesidades de formación que nos sean más inmediatas
y útiles. Quizá sea necesario reformular el sistema mediante el que compartimos la
información unos con otros en nuestro mismo centro y las modalidades en que el profesorado
ha de actualizarse, desligándolas de la formación fuera del área de trabajo, como norma
habitual.

La formación en centros mediante la mejora continua apoyada en cursos o módulos de


actualización específica en determinadas temáticas será la que propongamos. También
queremos que los órganos de coordinación docente donde se reúne con frecuencia el
profesorado se constituyan en verdaderos núcleos de formación continua. Para ello, las tareas
de coordinación docente habrían de ser intensivas, eficaces y motivadoras.

Las temáticas concretas serían básicamente las propuestas en este proyecto: educación
bilingüe, mejora de la lectoescritura y del rendimiento académico en general, atención a al
diversidad, educación en valores y nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

5.6. Coordinación de las actividades del centro


La coordinación de todas las actividades docentes del colegio y la comunicación e
información de las mismas ha de conducirse por unos cauces extremadamente fluidos. La
misión, por tanto, de los coordinadores o coordinadoras docentes de cualquier tipo habrá de
estar en consonancia con el proyecto educativo que se persigue y dedicar su esfuerzo y carga
horaria al aumento de la calidad educativa de los alumnos y alumnas. También a la
preparación de cualquier actividad docente, complementaria o extraescolar que se haya
incluido en el calendario. Hemos de procurar no sobrecargarlo con un excesivo número de
eventos y sí organizarlos minuciosamente.

La Jefatura de Estudios será la responsable de optimizar la distribución de las horas de


coordinación docente vertiéndolas en tareas útiles para el centro. Alguien dijo que todo se
puede resolver con un buen horario. Pues bien, llega el momento de aplicar toda nuestra
imaginación para dotar de nuevos recursos humanos y apoyos al centro y para orientar y
cohesionar la labor de aquellos que ya están en el mismo.

5.7. Actividades complementarias y extraescolares


La actividad y competición deportiva o los monografías del Día de Andalucía, ayudan a
aquellos niños que demandan más y distinto. Las celebraciones, viajes o asistencia a teatros

10
contribuyen a compartir valores firmes y a conseguir nuevos aprendizajes por otros caminos.
No obstante, hemos de procurar siempre dotar de contenido educativo cualquier actividad de
este tipo, programarla adecuadamente en un calendario previsor y realizar las prácticas
oportunas antes y después de la misma.

Ni que decir tiene, que la ejemplaridad de comportamiento en estas actividades y la corrección


en la conducta, acorde con las normas de convivencia, son absolutamente necesarios y
exigibles durante el desarrollo de las mismas.

La seguridad en los desplazamientos en el centro y del centro a otras instalaciones ha de


regirse por las instrucciones y reglamentos en vigor. Consideramos imprescindible evitar
riesgos de accidente mediante la adopción de medidas previsoras por el profesor o profesora
responsable del grupo en ese momento.

5.8. Compromisos con la comunidad y Plan de Apertura


Comprometernos con la comunidad y abrir las puertas del centro a la misma, es algo
demostrado con nuestro Plan de Apertura y apoyo a las familias. Ello no quiere decir que las
instalaciones se abran a cualquier precio, sin la debida atención y vigilancia y que no seamos
absolutamente críticos con la burocratización a que se ha llegado gestionando estos servicios.

Nuestra intención es recortar prácticas ridículas y establecer claros protocolos de actuación


que procure una buena gestión de los recursos. También no promover actividades
extralectivas si no gozamos de la adecuada vigilancia.

Con todo, se ha de procurar que la calidad de los servios complementarios vaya en aumento y
que nuevas actuaciones promuevan la participación y cohesión social de los distintos sectores
de nuestra comunidad: asociacionismo, uso compartido de las instalaciones para fines y
programas acordes con nuestro proyecto educativo.

5.9. Recursos humanos y materiales


El problema de la carencia de recursos es y parece que será común en el día a día de los
centros docentes públicos. Ante ello y frente a la escasez apareció la economía como
disciplina para distinguir lo esencial de lo accesorio y distribuir convenientemente las
dotaciones. Nos preguntamos si se puede conseguir la misma calidad educativa con lo exiguo
de recursos económicos, instalaciones, personal y equipamientos. Nuestra respuesta no puede
ser afirmativa, aunque no siempre la abundancia de determinado equipamiento conduce a
cambios derivados de él. Creemos que la calidad docente se vería mermada sin los recursos
necesarios, pero también sin los proyectos que los hagan útiles en la práctica del aula.

La posibilidad que la norma concede para obtener recursos adicionales extraordinarios por el
centro y su aplicación a sus gastos de funcionamiento ha de ser recorrida con la cautela y
equidad que merece el uso de las instalaciones públicas. El bien común primará en todo caso y
será el Consejo Escolar quien apruebe cualquier actuación en dicho sentido.

Tenemos la certeza de que unas instalaciones dignas, bien cuidadas, mejor mantenidas y
limpias; hacen que todos nos afanemos por conservarlas. Los árboles y las plantas del colegio
también han de ser respetadas. El agua, como bien escaso, utilizarse con mesura. El ahorro de
energía y la optimización de los recursos son prácticas solventes para evitar el derroche.

11
Un centro seguro, bien mantenido y libre de riesgos es un objetivo que las administraciones
competentes han de cumplir. Nuestra intención es velar para que así sea.

6. La evaluación del Proyecto


Este proyecto de dirección se evaluará siguiendo la evaluación del Proyecto de Centro.
Elaboramos unos indicadores de mejora a partir de los objetivos aquí expuestos. Algunos de
los indicadores que muestran el buen camino podrían ser los siguientes:

1. Todos los sectores del centro se rigen por los principios de autonomía y responsabilidad.
2. Se persigue la tarea bien hecha, realizada con esfuerzo y dedicación.
3. El clima social es positivo y la mayoría de los miembros muestran su satisfacción en la
escuela.
4. La mayoría del profesorado también está satisfecho de su trabajo.
5. La autoridad y consideración social de maestros y maestra aumenta.
6. El plan de autoprotección se sigue con rigor, proponiendo las mejoras oportunas.
7. La mayoría del alumnado obtiene buenos resultados académicos.
8. Casi todo el alumnado conoce y usa adecuadamente la lengua castellana: lee y escribe con
fluidez y comprensión.
9. Los alumnos realizan a diario sus tareas escolares.
10. El servicio de préstamo de libros y de bibliotecas funciona adecuadamente.
11. Existen proyectos y prácticas que inculcan el hábito lector.
12. El centro se constituye en centro bilingüe para mejorar las competencias lingüísticas.
13. El centro dispone de recursos informáticos suficientes en las aulas.
14. Se observa un índice de participación alto en los órganos y foros de la escuela.
15. El alumnado colabora y participa en el aula y en distintos ámbitos de su centro.
16. La participación, el diálogo y la toma de palabra se realiza con respeto absoluto a las normas
democráticas y a las opiniones ajenas.
17. Todos los grupos eligen a sus representantes para la asamblea de delegados.
18. Existe una educación en valores continua y sistemática que desarrolla el contenido de las
Finalidades Educativas.
19. Los conflictos de convivencia son pocos y/o se resuelven con facilidad.
20. La tolerancia en nula en conductas discriminatorias, amenazantes o agresivas.

Fdo. Juan Bueno Jiménez

Por último, contra la falta de confianza en los frutos de la labor docente; nos obsequiamos con
una cita de José Antonio Marina:

“A los adultos nos invade muchas veces el desaliento ante el futuro, un cierto
cansancio de lo porvenir. Entonces deberíamos recordar la figura del maestro, que es
el profesional de la esperanza, el incansable, humilde y magnífico cuidador del
futuro. Con la misma tenacidad con que el árbol florece en primavera, él volverá a
enseñar que dos y dos son cuatro. Nos convendría a todos regresar por un momento a
ese ámbito animoso y cordial”.

12