You are on page 1of 30

ATLAS DE DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

EN O.R.L.

Prólogo
E.PERELLÓ SCHERDEL
ATLAS DE DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO
EN O.R.L.

Prólogo
E.PERELLÓ SCHERDEL
Título:
Atlas de Diagnóstico y Tratamiento en Otorrinolaringología

Autores:
E. Perelló Scherdel
Jefe de Servicio O.R.L. Hospital Vall d’Hebron. Barcelona
Profesor Titular de la U.A.B.

J. Lorente Guerrero
Médico Adjunto O.R.L. Hospital Vall d’Hebron. Barcelona
Profesor Titular de la U.A.B.

J. Maeso Riera
Médico O.R.L.
Centro Internacional Medicina Avanzada. Barcelona

F. Casamitjana Claramunt
Médico Adjunto O.R.L. del Hospital Universitari Germans Trías i Pujol. Badalona
Profesor Universitat Ramón Llull. Barcelona

Prólogo:
E. Perelló Scherdel
Jefe de Servicio O.R.L. Hospital Vall d’Hebron. Barcelona
Profesor Titular de la U.A.B.

(O.T.: 5.079)
2006 © Manel Tort - Barcelona
Ninguna parte de esta obra, incluido el diseño de la cubierta, puede reproducirse,
Ediciones Temis almacenarse o transmitirse de ninguna forma, ni por ningún medio, sea éste elec-
(para todos los idiomas) trónico, químico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopia, sin la previa auto-
e-mail: temis@edicionestemis.com rización escrita por parte de la editorial.
PRÓLOGO
Otitis externas
ÍNDICE Impétigo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Pericondritis del pabellón auricular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Otitis externa aguda difusa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Furúnculo del conducto auditivo externo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
Otomicosis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
Herpes zóster ótico (síndrome de Ramsay Hunt) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Otitis externa crónica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Otitis externa maligna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Miringitis bullosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Miringitis granulosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Otitis medias
Otitis media aguda trasudativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
Otitis media aguda exudativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
Otitis media aguda necrosante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
Otitis media supurativa crónica con perforación central . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
Otitis media supurativa crónica con perforación marginal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
Pericondritis del pabellón auricular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
Faringitis
Faringitis aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
Faringitis circunscritas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
Amigdalitis eritematopultácea bacteriana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
Amigdalitis vírica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
Angina ulceromembranosa de Vincent . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
Amigdalitis lingual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
Escarlatina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Mononucleosis infecciosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
OTITIS EXTERNAS
La patología infecciosa del
Pericondritis del vidad antibiótica. En algunos
Impétigo pabellón auricular
oído externo es muy frecuente e casos, pueden formarse abscesos
incluye diversos procesos que Se trata de una infección subpericóndricos que requieren
Consiste en una infección de
afectan a las distintas partes aguda del pericondrio y del car- drenaje, e incluso, si la infección
la piel del oído externo por
que lo constituyen, por lo que tílago subyacente, producida se extiende a través del conduc-
Staphylococcus aureus o Strep-
se puede distinguir: impétigo habitualmente por Pseudomo- to auditivo, puede ser necesario
tococcus pyogenes. Cursa en
del oído externo; pericondritis del nas aeruginosa o Proteus. practicar una intervención qui-
forma de vesículas o pústulas
pabellón auricular; otitis externa Suele acontecer después de rúrgica radical.
que se rompen y secan, dando
aguda difusa; furúnculo del con- lugar a las características costras un traumatismo, una infección
ducto auditivo; otomicosis; her- amarillentas, altamente conta- localizada en el oído externo o Otitis externa
pes zóster ótico; otitis externa giosas. una intervención quirúrgica, y aguda difusa
crónica; otitis externa maligna; Es una infección poco dolo- los síntomas habituales consis-
miringitis bullosa, y miringitis rosa, y sus principales signos ten en dolor, hiperemia e hin- También conocida como
granulosa. son picor y la presencia de cos- chazón del pabellón. oído del nadador, es la otitis
tras. El tratamiento consiste, por Debe instaurarse precoz- externa por excelencia, y la
lo general, en la aplicación tópi- mente un tratamiento antibió- más frecuente de todas ellas.
ca de una crema antibiótica tico intravenoso efectivo contra Consiste en una infección bac-
cuyo contenido básico es el estas bacterias gramnegativas, teriana aguda de la piel del
ácido fusídico o mupirocina. habitualmente con ciprofloxaci- conducto auditivo externo. La
no, acompañado de la aplicación alteración de esta barrera cutá-
tópica de compresas con solu- nea casi siempre esta ocasiona-
ción de Burrow. Es conveniente da por traumatismos locales
realizar un cultivo y un antibio- (manipulación de los oídos) y
grama para determinar la efecti- por un ambiente local húmedo
Otitis externa aguda difusa.

Pericondritis del pabellón auricular. Otitis externa aguda difusa.


Otitis externas

y caluroso. Las bacterias habi- nóstico diferencial con la mas- Furúnculo del amoxicilina y ácido clavulánico),
tualmente implicadas son gram- toiditis aguda. El tratamiento conducto auditivo analgésicos antiinflamatorios, y
negativas, principalmente Pseu- consiste en evitar la entrada de externo mantener seco el conducto.
domonas aeruginosa. agua en el oído, acidificar la piel Se trata de la infección de
La clínica consiste en otalgia del conducto con ácido acético un folículo piloso de la piel de la
intensa, discreta otorrea, y el al 1-2%, instilar gotas antibióti- porción externa del conducto, Otomicosis
signo del trago es positivo. La cas (gentamicina con corticoi- habitualmente por Staphylococ-
maniobra de la otoscopia puede des) o, recientemente, el trata- cus aureus. Es la infección del oído pro-
ser dolorosa, y en ella se obser- miento tópico en monodosis de El síntoma dominante es la ducida por hongos, general-
va una estenosis inflamatoria ciprofloxacino, y administrar otalgia, con el signo del trago mente Candida albicans, Asper-
del conducto que, muchas analgésicos antiinflamatorios también positivo, pero el aspec- gillus níger, A. flavus o A.
veces, impide la visualización por vía oral. En casos muy agu- to otoscópico es muy distinto y fumigatus. Está favorecida por
del tímpano. No existe hipoacu- dos, puede ser necesaria la anti- consiste en una hinchazón erite- la humedad y por el uso de
sia hasta que la inflamación bioticoterapia intravenosa, y si la matosa localizada puntualmente gotas antibióticas, sobre todo
ocluye del todo el conducto patología persiste a pesar del en el tercio externo del conduc- las que contienen neomicina.
auditivo externo, lo que permite tratamiento debe realizarse un to y, en ocasiones, es posible ver La clínica consiste en un pru-
hacer el diagnostico diferencial cultivo y un antibiograma, y la abertura drenando el absceso. rito ótico intenso, con discreto
con la otitis media aguda. descartar la patología del oído Cuando el vértice del furún- dolor y otorrea. En la otoscopia
En los niños y en las formas medio que libera secrecciones al culo es claramente visible, pueden observarse imágenes de
agresivas puede aparecer una conducto a través de una perfo- puede pincharse con una aguja aspecto algodonoso, de papel
tumefacción a nivel del surco ración. hipodérmica para facilitar su mojado, un punteado múltiple
retroauricular, con desplaza- drenaje, pero lo habitual es que negruzco, verdoso o amarillento,
miento del pabellón auditivo el tratamiento consista en anti- y, en casos más avanzados, una
hacia fuera, que obliga al diag- bióticos por vía oral (cloxacilina, otorrea cremosa.
Furúnculo del conducto auditivo externo. Otomicosis.

Otomicosis. Otomicosis.
Otitis externas

La base del tratamiento es


Herpes zóster ótico
de pomada de aciclovir en las cados con mayor frecuencia son
la limpieza del conducto, que
(síndrome de
vesículas, y deben mantenerse Staphylococcus aureus, Strepto-
puede realizarse mediante lava-
Ramsay Hunt)
secas y limpias. Si el diagnostico coccus y Candida albicans, aun-
dos con alcohol boricado, salicí- Se debe a una infección del se establece en los tres prime- que a menudo es una infección
lico o yodo, pero casi siempre ganglio geniculado del nervio ros días de la clínica, puede rea- polimicrobiana.
requiere realizar aspiraciones facial por el virus herpes zóster, lizarse el tratamiento con aciclo- Los síntomas consisten en
periódicas del oído. Con el con- lo que da lugar a una erupción vir por vía intravenosa y, como prurito ótico, con discreta otalgia
ducto limpio, son útiles los pre- vesicular de la piel del oído en los casos más graves, puede y otorrea. El aspecto otoscópico
parados antifúngicos tópicos externo. estar indicado el tratamiento suele consistir en engrosamien-
(nistatina, tolnaftato, miconazol, Los síntomas consisten en con corticoides para facilitar la to de la piel del meato auditivo,
clotrimazol) e insistir en mante- otalgia de intensidad creciente recuperación del nervio facial y secreciones malolientes en el
ner el oído seco hasta su cura- y, tras un período de latencia, la neuralgia postherpética. conducto e hiperemia del
ción. aparecen las vesículas en cual- mismo.
quier zona del oído externo, Otitis externa El tratamiento inicial suele
incluso en el tímpano. En casos crónica consistir en medidas higiénicas,
más graves, puede observarse evitando la humidificación y
parálisis facial, pérdida de audi- Las dermatitis a nivel de la manipulación del oído, asociado
ción, vértigo y extensión de las piel del oído externo provocan con un tratamiento tópico anti-
vesículas a la región oral, facial un estado de maceración o biótico y/o antifúngico. En casos
y cervical, con parálisis de otros humedad que, junto con los refractarios, puede ser necesario
pares craneales. traumatismos repetidos, a veces un cultivo de la zona con anti-
Está indicado el tratamiento ocasionados por el propio picor biograma, o incluso una biopsia
con aciclovir y analgésicos por de la dermatitis, facilitan su para descartar un proceso
vía oral, así como la aplicación infección. Los gérmenes impli- maligno de base.
Otitis externa crónica.

Otitis externa crónica.


Otitis externas

Otitis externa porción ósea con la cartilaginosa Miringitis bullosa la membrana timpánica, que
maligna del mismo. tienen tendencia a abrirse y
Es una forma agresiva y Ante la sospecha clínica, es También conocida como oti- confluir.
grave de las otitis externas, que importante realizar una gamma- tis externa hemorrágica, es una El tratamiento se basa en
se presenta en pacientes diabé- grafia con galio para confirmar infección caracterizada por la analgésicos y en mantener el
ticos e inmunodeprimidos, y la propagación de la infección al presencia de ampollas hemorrá- oído limpio y seco para prevenir
que también está causada por oído medio y al hueso temporal, gicas en la membrana timpánica la sobreinfeccion de las vesícu-
Pseudomonas aeruginosa. así como efectuar una biopsia y en la piel de la porción profun- las, para lo que puede ser útil el
Clínicamente, se inicia como para descartar una neoplasia o da del conducto auditivo. Se tratamiento profiláctico con
una otitis externa aguda difusa, un proceso especifico (como atribuye a virus gripales y Mico- gotas antibióticas.
pero el dolor es persistente y tuberculosis ótica). plasma pneumoniae, aunque la
muy intenso, y la infección pro- Es necesario un tratamiento etiología exacta no ha sido esta- Miringitis
gresa cursando una osteomielitis hospitalario que incluya el des- blecida. granulosa
del hueso temporal, que puede bridamiento otomicroscópico del La presentación clínica suele
extenderse a la base del cráneo oído y antibioticoterapia tópica consistir en una otalgia intensa, Es una inflamación crónica,
y causar parálisis de múltiples monodosis y sistémica efectiva seguida de una supuración con ulceración y granulación de
pares craneales, meningitis, abs- contra Pseudomonas, junto con espontánea serosanguinolenta. la superficie externa de la
ceso cerebral e incluso la muer- analgésicos antiinflamatorios. En En algunos casos, la infección membrana timpánica que,
te. El aspecto otoscópico más caso de falta de respuesta clíni- progresa hacia el oído medio e generalmente, aparece tras una
destacado es, en un contexto de ca, debe realizarse una excisión interno, produciendo otitis otitis externa difusa, por des-
otitis externa, la presencia de un amplia del tejido necrótico, y media serosa, laberintitis o, trucción de la capa epitelial
área de tejido de granulación complementar el tratamiento incluso, encefalitis. En la otosco- externa del tímpano.
infectada en el suelo del conduc- con oxigenoterapia hiperbárica. pia se observan múltiples El síntoma más habitual es
to auditivo, en la unión de la ampollas serosanguinolentas en la otorrea mucopurulenta indo-
lora, y a nivel otoscópico se
advierten áreas de tejido de
granulación en la superficie
timpánica externa.
El tratamiento suele ser
tópico, con antibióticos y corti-
coides para eliminar el tejido
de granulación y permitir la
reepitelización timpánica, pero
si esto fracasa puede ser nece-
saria la extirpación quirúrgica
de las granulaciones.

Otitis externa maligna.

Miringitis bullosa. Miringitis granulosa.


OTITIS MEDIAS
Las inflamaciones del oído tilación del oído medio compor- la membrana timpánica, que
Otitis media aguda
medio se dividen clásicamente ta una presión negativa, con la podría ser causa de un futuro exudativa
en otitis medias agudas, que consiguiente trasudación de un colesteatoma.
pueden ser trasudativas, exuda- fluido acuoso e inicialmente El tratamiento inicial consis- Corresponde a la clásica oti-
tivas o necrosantes, y otitis abacteriano, aunque si el pro- te en el uso de descongestio- tis media aguda, que es una
medias crónicas, entre las cuales blema se mantiene, la secreción nantes nasales tópicos y/o sis- infección con supuración de la
se pueden considerar las que se convierte en más espesa y témicos acompañados por capa mucosa del oído. Los gér-
presentan perforación central o puede sobreinfectarse. mucolíticos y antihistamínicos menes implicados con mayor
perforación marginal. La clínica consiste en una para facilitar la eliminación de frecuencia son Pneumococcus y
pérdida de audición, con sensa- las secreciones. Si en un tiempo Haemophilus influenzae, y este
ción de bloqueo del oído, auto- prudencial esto no se ha conse- último es el más frecuente en
Otitis media aguda los niños. El 50% de estas infec-
fonía, algunos acúfenos y, oca- guido, se debe indicar la realiza-
trasudativa ciones se observa en la pobla-
sionalmente, pinchazos, aunque ción de una miringotomía, aspi-
También se conoce como en los niños puede ser asinto- ración del fluido y, si es ción pediátrica por debajo de
otitis seromucosa o catarro del mático y constituir una causa de necesario, la colocación de un los 12 años de edad. La infec-
oído medio. Se debe a una dis- trastornos en el desarrollo del tubo de drenaje transtimpánico. ción se produce, por norma
función de la trompa de Eusta- habla y en la vida escolar. Los También debe realizarse el tra- general, por vía ascendente a
quio causada por una infección hallazgos otoscópicos son varia- tamiento de la causa, ya sea través de la trompa de Eusta-
o alergia de las vías respiratorias bles, y consisten básicamente alergia, hipertrofia adenoidea o quio, a menudo después de una
superiores, hipertrofia adenoi- en deslustramiento timpánico, un tumor. infección viral de las vías respi-
dea, barotraumatismo ótico o aparición de un nivel hidroáereo ratorias superiores, que lesiona
tumores de la rinofaringe, en retrotimpánico, a veces con bur- los mecanismos de defensa.
cuyo caso la afectación suele ser bujas en su interior y abomba- También puede producirse la
unilateral. El trastorno de la ven- miento, o también retracción de infección a raíz de una perfora-
Otitis media aguda trasudativa. Otitis media aguda trasudativa.

Otitis media aguda trasudativa. Otitis media aguda exudativa.


Otitis medias

ción previa o por vía hematóge- antibióticos efectivos contra los


Otitis media aguda tis media aguda previa o a un
na (escarlatina, sarampión). gérmenes habituales, así como necrosante traumatismo, aunque también
La clínica se inicia con un analgésicos sistémicos, según Corresponde a la otitis puede haber algún factor que
dolor progresivo de oído, hipoa- las necesidades del paciente. Si media aguda que se produce en altere la función tubárica, como
cusia marcada y, en ocasiones, la membrana timpánica está un sujeto con patología de base se ha visto en la otitis media
fiebre y mareos, que en los muy abombada, puede ser útil como diabetes descompensada aguda trasudativa. Después de
niños van acompañados de náu- la realización de una miringoto- o inmunodeficiencia. En este infecciones de las vías aéreas
seas, vómitos, diarrea y dolor mía para drenar el contenido contexto, la infección es alta- superiores o de la entrada de
abdominal. En la imagen otos- purulento, pero si ésta ya se ha mente virulenta, y da lugar a agua a través del conducto
cópica aparece un enrojecimien- perforado, es importante mante- una gran necrosis en el oído auditivo externo, se producen
to progresivo del tímpano, con ner el conducto seco, para lo medio, con mayor riesgo de infecciones que, generalmente,
horizontalización del mango del que puede ser necesaria la ins- complicaciones, de forma pare- son polimicrobianas y, a veces,
martillo hasta que, al formarse tauración de un tratamiento cida a la otitis externa maligna. van acompañadas de hongos.
pus en el oído medio, el tímpa- antibiótico tópico. Los síntomas son pérdida
no se abomba, pudiendo llegar Otitis media auditiva y episodios de otorrea
a perforarse. Cuando esto ocu- supurativa crónica intermitente, pero en ocasiones
rre, el dolor remite y aparece con perforación el paciente está asintomático y
otorrea a través del conducto central la perforación es un hallazgo
auditivo externo, hasta que se casual. Aunque es poco frecuen-
soluciona la infección. Se trata de una inflamación te, a veces se producen algunas
El tratamiento en las fases crónica del oído medio debida a complicaciones, como mastoidi-
iniciales se basa en la adminis- una perforación timpánica per- tis, parálisis facial o meningitis.
tración de descongestionantes sistente en su porción central, Una perforación central es
nasales, tópicos y sistémicos, y que suele ser debida a una oti- aquella que se encuentra en la
Otitis media aguda exudativa. Otitis media aguda exudativa.

Otitis media aguda necrosante. Otitis media supurativa crónica con perforación central.
Otitis medias

pars tensa de la membrana tim- plastia para cerrarla o, en caso consiste en una neoformación El examen otoscópico de
pánica y no alcanza el margen de inflamación persistente de la epitelial que crece progresiva- estas otitis puede variar desde
de ésta, pero su tamaño puede mucosa del oído medio, una mente, erosionando las estruc- pequeñas perforaciones margi-
variar desde un agujero punti- timpanoplastia, limpiando las turas óseas del oído, y que a nales o aticales hasta la pre-
forme hasta una perforación granulaciones de la caja timpá- menudo se sobreinfecta por sencia de grandes masas que-
subtotal, a través de la que pue- nica y del mastoides. Si existe gérmenes gramnegativos (sobre ratinizadas que sobresalen a
den verse directamente algunas algún factor causante del tras- todo, Pseudomonas aeruginosa) través de la perforación, y debe
estructuras del oído medio. Si el torno tubárico, obviamente, o anaerobios. tenerse en cuenta también que
oído esta infectado, se obser- deberá tratarse. La clínica consisten en oto- la presencia de costras y cera
vará la presencia de material rrea fétida e indolora, con hipo- en la porción superior del tím-
mucopurulento, y la mucosa Otitis media acusia por la perforación tim- pano o de un pólipo en el con-
aparecerá roja y edematosa. supurativa crónica pánica y osteitis de la cadena ducto auditivo, provenientes
El tratamiento se basa, ini- con perforación osicular. El crecimiento progre- del oído medio, son signos de
cialmente, en tratar la otorrea y marginal sivo del colesteatoma es res- sospecha de un colesteatoma
mantener el oído seco, con anti- ponsable de sus complicacio- subyacente.
bióticos sistémicos de amplio Las perforaciones margina- nes, que son mucho más El tratamiento de la otitis
espectro y lavados del oído con les son aquellas que afectan al frecuentes que en el resto de media colesteatomatosa debe
alcohol boricado, o aplicación de margen timpánico (annulus) en las otitis y pueden afectar a iniciarse con el tratamiento de
tratamiento antibiótico tópico. Si la pars tensa o en cualquier por- nivel intratemporal o intracra- la otorrea, pero corresponde al
la supuración no cede a pesar ción de la pars flácida. La dife- neal. Las complicaciones intra- otólogo la microaspiración del
del tratamiento, debe realizarse rencia respecto de las anteriores craneales incluyen la meningi- oído y el tratamiento quirúrgico,
un cultivo y un antibiograma. se basa en el hecho de que las tis, abscesos cerebrales o que consiste en la realización de
Cuando la perforación persiste, marginales pueden deberse o cerebolosos, encefalitis y trom- una timpanoplastia.
puede realizarse una miringo- ser causa de colesteatoma. Éste boflebitis del seno lateral.
Otitis media supurativa crónica con perforación central. Otitis media supurativa crónica con perforación central.

Otitis media supurativa crónica con perforación marginal. Otitis media supurativa crónica con perforación marginal.
Otitis medias

Pericondritis del puede ser que el paciente sólo En el caso de que la mastoi- Parálisis facial
pabellón auricular refiera cansancio y discretas ditis drene hacia los espacios La parálisis del nervio facial
molestias óticas, aunque lo cervicales, pueden producirse como complicación de una otitis
Mastoiditis habitual es que curse con fiebre, dos tipo de abscesos: los cervica- puede ser debida a un herpes
Es una infección aguda de dolor intenso, sensibilidad local les profundos o intradigástricos zóster ótico, una otitis externa
las paredes óseas de las celdas y despegamiento lateral del (mastoiditis de Mouret) y los cer- maligna o una otitis media
mastoideas que puede producir- pabellón auricular. La imagen vicales superficiales o extradigás- aguda o crónica.
se como complicación de las oti- otoscópica puede oscilar desde tricos (mastoiditis de Bezold). En La clínica consiste en una
tis medias agudas o crónicas. una opacificación inespecífica estos casos, además del drenaje parálisis facial periférica homo-
Puede ser debida a un trata- del tímpano hasta un intenso de la mastoides, debe realizarse lateral a la otitis a la que se
miento antibiótico inapropiado o eritema del mismo, con edema desbridamiento cervical, junto asocia. El tratamiento es el pro-
incompleto de la otitis y, a su de la porción posterosuperior con la antibioticoterapía. pio de la otitis, aunque puede
vez, puede ser causa de compli- del conducto. ser indicación para añadir corti-
caciones intracraneales más gra- Inicialmente, el tratamiento Laberintitis coterapia.
ves, como un absceso cerebral o consiste en la administración Consiste en la inflamación
una meningitis. Es más frecuen- enérgica de antibióticos por vía del oído interno, habitualmente Petrositis
te en los niños, dado que la parenteral, pero si en 24 horas a través del canal semicircular Es un proceso inflamatorio
comunicación de la caja timpá- no se observa mejoría, es acon- erosionado por el colesteatoma. muy poco frecuente de la por-
nica con la mastoides es más sejable practicar una miringoto- La clínica consiste en hipo- ción petrosa del hueso tempo-
amplia y corta. Los gérmenes mía para drenaje, y cultivo de la acusia, síndrome vertiginoso y ral, que se presenta como una
responsables son los mismos secreción purulenta. En algunos acúfenos, y debe instaurarse mastoiditis, pero que al afectar
que los de la otitis media causal. casos, es necesaria una cirugía siempre antibioticoterapia de a todo el peñasco implica a los
Cuando se trata de una más radical para drenar un abs- amplio espectro, sedantes y pares craneales V y VI. La clíni-
mastoiditis larvada por un trata- ceso subperióstico y limpiar bien vestibulares, y tratamiento qui- ca característica constituye el
miento antibiótico inadecuado, el oído medio. rúrgico. síndrome de Gradenigo, que
consiste en otorrea, diplopia y durales, subdurales o intrapa-
dolor retroorbitario. renquimatosos, cerebrales o
El tratamiento siempre es cerebelosos. Evidentemente,
antibiótico y quirúrgico. el tratamiento inicial ha de ser
el de la complicación, asociado
Complicaciones o no asociado con una mirin-
intracraneales gotomía en caso de una otitis
Su causa más habitual son media aguda. Posteriormente,
las otitis medias crónicas coles- se realiza el tratamiento qui-
teatomatosas, que constituyen rúrgico correspondiente del
más del 90% de casos, mien- oído medio.
tras que el resto se deben a
otitis medias crónicas agudiza-
das y, más raramente, a otitis Mastoiditis.
medias agudas.
Debe sospecharse en el
contexto de una otitis cuando
existe un cuadro febril elevado
o un mal estado general no
justificado, cefalea intensa, o
bien cuando cesa la otorrea a
pesar de persistir signos de
infección aguda.
Estas complicaciones pue-
den consistir en meningitis y
encefalitis, tromboflebitis del
seno lateral y abscesos extra-

Complicaciones intracraneales. Complicaciones intracraneales.


FARINGITIS

Faringitis aguda muestra una orofaringe edema- Amigdalitis aguda acantonado en las criptas
tosa, roja, granulosa y con Consiste en la infección de amigdalinas. Son factores pre-
secreción en la pared posterior. la amígdala palatina. Es muy disponentes la humedad, el
Se trata de la inflamación El tratamiento es sintomático, frecuente en el niño, aunque frío, el estrés y el catarro
de la mucosa que reviste la con analgésicos y antiinflamato- deben conocerse, sobre todo, común.
faringe. Suele formar parte de rios, lavados con suero fisiológi- los dos tipos fundamentales de
un cuadro de catarro de las vías co por la fosa nasal y buena esta infección, es decir, la amig- Sintomatología. Toda
aerodigestivas superiores. Está hidratación; los antibióticos sólo dalitis eritematopultácea bacte- amigdalitis aguda se manifiesta
producida por virus: rinovirus deben utilizarse en la población riana y la amigdalitis vírica. por síntomas locales y genera-
(35%), respiratorio sincitial de riesgo o ante una sobreinfec- les. En los niños y en las formas
(15%), coronavirus (10%) y ción bacteriana. graves predominan los sínto-
otros (influenza, parainfluenza, Amigdalitis mas generales, para dominar
adenovirus, coxsackie, etc.). eritematopultácea después los locales.
Entre los factores favorecedores
Faringitis bacteriana El inicio suele ser brusco,
se halla el frío, la humedad, la circunscritas con odinofagia, disfagia, otalgia
polución, el ambiente seco y el Suele estar producida por refleja y fiebre (de 38 a 40 °C),
estrés. Son procesos muy frecuen- el estreptococo betahemolítico con mal estado general. La fie-
Clínicamente, cursa con odi- tes, sobre todo en la infancia. En A (75%), aunque el neumoco- bre siempre es más alta en los
nofagia, quemazón y picor de el niño es común la participa- co, estafilococos, Haemophilus niños que en los adultos. Si hay
garganta, que produce tos o ción de todo el anillo linfático influenzae y otros microorga- hipertrofia amigdalar, cursa
carraspeo, sensación de cuerpo de Waldeyer, mientras que en el nismos también pueden ser la también con voz de ocupación.
extraño, cefalea, presión orbita- adulto suele ser un proceso causa. Aparece por la llegada En los niños es frecuente la
ria y febrícula. No es raro que limitado a las amígdalas palati- de un germen exógeno (gotitas participación de la amígdala
coexista con rinitis y catarro nas o a la lingual. de Pflügge) o por exaltación de faríngea, con obstrucción nasal,
laringotraqueal. La exploración la virulencia de un germen rinorrea purulenta y posterior
Faringitis aguda. Faringitis aguda.

Amigdalitis eritematopultácea bacteriana. Amigdalitis eritematopultácea bacteriana.


Faringitis

participación del ostium tubárico dos. Analgésicos y corticoides antibióticos sólo en los cuadros fondo necrótico, si se elimina la
con otitis media. orales cada 4 o 6 horas, según graves y en pacientes ancianos, membrana.
En la exploración, las amíg- los síntomas. Son frecuentes las debilitados, etc. El tratamiento se realiza con
dalas aparecen aumentadas de recidivas; si cumplen los crite- antibióticos (amoxicilina-ácido
tamaño, enrojecidas y cubier- rios de amigdalectomía, se Angina clavulánico); los alérgicos a la
tas por unas placas pultáceas. indica la misma. ulceromembranosa penicilina, con clindamicina;
Existen adenopatías dolorosas de Vincent gargarismos con antisépticos
debajo del ángulo de la mandí- orales, y analgésicos y corticoi-
bula. La analítica muestra leu-
Amigdalitis vírica Suele observarse en pacien- des orales cada 4 o 6 horas.
cocitosis. Cuando la sintomato- tes con boca séptica. El germen
logía persiste más de una Cuadro en el contexto de un responsable es una asociación
semana, hay descartar una proceso catarral. Los adenovirus del bacilo fusiforme de Vincent Amigdalitis lingual
mononucleosis infecciosa con son los agentes más frecuentes. (Borrelia vincentii) con espiro-
reacción de Paul Bunnel y sero- Cursa con un cuadro de inicio quetas de la boca (Spirochaeta Proceso poco frecuente,
logía de Epstein-Barr. brusco, con odinofagia, disfagia denticolata). Clínicamente, cursa esta inflamación o infección de
y fiebre, con mal estado gene- con una estomatitis intensa y las amígdalas linguales suele
Tratamiento. El antibió- ral. En la exploración, se apre- una amigdalitis unilateral, con observarse en pacientes amig-
tico de elección es la combina- cian unas amígdalas muy enro- adenopatía, trismos con odino- dalectomizados, pues al faltar
ción de amoxicilina-ácido cla- jecidas y algo aumentadas de fagia y disfagia, halitosis, sialo- las amígdalas palatinas, las
vulánico; también puede tamaño. No existen adenopatí- rrea, astenia y temperatura de amígdalas linguales se hipertro-
emplearse penicilina por vía as, y el tratamiento es sintomá- 37,5 °C. En la exploración, se fian y se infectan con los gér-
intramuscular o cefalosporinas tico, con analgésicos y corticoi- aprecia una falsa membrana dif- menes habituales en las amig-
de segunda generación. En des orales, buena hidratación y teroide que tapiza una de las dalitis.
caso de alergia a los betalactá- gargarismos con antisépticos amígdalas y puede invadir sus El pacientes presenta sen-
micos, son útiles los macróli- locales. Deben administrarse pilares, o bien una úlcera de sación de cuerpo extraño, disfa-
Amigdalitis eritematopultácea bacteriana. Amigdalitis vírica.

Angina ulceromembranosa de Vincent. Angina ulceromembranosa de Vincent.


Faringitis

gia, odinofagia y voz de ocupa-


Mononucleosis datos observados en el hemo-
Escarlatina infecciosa
ción, y trismos como respuesta grama, hacen sospechar esta
antiálgica; de forma excepcio- entidad. En el diagnóstico, es de
Es una infección estreptocó- Suele observarse en adoles-
nal, también puede provocar tos gran utilidad la prueba de la
cica que cursa con disfagia y centes o en adultos jóvenes que
y disnea si se produce un com- reacción de Paul-Bunnell.
odinofagia, acompañada de una han sido diagnosticados de
promiso respiratorio por edema El tratamiento consiste en
erupción que aparece normal- amigdalitis catarral y no respon-
en la región supraglótica. reposo en cama y medidas sin-
mente en los dos primeros días den al tratamiento. La infección
El tratamiento se basa en tomáticas. En casos graves,
del dolor faríngeo, comenzando está producida por el virus de
antibióticos, y analgésicos y cor- ingreso hospitalario y adminis-
por el cuello, parte superior del Epstein-Barr.
ticoides orales. tración de antibioticoterapia y
tórax y de la espalda, para luego La clínica cursa con fiebre
corticoterapia parenteral. En
extenderse al resto del cuerpo, alta, intensa sensación de enfer-
ocasiones, pueden existir com-
respetando las palmas de las medad, disfagia y odinofagia. En
plicaciones como miocarditis,
manos y las plantas de los pies. la exploración se aprecia una
parálisis de pares craneales (VII
El eritema difuso palidece a la amigdalitis intensa, con exuda-
y X), cuadros hemorrágicos y, a
compresión, y es más acusado a dos fibrinosos, con adenopatías
veces, disnea.
lo largo de los pliegues cutáne- laterocervicales y hepatoesple-
os; en la exploración también se nomegalia. En la analítica, es
aprecia la lengua con una apa- característica la presencia de
riencia que se denomina afram- leucocitosis a expensas de linfo-
buesada, y al octavo o noveno citos y monocitos; los linfocitos
día aparece una descamación se definen como atípicos. Tam-
dérmica. bién se encuentra una elevación
El tratamiento se realiza con de las transaminasas hepáticas,
antibióticos. lo cual, unido a la clínica y a los
Amigdalitis lingual. Mononucleosis infecciosa.
DEZACOR® (Deflazacort (D.O.E.). NOMBRE DEL MEDICAMENTO: DEZACOR® 6 mg Comprimidos. DEZACOR® 30 mg Comprimidos. DEZACOR® Gotas. COMPOSICION CUANTITATIVA Y CUALITATIVA: DEZACOR® 6 mg
Comprimidos: 6 mg de deflazacort (D.O.E.) por comprimido. DEZACOR® 30 mg Comprimidos: 30 mg de deflazacort (D.O.E.) por comprimido. DEZACOR® Gotas: 22,75 mg/ml de deflazacort (D.O.E.). Una gota de suspensión contiene 1
mg de deflazacort (D.O.E.). Indicaciones terapéuticas: Enfermedades reumáticas y del colágeno: Agudizaciones y/o terapia de mantenimiento de la artritis reumatoide y de la artritis psoriásica cuando se han mostrado ineficaces
los tratamientos conservadores; polimialgia reumática; fiebre reumática aguda; lupus eritematoso sistémico; dermatomiositis grave; periarteritis nudosa; arteritis craneal y granulomatosis de Wegener. Enfermedades dermatológicas: pénfi-
go penfigoide bulloso, dermatitis exfoliativas generalizadas, eritema severo multiforme, eritema nudoso y psoriasis grave. Enfermedades alérgicas: Asma bronquial refractario a la terapia convencional. Enfermedades pulmonares: sar-
coidosis con afección pulmonar, alveolitis alérgica extrínseca (neumoconiosis por polvo orgánico), neumonía intersticial descamativa (fibrosis pulmonar idiopática). Patología ocular: coroiditis, coriorretinitis, iritis e iridociclitis. Enfermedades
hematológicas: trombocitopenia idiopática, anemias hemolíticas y tratamiento paliativo de leucemias y linfomas. Patología gastrointestinal y hepática: colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y hepatitis crónica activa. Enfermedades
renales: síndrome nefrótico. Posología y forma de administración: Dosis inicial en adultos: 6-90 mg/día. Dosis inicial en niños: 0,25-1,5 mg/Kg. Mantener la dosis inicial o modificarla a fin de obtener una respuesta clínica satisfac-
toria. Dosis de mantenimiento: siempre la mínima capaz de controlar la sintomatología. La reducción de la posología debe ser siempre gradual. DEZACOR® Gotas puede ser administrado en lactantes (1 gota contiene 1 mg de deflaza-
cort). No ha sido establecida la eficacia en menores de 2 meses. Contraindicaciones: En tratamientos cuya duración supere la de un tratamiento de sustitución o de emergencia de corto plazo: Ulcera péptica, infecciones bacterianas y
víricas como tuberculosis activa, herpes simplex ocular, herpes zoster (fase virémica), varicela, así como en las infecciones micóticas sistémicas y en el período pre y post-vacunal, hipersensibilidad a cualquiera de sus componentes.
Advertencias y precauciones especiales de empleo: 6 mg de DEZACOR® posee una equivalencia terapéutica aproximada a 5 mg de prednisona. El requerimiento corticosteroideo es variable, la posología debe ser individualizada,
teniendo en cuenta la patología y la respuesta terapéutica del paciente. Extremar precauciones en: Cardiopatías o insuficiencia cardíaca congestiva (excepto si existe carditis reumática activa), hipertensión, enfermedades tromboembólicas,
infecciones, gastritis o esofagitis, diverticulitis, colitis ulcerosa con riesgo de perforación o de infección piógena, anastomosis intestinal reciente, diabetes mellitus, inestabilidad emocional o tendencia psicótica, epilepsia, glaucoma, hipotiroi-
dismo y cirrosis. Las situaciones estresantes pueden requerir un aumento de la dosis. Controlar el balance electrolítico en los tratamientos prolongados o a dosis elevadas. Tras la suspensión del tratamiento, puede persistir durante meses
una insuficiencia suprarrenal secundaria relativa, evitar la retirada brusca de DEZACOR® en tratamientos prolongados. Instituir un adecuado tratamiento hormonal en situaciones de estrés, también puede ser necesario administrar sales y/o
mineralocorticoides. El uso prolongado de glucocorticoides en los niños puede detener su crecimiento y desarrollo. DEZACOR® Comprimidos contiene lactosa. El deflazacort puede establecer un resultado analítico positivo en el control de
dopaje. Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción: Antiinflamatorios no esteroideos, salicilatos, diuréticos depletores de potasio, digitálicos, antidiabéticos, rifampicina, barbitúricos, fenitoína, anticolinesterási-
cos, relajantes musculares, anticoagulantes, estrógenos o anticonceptivos orales, yodo, II31, tiroxina (T4). Disminuye la respuesta inmunológica a vacunas y toxoides, y potencia la replicación de los gérmenes de las vacunas vivas atenua-
das. Embarazo y lactancia: No existe evidencia suficiente acerca de la seguridad en mujeres embarazadas. La administración de corticosteroides en animales preñados puede causar anormalidades en el desarrollo fetal. Antes de iniciar
el tratamiento en embarazadas evaluar la relación beneficio-riesgo. No se aconseja su utilización durante la lactancia materna. Efectos sobre la capacidad de conducir vehículos y utilizar maquinaria: No existen datos disponibles.
Reacciones adversas: Insuficiencia adrenal relativa. Mayor susceptibilidad a las infecciones, dispepsia, úlcera péptica, perforación de úlcera péptica, hemorragia gastrointestinal, pancreatitis aguda (especialmente en niños), retención de
sodio e hipertensión, edema e insuficiencia cardíaca, hipertensión intracraneal, depleción de potasio, miopatía, necrosis ósea aséptica, complicaciones tromboembólicas, osteoporosis, adelgazamiento de la piel, estrías, acné, cefaleas, vér-
tigos, euforia, insomnio, hipomanía, depresión, pseudo-tumor cerebral en niños, aumento de peso con distribución cushingoide y cara de luna llena, amenorrea, diabetes mellitus, supresión del eje hipotálamo-hipófisis-adrenal, disminución
del crecimiento en niños, cataratas subcapsulares posteriores, principalmente en niños, y aumento de la presión intraocular. Sobredosificación: No se han descrito casos de intoxicación con DEZACOR® de cualquier forma, se aconsejan
medidas sintomáticas. La administración por vía oral de dosis elevadas de corticosteroides durante un período prolongado de tiempo puede conducir a la supresión del eje hipotálamo-hipófisis adrenal. Incompatibilidades: No se han
descrito. Instrucciones de uso/manipulación: En la presentación en suspensión, deberá agitarse el frasco antes de su empleo. La suspensión a administrar puede diluirse inmediatamente antes de la toma en agua azucarada o en bebi-
das no carbónicas. Tratamiento de larga duración. Aportación normal. Con receta médica. Presentaciones: DEZACOR® 6 mg, 20 comprimidos: 8,90 (IVA). Envase clínico, 500 comprimidos: 175,51 (IVA). DEZACOR® 30 mg, 10
comprimidos: 19,79 (IVA). Envase clínico, 500 comprimidos: 788,30 (IVA). DEZACOR® gotas, 13 ml: 18,94 (IVA). Titular de la autorización: LABORATORIOS FAES FARMA 48940 Leioa. CONSULTE LA FICHA TECNICA COM-
PLETA ANTES DE PRESCRIBIR ESTE MEDICAMENTO. Texto revisado: 27 de marzo de 2003.
Grande en eficacia y seguridad

PRESENTACIONES

1,5 mg 3 mg 4,5 mg 6 mg

7,5 mg 15 mg 22,5 mg 30 mg

1 mg
Grande en eficacia y seguridad