You are on page 1of 14

La conquista

La conquista

La Ciudad de México -Tenochtitlán

Cuando los españoles conquistaron México, impusieron a los antiguos habitantes su lengua, su religión, su modo
Cuando los españoles
conquistaron México,
impusieron a los antiguos
habitantes su lengua, su
religión, su modo de
organizar la vida y hasta
su modo de vestirse. Este
noble indígena nieto del
emperador Moctezuma,
conserva el manto
indígena, pero el resto de
sus ropas son españolas.
Junto a él vemos símbolos
guerreros españoles, como
el yelmo, e indígenas como
el escudo entre otros.
La Conquista dejó en ruinas a Tenochtitlán, capital del imperio azteca. Los españoles decidieron construir su
La Conquista dejó
en ruinas a
Tenochtitlán, capital
del imperio azteca.
Los españoles
decidieron construir
su ciudad en el
mismo lugar, en
medio del lago,
sobre los restos de la
ciudad indígena

La ciudad española fue

dibujado en

esa época,

en

un comienzo pequeña. En

el mapa,

podemos

ver

que alrededor de

ella

se

mantenían muchos aspectos de

la

vida

antigua: los

indígenas

utilizaban las mismas canoas, pescaban y cazaban patos en el lago como antaño.

Casa del virrey o representante del

rey

Catedral
Catedral
Mercado
Mercado

Ayuntamiento o

palacio de

gobierno

La parte principal de la nueva ciudad era la Plaza Mayor, construída en el mismo lugar donde había estado el centro ceremonial azteca. La plaza era muy espaciosa. Al frente vemos la primera catedral, que fue una iglesia pequeña, pero a su lado ya están las excavaciones para construir una catedral grande y suntuosa, entre otras construcciones importantes que cambiaban el paisaje

Las primeras casas

de los

conquistadores parecían fortalezas. Además de las habitaciones de la familia y los criados, tenían espacio para guardar abundantes provisiones y amplios patios para los animales. La mayor parte de la servidumbre era

indígena, pero muy

pronto hubo también esclavos negros traídos desde las islas del

Caribe.

La mayoría de las técnicas de construcción que se usaron en la

nueva ciudad fueron europeas.

La antigua tradición de labrar la piedra que habían desarrollado los pueblos indígenas se aplicó en nuevos diseños. El trabajo fue tan duro que muchos indígenas murieron, aplastados por las vigas o por los restos de antiguos edificios que debían derrumbar, y extenuados por el esfuerzo de transportar los materiales.

Los españoles no se conformaron con la caída del imperio azteca. Apenas tomada su capital avanzaron hacia nuevas tierras, extendiendo cada vez más su dominio. Muchos pueblos

lucharon contra ellos, como vemos en este dibujo indígena. También vemos un fraile bautizando

a un niño: los frailes avanzaban con los soldados españoles y se dedicaban a enseñar el

catolicismo a la población.

Los pueblos indígenas no formaban una sola nación y a menudo tenían conflictos entre

ellos. Por eso no existió un frente unido ante

el avance español, y los pueblos que resistieron fueron rápidamente derrotados. Otros recibieron amistosamente a los extranjeros

Los pueblos indígenas no formaban una sola nación y a menudo tenían conflictos entre ellos. Por
Los frailes, escuchando atentamente, lograron aprender las lenguas indígenas para poder enseñar el catolicismo a los
Los frailes, escuchando
atentamente, lograron aprender las
lenguas indígenas para poder
enseñar el catolicismo a los
indígenas en su propio idioma.

Las primeras iglesias construidas en la Nueva España tuvieron atrios enormes, llamados patios, que eran el centro de la actividad de los frailes. Allí enseñaban la doctrina cristiana, bautizaban y casaban en masa a los indígenas.

La capilla abierta servía para poner un altar y decir misa ante las multitudes.

Dinámica de retroalimentación