You are on page 1of 1

Vlachou Maria and Dimitriadis Dimitrios.

Treatment of the progressive neuromuscular


planovalgus foot deformity with the combined Batchelor–Grice procedure. Journal of
Pediatric Orthopaedics B 2008, Vol 17 No 4

La realización de la artrodesis subtalar para el tratamiento de la deformidad del pie secundaria a un


daño y a parálisis es usado desde 1907. En 1943, leavitt, realiza una artrodesis subastragalina y
dos años después David Grice fue el primero en desarrollar una técnica de fusión extraarticulara
para el tratamiento de deformidad en valgo del pie juvenil. En 1968 Betchelor sugiere modificar la
artrodesis extraarticular. En 1986 Hsu et al, publica la técnica de artrodesis extraarticular subtalar
que es una combinación de la técnica de Batchelor y Grice.

El procedimiento consiste en una incisión lateral curva en la piel, situado sobre el seno del tarso,.
El seno del tarso y la parte superior de la superficie del cuello del astrágalo se preparan. Se realiza
bajo visión directa, en dirección a antero-superior y postero-inferior del cuello del astrágalo y
calcáneo a través del seno del tarso, con la parte posterior en posición de reducción.
Se obtiene injerto de 8 a 7 cm de la unión del medio y tercio proximal del peroné y se corte en
pequeños trozos desiguales. El injerto grande (de 4-5cm) se inserta en el canal antes mencionado
como en la cirugía de Batchelor y el injerto pequeño se coloca en el seno del tarso como en la
técnica de Grice.

El estudio se realizo con doce pacientes (17 pies) con deformidad de pie panovalgo flexible por
enfermedad neuromuscular en los que se realizó artrodesis subastragalina mediante la técnica de
Hong Kong (combinación de la técnica de Batchelor y Grice). La etiología de la deformidad fue la
parálisis cerebral en 9 casos, mielomeningocele en dos casos y síndrome de cordón atado en un
caso. Cinco pacientes tuvieron una fusión bilateral y siete unilateral, la edad media fue 10.1 años
(5-14) y el seguimiento promedio fue de 10 años (5 a 17). Las principales quejas preoperatorias
fueron la deformidad, irritabilidad en pie y molestia en la cabeza del astrágalo.

Después de la operación, todos los pies se fueron inmovilizados con yesos por
6 semanas, seguido del uso de ortesis para diferentes periodos, dependiendo de la situación
ambulatoria de cada individuo. La valoración de los resultados se basó en datos clínicos u
radiológicos pre y postoperatorios. En la clínica fue la aparición de los pies, el pie valgo / varo y los
síntomas locales (en piel señales de presión y el dolor). radiológicamente fue la evidencia de la
fusión del injerto, la medición del ángulo astragalocalcáneo en las radiografías laterales y el
porcentaje de la cabeza del astrágalo no cubierta.

Resultados: No se presentaron infecciones postoperatorias u otras complicaciones de las heridas.


En el último seguimiento, los pacientes reportaron alivio de la malestar preoperatorio, así como, el
aumento de la movilidad. La posición del retropié fue en posición neutra o en valgo <5° y el aspecto
se mejoro notablemente en todos los pies. Todos los injertos se mantuvieron estables. El ángulo
astragalocalcáneo lateral preoperatoria se redujo de 40.7° (30 a 64°) a 32,6° (desde 30 hasta 48°)
después de la operación. La articulación astragalonavicular mantuvo la cobertura normal y
completa de la cabeza del astrágalo (100%).

Dra. Paulina Iñiguez Franco


R1 Rehabilitación