You are on page 1of 12

Fundamentos de Comercio Electrónico

Clase de e-Learning: Material de lectura obligatorio

Tendencias en la formación con medios digitales: el e-Learning


Notas a propósito del II Congreso de Emprendedores en Internet 2001
El e-Learning. El Futuro de la Formación On-Line
IESE, Madrid, 21-23 de Febrero de 2001

María Luisa Santos Pascualena


mlsantos@unav.es
Profesora Asociada de la Facultad de Comunicación - Universidad de Navarra

La formación apoyada en medios digitales está generando profundas transformaciones en el


enfoque, los métodos y los materiales utilizados en los procesos de enseñanza/aprendizaje. Este
artículo describe, basándose en los temas tratados en el Congreso, cuáles son las tendencias
predominantes en la formación basada en tecnologías electrónicas, especialmente las redes
(intranets e Internet).

En la sociedad actual, fuertemente marcada por el constante desarrollo tecnológico, la formación


continua es cada vez más necesaria en el mundo profesional, e imprescindible hoy en día en
muchas empresas.

Los objetivos de esta formación son: a corto plazo, la empleabilidad (que la gente haga bien y
con eficacia aquello que debe hacer en su puesto de trabajo); y a medio o largo plazo, el
desarrollo de habilidades en las personas, para que todo ello repercuta en beneficios para la
empresa.

El uso de las nuevas tecnologías, y en especial de las redes (intranets de las propias empresas e
Internet), está generando un importante cambio en los sistemas de formación, que
progresivamente van integrando el e-learning como complemento de la formación presencial
tradicional, y de la enseñanza a distancia basada en otros soportes o canales (medios impresos,
radio, tv, vídeo, etc.).

La definición del término “e-learning” hace referencia, por una parte, al uso de tecnologías de
Internet (e-), y por otra, a una metodología de transmisión de conocimientos y desarrollo de
habilidades centrada en el sujeto que aprende (learning), y no tanto en el profesor que enseña
(training).

Existe cierta discrepancia sobre si el concepto debe referirse únicamente a sistemas de


aprendizaje a distancia, o si también se puede utilizar para aprendizaje presencial con Internet
como apoyo. Así mismo, en ocasiones se utiliza este término para procesos de aprendizaje con
tecnologías digitales, por ejemplo CD-Rom, aunque no implique el uso de redes.

En el ámbito universitario, el e-learning está asociado al concepto de campus virtual. Un


campus virtual puede ser definido como “una red que utiliza una tecnología digital como medio de
conexión entre todos los miembros y servicios de una comunidad universitaria. En la mayor parte
de los casos, pero no en todos, la principal tecnología utilizada es telemática, es decir, una mezcla
de informática y de telecomunicaciones, y por esta razón se acostumbra a considerar que un
campus virtual es un caso particular de una intranet educativa.” (Francesc Pedró, Universitat
Pompeu Fabra).
Los campus virtuales son los propios de las universidades virtuales, pero también de las
tradicionales universidades a distancia que hoy en día ofrecen sus servicios a través de Internet.
Así mismo, las universidades presenciales también están creando sus propios campus virtuales, lo
que les permite entrar a competir en el mercado de la enseñanza superior a distancia, además de
mejorar el acceso a los servicios ofrecidos a su propia comunidad universitaria.

Entre las numerosas ventajas de aplicar sistemas de formación basados en e-learning cabe
destacar las siguientes:

• reducción llamativa de costes respecto de la formación presencial (40 - 60 %)

• flexibilidad y rapidez en el acceso a los contenidos del curso

• (anyplace, anytime: en cualquier lugar, en cualquier momento)

• actualización inmediata y permanente de los contenidos

• personalización de los cursos: nivel, ritmo de aprendizaje y diseño de planes formativos


específicos para cada persona

• mayor interacción con profesor y compañeros que en la formación a distancia

• trabajo en colaboración entre personas distantes geográficamente

• mayor satisfacción de los estudiantes

• creación de hábitos de uso de nuevas tecnologías, que son aplicables posteriormente en el


trabajo diario.

El e-learning engloba tres áreas fundamentales:

En primer lugar, en el ámbito de los Contenidos, la tendencia es la de desarrollar pequeños


Módulos o Unidades Didácticas reutilizables, que puedan combinarse entre sí en distintos planes
formativos y en diferentes plataformas. Así, cada módulo u “objeto” formativo puede ser utilizado
como fragmento de una lección más amplia en el marco de diversos procesos de e-learning,
contribuyendo esto a amortizar sus costes de producción.

Los tiempos de desarrollo de los contenidos tratan de acortarse lo más posible. La reutilización de
unidades modulares, así como el diseño de contenidos sobre plantillas ayuda a que esto sea
posible.
La utilización de multimedia en los contenidos es deseable, en tanto que parece demostrado que
el aprendizaje se hace más efectivo si se ofrece la información al estudiante en distintos formatos
que se complementen entre sí: texto, imagen (gráfica o fotográfica), animaciones, sonido y vídeo.

Sin embargo, debido a las limitaciones en la velocidad de transmisión de contenidos por la Red,
los formatos que ocupan gran cantidad de información como sonidos, ciertas imágenes y
especialmente el vídeo, deben limitarse a los casos en que su uso esté plenamente justificado, en
el sentido de que aporte algo específico al aprendizaje.

Por esto mismo, muchos proyectos de e-learning optan por desarrollar parte o la totalidad de los
materiales en un soporte off-line como el CD-Rom, que ofrece una mayor velocidad de acceso a
los contenidos.

En el caso de adaptaciones de materiales creados en un país distinto de aquel en el que se van a


utilizar, hay que tener en cuenta no sólo la traducción del idioma, sino también de las costumbres
del país al que va dirigido.

En segundo lugar, y en relación a las Tecnologías de e-learning, los temas sobre los que se
centra el debate actualmente son las plataformas y los estándares.

Se consideran plataformas de e-learning aquellas herramientas que combinan hardware y


software para ofrecer todas las prestaciones necesarias para la formación basada en la Red. Se
conoce como LMS (Learning Management System) el software encargado del control y
administración de los cursos, que puede estar instalado tanto en el ordenador del usuario, como
en un servidor interno de la empresa o en régimen de “alquiler” en un servidor externo
perteneciente a otra empresa (ASP).

Las prestaciones varían entre las distintas plataformas, pero las más frecuentes son:

• administración y gestión de cursos: inscripción, directorio de participantes y


profesores, agenda, consulta de calificaciones, buzón de sugerencias, etc.

• elaboración y distribución de contenidos

• servicio de mensajería - correo electrónico - entre todos los participantes: alumnos,


profesores y administradores

• herramientas para trabajo colaborativo: foros, chats, listas de distribución de


correo, pizarra electrónica, herramientas para “levantar la mano” o votar
virtualmente, audio/videoconferencia, etc.

• acceso a catálogos, directorios y bibliotecas on-line

• servicio de tutorías: sincrónica y asincrónica

• sistemas de control y seguimiento del alumno

• sistemas de evaluación y autoevaluación

• diseño de planes personalizados de formación

Es un hecho que la mayoría de las empresas está apostando por implementar su propia
plataforma, adecuándola a sus necesidades concretas. En ocasiones se basan en plataformas
existentes en el mercado, (Learning Space de IBM, Oracle iLearning, Web CT, Blackboard, etc.),
ampliando sus prestaciones, pero por lo general, se trata de diseños específicos pensados para
un uso concreto.
En relación con los estándares de desarrollo de plataformas y contenidos, hoy por hoy no hay
ninguno definitivamente establecido. Sí existen “especificaciones” de diferentes organizaciones
que están trabajando en definir unos estándares para asegurar la interoperabilidad de los distintos
sistemas, y la reusabilidad de los contenidos en distintas plataformas de e-learning. Estas
especificaciones no dejan de ser recomendaciones, que por el momento la industria trata de
seguir. Entre ellas cabe citar las siguientes:

• AICC (Aviation Industry Computer Based Training Committe)

• LTSC (Learning Technology Standards Committe) del IEEE: Norma ISO

• IMS (Instructional Management System Global Learning Consortium): lenguaje XML

• ADL (Advanced Distributed Learning): modelo SCORM

• Microsoft: LRN

En tercer lugar, el área de Servicios de apoyo a la implantación de un sistema de e-learning se


considera la clave del éxito de este tipo de formación. El seguimiento y soporte ofrecidos al
alumno durante el desarrollo del curso son aspectos fundamentales, y suelen marcar la diferencia
entre unas y otras empresas especializadas en implantar acciones formativas basadas en e-
learning.

Este apoyo incluye un seguimiento del programa de formación, un método de animación y


motivación al estudiante, un sistema de tutorías personalizada y la elaboración de informes
periódicos sobre el rendimiento y los resultados obtenidos.

La importancia de un buen servicio de tutoría del alumno en los cursos de e-learning es esencial.
El tutor, más que un experto en los contenidos del curso, debe ser un experto en pedagogía a
distancia. Su objetivo es mantener alta la motivación de los participantes y lograr que éstos
terminen el curso, y que lo hagan alcanzando el dominio de los conceptos, técnicas o habilidades
objeto del aprendizaje. Por eso, el tutor de este tipo de cursos es llamado “facilitador”, e incluso
“animador”.

La mayoría de la formación de e-learning es asíncrona: esto permite que cada estudiante


dedique el tiempo que tiene disponible, y a su propio ritmo. Pero es bueno intercalar algunas
sesiones síncronas moderadas por un tutor (chats, audio/videoconferencia…) para homogeneizar
el ritmo del curso, y aumentar la motivación al darse un mayor contacto entre los participantes.

Una de las ventajas más destacables del e-learning respecto de la tradicional enseñanza a
distancia es la posibilidad de una mayor interacción entre participantes y profesores. Por ello, los
servicios que acompañan a la implantación de un sistema de este tipo deben contemplar la
promoción al trabajo colaborativo y el apoyo durante el desarrollo de ese tipo de trabajos.

En definitiva, el sector del e-learning es un campo en plena expansión, con aplicaciones tanto en
grandes empresas, como en PYMES y Centros de Formación tradicionales (Universidades, Escuelas
de Negocios, Institutos, etc.). El perfil de los profesionales que demanda este sector emergente
incluye, además de técnicos especializados (ingenieros de telecomunicaciones e informáticos), un
nuevo tipo de expertos en comunicación, educación y nuevas tecnologías.

Pamplona, 8 de Marzo de 2001


e-Learning
Las mejores prácticas y recomendaciones para organizaciones iberoamericanas
Diciembre 2003

El e-Learning Corporativo
Armando Mann
CEO Tecnonexo
http://www.tecnonexo.com

Armando Mann es Fundador del AldeaX Group y CEO de Tecnonexo, empresa de soluciones tecnológicas del mismo grupo.
Ingeniero graduado del Instituto Tecnológico de Buenos Aires, es responsable del desarrollo de la empresa en nuevos
mercados de América Latina, Estados Unidos y Europa.

El e-learning corporativo es el principal motor de desarrollo de la industria de la educación virtual,


por estar dirigido a un sector que cuenta con grandes recursos económicos para invertir en la
capacitación y formación de sus empleados.

Las últimas encuestas difundidas por importantes consultoras internacionales demuestran que, a
nivel global, las empresas se convencen cada vez más de los beneficios que les reporta esta
práctica en materia de productividad, rentabilidad, perfeccionamiento profesional y eficiencia de
sus trabajadores. Contundentes razones, por cierto, que hacen del aprendizaje online corporativo
un próspero mercado.

El factor de decisión preponderante para inclinarse por un proyecto de e-Learning, destinado a los
recursos humanos de una empresa, suele ser -en primera instancia- una reducción de costos y -
en segundo término- una masificación de los contenidos.

De hecho, existen experiencias donde el motivo determinante que llevó a implementar una
solución de esta naturaleza, residió en considerar que la única forma de capacitar a un gran
número de empleados (en tiempos acotados) era mediante el uso del e-learning. Más aún si los
empleados se encuentran dispersos geográficamente.

Cuando se analizan las aplicaciones concretas del e-learning corporativo, hay una
tendencia a pensar que estas iniciativas surgen –primariamente- de una necesidad
expresada por las áreas de recursos humanos de las compañías. Sin embargo, ésta no es la
experiencia que hemos vivido durante los últimos años con nuestros clientes, desde Tecnonexo.

La realidad que podemos testimoniar, es que existen proyectos que surgen de áreas tan variadas
como la Dirección de Operaciones, la Gerencia de Marketing o la Comercial de una empresa,
generados –en muchos casos- frente a la necesidad de ofrecer una capacitación permanente a la
fuerza de venta o post venta -por ejemplo-, e incluso a los clientes de una compañía.

Para entender la importancia que tiene el e-learning en el mundo corporativo, basta


mencionar que Cisco Systems invirtió cerca de 20 millones de dólares en publicidad
televisiva para mostrar como funciona esta modalidad educativa en las empresas.

Destinatarios del e-learning corporativo

Según Chuck Martin, las iniciativas de e-learning corporativo más habituales se pueden
clasificar en tres tipos de comunidades existentes en las empresas: clientes, proveedores y
empleados. Veamos cada una de estas categorizaciones:

• Clientes: soluciones orientadas a capacitar a quienes adquieren bienes o servicios de una empresa.
Habitualmente, se utilizan para acompañar al despliegue de una nueva metodología, herramienta o
sistema, o para mantener actualizado a los clientes sobre las últimas novedades del producto o
servicio que adquirieron de la empresa. Asimismo, puede utilizarse como servicio de valor agregado
de post-venta, brindando a los clientes una alta calidad de servicio para reforzar su fidelidad. También
se utilizan como servicio pago de membresía, en los casos en que la educación es el negocio de la
empresa, aunque a este punto lo analizaremos con más detalle en el capítulo sobre e-learning
académico.

• Proveedores: los analistas corporativos más destacados subrayan la necesidad de integrar a los
proveedores como socios del proceso productivo de una compañía. Una manera de lograrlo es
manteniéndolos actualizados y capacitados con el mismo enfoque que se aplica a los propios
empleados: sobre normas de calidad, nuevos productos para los que van a proveer bienes o servicios,
e incluso metodologías para que los insumos que recibe la empresa, cumplan con los estándares
fijados y hagan a los procesos más eficientes.

• Empleados: la aplicación más importante para una empresa es la utilización del e-learning para
capacitación de sus propios empleados. Los programas pueden ser cursos cortos de normas internas
hasta postgrados diseñados a medida del colectivo objetivo. Para los programas de larga duración se
tiende a asociarse con universidades que adapten los procesos de capacitación a la medida de cada
organización y certifiquen la capacitación. Muchos de estos cursos tiene la modalidad mixta online
presencial (blended) que esta teniendo gran aceptación en proyectos diversos.

Además de identificar a los eventuales beneficiarios de los programas de educación corporativa,


también es menester determinar quienes participarán en la implementación de una solución de e-
learning dentro de la empresa. Dependiendo del origen del proyecto o la especialización del
“Power Sponsor”, los pilares fundamentales de este tipo de estrategias son las áreas de Recursos
Humanos, Sistemas y alta gerencia. Si bien existen proyectos exitosos de e-Learning que fueron
concebidos como islas dentro de una organización, éstos difícilmente logran superar la instancia
piloto (limitada en cuanto a su alcance y potencial).

Para explotar plenamente al e-learning en una empresa, es cada vez más importante integrar el
LMS (Learning Management System) con el sistema de gestión de recursos humanos y el CRM
(Customer Relationship Management) para alinear la capacitación a los objetivos del negocio.

e-Learning: ¿por qué adoptarlo en una compañía?

Una de las preguntas claves a las que se enfrentan los ejecutivos de las empresas cuando deben
evaluar la posibilidad de desarrollar programas de actualización y perfeccionamiento corporativo,
se relaciona con las razones qué podrían impulsarlos a elegir una solución de e-learning. La
respuesta es simple. Una empresa puede ahorrar hasta el 70% de sus costos de capacitación o lo
que es equivalente: triplicar la cantidad de horas dictadas por año y por empleado, con el mismo
presupuesto. Es cierto que compañías como Cisco Systems, Nortel o IBM han invertido
importantes cantidades de recursos en este tipo de iniciativas, pero asi de importantes han sido
también lo ahorros.

En tren de evaluar los motivos que inclinarían a una compañía a aprovechar una solución de esta
naturaleza, veamos algunos de los beneficios y características concretas del e-learning
corporativo:

• Método más práctico y económico de distribución de conocimientos, comparado con las alternativas
tradicionales
• Capacidad de derribar barreras geográficas y temporales permitiendo acceso a la capacitación 24
horas 7 días a la semana desde cualquier PC conectada a Internet o a la Intranet
• Contenidos actualizados fácil y eficientemente
• Plataforma tecnológica que permite aumentar la eficiencia en los procesos
• Generar portabilidad y re-usabilidad mediante la transformación de los contenidos del formato
tradicional al formato digital
• Eficiente y efectiva distribución de la capacitación
• Medición de la asimilación de los contenidos por parte de los usuarios
• Gestión de la certificación de los contenidos junto con las universidades asociadas a la empresa
• Interacción de cada alumno con el instructor y con otros estudiantes (dos fenómenos ausentes en los
sistemas tradicionales de capacitación a distancia)
• Disminución de la tasa de deserción con respecto a métodos tradicionales
• Capacidad de detección de necesidades de capacitación mediante un análisis del skill gap
• Menores costos de administración
• Mayor capacidad de respuesta del instructor a sus alumnos
• Transformación del instructor en un guía o tutor a cargo de cada uno de los cursos, estando cada
estudiante a cargo de su propio desarrollo
• Rol más activo por parte del alumno, con la posibilidad de administrar sus tiempos sin afectar
compromisos laborales
• Seguimiento de la evolución y nivel de participación de los alumnos
• Factor diferenciador para la organización

• Permite la creación de comunidades de conocimiento que puede prolongarse en el tiempo,


eventualmente mediante el cobro de una suscripción. Esto generaría una nueva corriente de ingresos,
maximizando el retorno sobre los activos.

En el transcurso de TechLearn 2002, Elliott Masie, presidente del reconocido Masie Center, señaló
que la educación virtual reduce el costo de los procesos de entrenamiento hasta en un 60%,
disminuyendo los viajes y sus gastos hasta un 80%, restringiendo el error humano hasta un 75%,
provocando fuertes caídas en los gastos de papel, y achicando notablemente los costos de
inscripción y administración.

Nelson Heller, un reconocido editor estadounidense de publicaciones como "The Educational


Technology and Telecommunications Markets" y "EdNET Industry Awards Program", no tuvo
dudas al señalar las principales ventajas que llevan a una compañía a desarrollar estrategias de e-
learning. "En primer lugar, proporcionar a su personal oportunidades de aprendizaje en cualquier
momento y desde cualquier lugar. A esto se suma la reducción en los gastos de viaje y la
posibilidad de poder estar mayor cantidad de tiempo dentro del ámbito laboral. También se
destaca la chance concreta de contar con una capacitación uniforme y adecuada a cada individuo
(simultáneamente), y la habilidad para alcanzar a grandes grupos de personas en un breve
período de tiempo. Comparando en este último caso a la educación virtual con la presencial,
donde los espacios físicos disponibles para los estudiantes son limitados", expresó el especialista
californiano.

Al parecer, no serán pocas las empresas que podrán resistirse a estas ventajas. Según reveló la
firma IDC en su informe "European Corporate Business Skills Training Market Forecast and
Analisis", en el 2005 más del 27% de los contenidos del mercado de formación empresarial
europeo se ofrecerán a través de la educación virtual.

Secretos del e-learning corporativo

Para generar experiencias exitosas es indispensable conocer las claves y trucos a tener en cuenta
en el marco de este tipo de soluciones. Lo que habitualmente se conoce como “tips and tricks”.
Veamos algunos de ellos:
• Prueba piloto en colectivo “controlado”: conviene empezar con una prueba piloto en algún sector
particular de la empresa. Es decir, acotar la implementación para poder medir sus resultados y luego
escalarla en base a la evaluación que se obtenga, sin tener que asignar un gran presupuesto para un
lanzamiento general.
• Métricas: es necesario tomar medidas de éxito. No alcanza con decir "salió bien o mal" si no hay una
medida de éxito (un promedio de las notas del curso, una mejora en ventas o atención al cliente), algo
que se pueda medir y contabilizar.

• Relaciones con proveedores a largo plazo, no oportunidad: en el caso de la tecnología muchas veces el
precio de la licencia puede engañar, ya que una plataforma que a primera vista es barata puede
demandar más recursos de hardware, mayor capacitación para los usuarios, mantenimiento, etc.,
haciendo que el proyecto a largo plazo sea infinitamente más costoso. Por eso recomendamos
construir relaciones prolongadas, principalmente a raíz de que la capacitación es un proceso continuo
y no un “one shot”.

• Recursos humanos: el armado del equipo es fundamental, ya que no estamos refiriéndonos a


proyectos de una sola persona. Hace falta involucrar al personal de Sistemas de la compañía, al sector
RRHH, a la alta dirección y a los mismos empleados. El armado de un "dream team" es crucial.

• Planificación, tiempos: no se trata simplemente de comprar una plataforma y algunos cursos y


esperar a que arranque. Hay que planificar las fases, pruebas, evaluaciones, avances, motivaciones,
resultados esperados, etc.

• Evaluación: luego de implementar una solución no hay que descansar; por el contrario, hay que
analizarla, ver qué salió bien y cuándo no se lograron los objetivos deseados, a fin de tomar acciones
correctivas a tiempo. La evaluación es clave para escalar el proyecto y mantenerlo en el largo plazo.

Entre otras observaciones a ser evaluadas por los vendedores y compradores de soluciones de
e-learning, también suele advertirse que el aprendizaje genera una ventaja comparativa. Algo que
ha comprendido perfectamente bien el 38% de los CEO norteamericanos, quienes ven en la
escasez de habilidades una amenaza crítica para el futuro y la salud de sus negocios e industrias.

Finalmente, otra de las cuestiones sobre las que suele hacerse hincapié es en la necesidad de
ayudar a que los alumnos encuentren sus tiempos de estudio dentro del ámbito laboral, sin
afectar sus momentos de descanso.

Algunas dificultades para tener en cuenta

Hasta aquí vimos una serie de recomendaciones útiles a considerarse frente a una posible
implementación de e-learning. Pero como es lógico, además de rescatar los consejos positivos que
nos puede suministrar la experiencia profesional y comercial, también resulta conveniente
reconocer las barreras que se presentan en la mayoría de las implementaciones de e-learning.
Entre ellas destacamos las siguientes:

• Presupuesto: generalmente, a diferencia de los procesos tradicionales (en los que los gastos se
distribuyen más uniformemente), no se tiene presupuesto para este tipo de soluciones, en las que se
requiere una inversión significativa para poner el proyecto en marcha

• Resistencia de ciertos actores involucrados en el proceso: empleados que disfrutan de los viajes,
gerencias que no quieren “invertir para ver”, áreas de Sistemas que no quieren un proyecto que les
demande más trabajo y especialización

• Parlamentos del estilo: “No es una empresa simple, hay muchas variables en juego”

• Saltearse pasos en la planificación y ejecución: ADDIE (análisis, diseño, desarrollo, implementación y


evaluación)

• No entender la naturaleza del e-learning: audiencia, aplicaciones, expectativas, medio de distribución

• Subestimar el trabajo: tiempo, recursos, dinero, QA (Quality Assurance), etc.

• Equipo de trabajo: no lograr armar el equipo adecuado que motorice el proyecto

• Herramientas incorrectas: oportunidad versus planificación


• No tomar en cuenta localización: en muchos casos no alcanza con la traducción de los contenidos y
plataformas, ya que las audiencias difieren y por lo tanto requieren distintos lenguajes y casos de
análisis que consideren las particularidades de casa país.

En este sentido, recientes estudios efectuados por la consultora internacional IDC, señalan que el
costo y la falta de compromiso por parte de la gerencia corporativa, son los principales
impedimentos para que se consolide el avance del e-learning con una mayor aceleración.

Otro de los problemas -señalado en el informe de Deloitte Consulting: "Del e-Learning a la


Formación Empresarial"- se suscita cuando las compañías equivocan tácticas de e-learning con
estrategias empresariales de aprendizaje, impidiendo la obtención del máximo potencial de sus
inversiones en formación. Para evitar la frustración de expectativas, las empresas deben
involucrarse más a la hora de motivar a los empleados para que cambien de actitud y den
prioridad a la formación.

“Muchas veces ocurre que los estudiantes están menos motivados en un ámbito de educación
virtual que en la educación presencial. Una de las alternativas para revertir este tipo de
situaciones, consiste en implementar una modalidad de aprendizaje híbrida o mixta, que combine
lo virtual con lo presencial”, apunta Nelson Heller.

El Masie Center, en tanto, resalta -en los informes que ha publicado durante los últimos años-
algunos fenómenos que afectan la industria del aprendizaje. Por ejemplo: las tardanzas en las
aprobaciones de inversiones para el área y la falta de ofertas pedagógicas virtuales capaces de
satisfacer las demandas existentes. De todos modos, la consultora considera que la distancia
entre las necesidades y capacidades de la educación virtual no son tan grandes como en otros
tiempos, y que esta brecha se cerrará probablemente pronto.

Lo cierto es que hoy no enfrentamos dificultades insalvables, puesto que son superables con
esfuerzo, compromiso, desarrollo e investigación. Por otra parte, el futuro del sector se presenta
optimista frente a estos inconvenientes, con pronósticos que hablan de un mercado global de 24
mil millones de dólares para el 2004.

Conclusiones

Las empresas latinoamericanas recién están comenzando a desarrollar experiencias de elearning.


Si bien encontramos exitosas soluciones a medida y de calidad suficientemente probada, la
mayoría de las iniciativas de la región se hallan en una etapa embrionaria. A fin de consolidar la
incipiente tendencia de acercamiento al e-learning corporativo que nos muestran las encuestas, la
difusión de los casos de éxito y sus resultados serán fundamentales. En primer término, nos
referimos a casos acotados, con métricas que permitan demostrar su rentabilidad, y luego, a
proyectos de mayor envergadura.

En plena adopción de plataformas y cursos off the shelf, los gerentes de recursos humanos van a
tener que incorporar este skill, iniciando el desarrollo de cursos a medida. Pero para que esto
suceda, como dice el especialista español Iñigo Babot, hay que tener “paciencia hasta que los
altos directivos comprueben sus potentes efectos reales sobre el ROI de la organización y se
decidan a implantarlos sin miedo”. Un proceso que no tardaría demasiado, ya que “en 7 u 8 años,
el e-Learning ocupará más de la mitad de horas totales de capacitación, en prácticamente todas
las grandes empresas”, según pronostica el experto.

Para terminar, coincidimos con una expresión publicada recientemente por la revista brasileña
Valor Económico: “Capacitar a los empleados esparcidos por el vasto territorio de un país o
localizados en distintas partes del mundo, con bajo costo operacional y ofreciendo la flexibilidad
de estudiar a la hora y en el lugar elegido por el alumno, es el sueño de toda empresa". Y el
e-learning lo hace posible.
CLARIN 26 de Octubre de 2003
Oferta de grado y posgrado: cada vez más universidades abren campus y aulas satelitales
Educación a distancia: ¿para quién?
Fotos
Esta modalidad de estudio exige autodisciplina, habilidades de escritura y
apertura al uso de tecnología

Los cursos prevén apoyo docente y entrenamiento en herramientas


informáticas
Sin embargo, el alumno debe ser más autónomo
Crece el número de jóvenes entre los inscriptos

Quien elige la educación a distancia pensando que es "más fácil" se equivoca tanto como
quien la descarta porque no se lleva bien con la tecnología.

Mientras en las universidades se multiplica la oferta de carreras de grado, posgrado y


actualización en distintas modalidades "no presenciales", también se extienden los mitos
sobre lo que significa estudiar cuando uno quiere y a su propio ritmo.

Según los especialistas de distintas universidades, estudiar a distancia exige, al menos,


poseer tres características: autodisciplina para el estudio autónomo, hábitos de lectura y
escritura académica, y apertura para incorporar el uso de distintas tecnologías, aunque
aclaran que se trata de herramientas "amigables" y que se ofrecen cursos preparatorios.

Dos perfiles de estudiantes virtuales se definieron en los últimos años. Por un lado, el
grupo mayoritario es el de los adultos que vuelven a estudiar, es decir, que ya tienen un
título terciario y buscan la licenciatura -sobre todo docentes-, o requieren actualización
profesional y posgrados. La falta de tiempo y las obligaciones laborales y familiares los
acercan a esta modalidad.

Por otro lado, crece el número de jóvenes recién egresados del nivel medio que optan por
hacer sus carreras universitarias a distancia, porque viven alejados de grandes centros
urbanos y no tienen posibilidades económicas de trasladarse.

La oferta universitaria a distancia, en tanto, incluye una variedad de modelos que, en


general, combinan Internet y correo electrónico con material impreso, en CD y a través
de programas televisivos, ofrecen tutorías presenciales, comunicación virtual con los
docentes, líneas telefónicas permanentes y "mesas de ayuda" para dificultades
tecnológicas.

"El estudiante a distancia debe ser una persona habituada a la lectura en el ámbito
académico, porque el peso fuerte está puesto en lo escrito: la comunicación entre
docente y alumno, el grueso de las actividades propuestas y la bibliografía", dijo a LA
NACION Debora Schneider, coordinadora del área de Evaluación de la Universidad Virtual
de Quilmes (UVQ), la pionera, que inició sus actividades en marzo de 1999 y hoy tiene
más de 3000 alumnos en carreras de grado y posgrado por Internet.

En la UVQ todos los alumnos deben cursar Nuevas tecnologías, una materia introductoria
que enseña las herramientas de manejo del campus virtual y da formación en la
estructura de textos académicos. "También tienen que tener autonomía en el estudio y
disponibilidad para el trabajo en grupo en entornos virtuales", dijo Schneider.

La Universidad Nacional de Tres de Febrero (Untref) acaba de lanzar su propio campus


virtual, que desde el año que viene ofrecerá carreras de grado, posgrado y tecnicaturas,
con foros, trabajo en grupo a través de Internet, simulaciones y un legajo virtual para
cada alumno.

La ventaja de la tecnología

Mientras tanto, la Untref Virtual ya está dictando un curso introductorio sobre Nuevas
tecnologías de la información y la comunicación , que será obligatorio para los alumnos, y
otro gratuito de orientación vocacional. Además, continuará con su tecnicatura en
Políticas públicas, que ya dictaba, y que tiene 350 alumnos.

"La educación virtual es ideal para gente que trabaja, pero puede ser difícil para quien
necesita un elemento disciplinador exterior. En los jóvenes esta autonomía es más difícil
de encontrar, pero se compensa porque están más amigados con la tecnología", dijo
Pablo Fontdevila, director ejecutivo de Untref Virtual.

Para Fontdevila, la educación virtual tiene un valor agregado: "Mientras se estudia una
carrera, uno también se vincula con la tecnología, lo que es una herramienta adicional
para el mundo profesional", afirmó.

La relación docente-alumno es todo lo contrario a distante. Según opinó Rossana


Ingaramo, coordinadora académica del Centro Multimedial de Educación a Distancia
(Cemed) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), "al alumno se lo acompaña mucho
más que en las universidades masivas, pero requiere una autonomía de estudio mayor.
La flexibilidad de la educación a distancia no está dada porque sea más fácil, sino porque
se puede elegir en qué momento sentarse a estudiar", afirmó.

El Cemed funciona desde 2000 y está constituido por una red de aulas satelitales en
localidades de Santa Fe, Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Corrientes, Tucumán, Santa
Cruz y Mendoza. Tiene 6000 alumnos en 39 carreras: tecnicaturas, los primeros ciclos de
carreras de grado y licenciaturas para docentes.

Para Ingaramo, a pesar de todo el apoyo docente previsto, ser alumno a distancia exige
"ser más activo. El docente está siempre presente, pero el alumno no puede esperar que
resuelva todo. Tiene que dedicarse todos los días a estudiar, leer y resolver consignas, al
menos dos o tres horas", afirmó.

En Córdoba, desde hace cuatro años, la Universidad Blas Pascal (UBP) ofrece a distancia
las mismas carreras que se pueden cursar de manera presencial, con un sistema mixto:
"Mandamos el material en CD a los alumnos, que luego pueden conectarse con sus
tutores por mail, on line, teléfono, carta común. Queremos superar la barrera de la
conectividad, porque los campus virtuales exigen acceso fluido a Internet y conexiones
rápidas", dijo Eduardo Bavio, secretario de Gestión Académica a Distancia de la UBP, con
2000 alumnos en esta modalidad en todo el país.

Según contó, el promedio de edad de los estudiantes está descendiendo y se ubica en los
29 a 30 años, mientras crece el número de los que que eligen esta modalidad como
primera opción de estudio. "Llegamos a lugares donde los jóvenes no tienen posibilidad
de viajar para estudiar. Con ellos es más importante la contención y el seguimiento
académico que en los de mayor edad", dijo.

Raquel San Martín

Alumnos y tutores en comunicación


Un sistema mixto en esta modalidad ofrece Puntoedu, el sistema de educación a distancia
de la Universidad Nacional de Rosario, que comenzó a funcionar en 2001 y hoy tiene
1000 alumnos. Combina la forma virtual con sedes regionales donde se dictan tutorías,
un conjunto de asesores pedagógicos y comunicacionales y guardia permanente por
teléfono. "Llamamos a los alumnos cuando vemos que hace mucho que no entran en el
campus o no han realizado algún trabajo. Queremos evitar el aislamiento. Intentamos
construir un ambiente de estudio y generar una relación fuerte entre el alumno, el tutor y
el asesor pedagógico para suplir lo que da la enseñanza presencial", dijo Luis Baggiolini,
a cargo de Puntoedu.Se ofrecen tres tipos de carreras: postítulos para profesores de nivel
medio, cursos de actualización profesional de tres meses de duración, y la carrera de
grado de Administración de Empresas. La edad promedio de los alumnos es de 35 a 40
años y más de la mitad reside fuera de la ciudad de Rosario.
http://www.lanacion.com.ar/especial/A/03/11/16/EAB_545412.asp
LA NACION | 16.11.2003 | Página 05 | Universidades y posgrados

Volver a archivo

noticias | deportiva | suplementos | especiales | clasificados | archivo

Acerca de LA NACION | Representaciones comerciales | Suscribirse a LA NACION


Cómo anunciar en la edición impresa | Otros servicios
Club LA NACION | Máster en Periodismo | Fundación Diario LA NACION
Suscripción a revistas: Lugares | Living | Rolling Stone | Jardín

Copyright 2004 SA LA NACION | Todos los derechos reservados