You are on page 1of 3

ANTIGENO: es una sustancia que desencadena la formación de anticuerpos y puede causar una

respuesta inmunitaria. Los antígenos son usualmente proteínas o polisacáridos. Esto incluye partes
de bacterias (cápsula, pared celular, flagelos, fimbrias, y toxinas), de virus y otros
microorganismos. Los lípidos y ácidos nucleicos son antigénicos únicamente cuando se combinan
con proteínas y polisacáridos. Los antígenos no-microbianos exógenos (ajenos al individuo)
pueden incluir polen, clara de huevo, y proteínas de tejidos y órganos trasplantados, o proteínas en
la superficie de glóbulos rojos transfundidos.

Cada antígeno está definido por su anticuerpo, los cuales interactúan por complementariedad
espacial. La zona donde el antígeno se une al anticuerpo recibe el nombre de epítopo o
determinante antigénico, mientras que el área correspondiente de la molécula del anticuerpo es el
paratopo.

• Tolerógeno - Antígeno que invoca una no-respuesta inmune específica debido a su forma
molecular. Si su forma molecular es cambiada, un tolerógeno puede convertirse en
inmunógeno.
• Alérgeno - Un alérgeno es aquella sustancia que causa una reacción alérgica. La acción
resultante puede producirse luego de la ingestión, inhalación, inyección, o contacto con la
piel.

ANTICUERPO: conocidos como inmunoglobulinas son glucoproteínas del tipo gamma


globulina. Pueden encontrarse de forma soluble en la sangre u otros fluidos corporales de los
vertebrados, actúa como receptor de los linfocitos B y son empleados por el sistema inmunitario
para identificar y neutralizar elementos extraños tales como bacterias, virus o parásitos.

El anticuerpo típico está constituido por unidades estructurales básicas, cada una de ellas con dos
grandes cadenas pesadas y dos cadenas ligeras de menor tamaño, que forman, por ejemplo,
monómeros con una unidad, dímeros con dos unidades o pentámeros con cinco unidades. Los
anticuerpos son sintetizados por un tipo de leucocito denominado linfocito B. Existen distintas
modalidades de anticuerpo, isotipos, basadas en la forma de cadena pesada que posean. Se
conocen cinco clases diferentes de isotipos en mamíferos que desempeñan funciones diferentes,
contribuyendo a dirigir la respuesta inmune adecuada para cada distinto tipo de cuerpo extraño que
encuentran.

AGLUTINOGENO: Sustancia que actúa como antígeno y estimula la producción de aglutinina. Es


una suspensión de células empleada en las pruebas de aglutinación para determinar el factor Rh
de la sangre (cuando hay aglutinación se dice que la transfusión es incompatible, en cambio si no
hay aglutinación, es compatible).

DONADOR:
Donante vivo
en este caso el donante sigue vivo después de la donación, que puede ser de un fluido,
tejido renovable o células (ejemplo, sangre, piel, médula ósea), de un órgano (ejemplo,
riñón) o parte de un órgano que tiene capacidad de regeneración (ejemplo, hígado).
Donante cadavérico
en este caso el donante es un individuo fallecido en muerte encefálica, en el cual los
órganos a trasplantar son mantenidos con vida hasta el trasplante mediante técnicas de
ventilación artificial y drogas específicas para ello, que permiten que el corazón siga
latiendo e irrigando los órganos a ser trasplantados.
Un grupo sanguíneo es una clasificación de la sangre de acuerdo con las características
presentes o no en la superficie de los glóbulos rojos y en el suero de la sangre. Las dos
clasificaciones más importantes para describir grupos sanguíneos en humanos son los antígenos
(el sistema ABO) y el factor RH.

El sistema ABO fue descubierto por Karl Landsteiner en 1901, convirtiéndolo en el primer
grupo sanguíneo conocido; su nombre proviene de los tres tipos de grupos que se identifican: los
de antígeno A, de antígeno B, y "O". Las transfusiones de sangre entre grupos incompatibles
pueden provocar una reacción inmunológica que puede desembocar en hemólisis, anemia, fallo
renal, shock, o muerte.

• Las personas con sangre del tipo A tienen glóbulos rojos que expresan antígenos de tipo A
en su superficie y anticuerpos contra los antígenos B en el suero de su sangre.
• Las personas con sangre del tipo B tiene la combinación contraria, glóbulos rojos con
antígenos de tipo B en su superficie y anticuerpos contra los antígenos A en el suero de su
sangre.
• Los individuos con sangre del tipo O ó 0 (cero) no expresan ninguno de los dos antígenos
(A o B) en la superficie de sus glóbulos rojos pero tienen anticuerpos contra ambos tipos,
mientras que las personas con tipo AB expresan ambos antígenos en su superficie y no
fabrican ninguno de los dos anticuerpos.

A causa de estas combinaciones, el tipo 0 no puede ser transfundido de cualquier persona con
cualquier tipo AB y el tipo AB puede recibir de cualquier tipo ABO.

El factor Rh [factor erre hache] es una proteína integral de la membrana aglutinógena que está
presente en todas las células. Un 85% de la población tiene en esa proteína una estructura
dominante, que corresponde a una determinada secuencia de aminoácidos que en lenguaje común
son denominados habitualmente Rh+.

Tener Rh– [erre hache negativo] significa que se tiene la misma proteína pero con modificaciones
en ciertos aminoácidos que determinan diferencias significativas en la superficie de los glóbulos
rojos, y hacen a los humanos Rh– disponer de anticuerpos (aglutininas) en el plasma que
reaccionan con los glóbulos rojos Rh+ [erre hache positivo].

PRUEBAS CRUZADAS: Las pruebas cruzadas pretransfusionales intentan detectar


reacciones Ag-Ac potenciales antes de que la sangre sea transfundida. Cada unidad de sangre
extraida debe ser examinada y clasificada de forma individual para descartar incompatibilidades
entre el donante y el receptor, a fin de que la transfusión se realice con las máximas garantías.

PRUEBA CRUZADA MAYOR Consiste en enfrentar suero del receptor con hematíes del
donante bajo condiciones óptimas para la actividad de los Ac en el laboratorio. Además se realiza
un escrutinio de anticuerpos irregulares en el receptor. Los hematíes y el suero han de ser
incubados el tiempo suficiente para que puedan reaccionar incluso los Ac muy poco potentes; por
lo que es necesario añadir suero antiglobulina después de la incubación para detectar los Ac que
recubren a los hematíes pero que no llegan a aglutinarlos. La prueba debe comprobarse mediante
controles.

PRUEBA CRUZADA MENOR En ella el suero del donante se enfrenta con hematíes del
paciente. (Se llama menor porque el plasma del donante sufre una dilución rápida al entrar en el
torrente sanguíneo del receptor, lo que hace que los problemas debidos a los Ac transfundidos
sean menores en el peor de los casos).
Prueba de Coombs directa (Coombs Test, Direct)
La prueba consiste en la administración de un "anti-suero" que contiene anticuerpos dirigidos
contra una serie de moléculas presentes en la membrana de los eritrocitos; la unión del anti-suero
con estos eritrocitos ocasiona una reacción inmediata de aglutinación. La prueba de Coombs se
utiliza como método diagnóstico de enfermedades como las anemias hemolíticas, la enfermedad
hemolítica del recién nacido y en las reacciones transfusionales.

Prueba de Coombs indirecta (Coombs Test, Indirect)


A diferencia de la prueba de Coombs directa, la prueba indirecta se basa en la "incubación" del
suero del paciente con una muestra de sangre tipo O, y posteriormente se procede a administrar el
"anti-suero". A diferencia de la prueba directa, en la prueba indirecta se busca la presencia de
"anticuerpos" en el suero del paciente y no "anticuerpos" pegados a la superficie de los glóbulos
rojos. La prueba indirecta se usa para realizar "tipificación" de grupos sanguíneos, pruebas
sanguíneas cruzadas y como método de rastreo para evitar reacciones transfusionales.

El término de reacción transfusional se refiere a la respuesta anormal o a efectos


adversos que un paciente presenta o desarrolla con la administración de los diferentes
componentes sanguíneos. La reacción transfusional se considera inmediata cuando se presenta en
las primeras 24 horas y las tardías cuando se presentan después de este lapso.