You are on page 1of 19

Redactores

Rómulo Gallegos (1884-1969)


Julio Planchart (Director)(1885-1948)
Henrique Soublette (Director) (1886-1912)
Julio Horacio Rosales Echeverría (1885-1970)
Salustio González Rincones (1886-1933)
Dos editoriales:
Nuestra intención
Castro no es el mal
Castro no es sino un accidente en la vida de la nación
venezolana. Lo expresan con claridad y advierten los riesgos:
"Los hombres no son sino accidentes, el mal está en otra parte,
hay que ahondar, excavar con la piqueta del estudio hasta
encontrarlo; hallarlo sería el bien supremo; una vez hallado
podría aplicársele remedio conveniente. Castro no es el mal en
sí, sino la consecuencia.
Fue ineludible, fatal; alguien diría providencial. Mas bien
sabemos que ya la Providencia no se mezcla en los destinos de
un pueblo. La ley anda arreglándolo todo sin conciencia,
ciegamente, pero de manera imprescindible.
(...) ¿Para qué maldecir tanto a un hombre? ¿Para qué maldecir
el pasado, si el porvenir, hay que decirlo con toda sinceridad, es
oscuro?
Consalvi, Simón Alberto (2009). La Alborada y el dictador como tabú. Recuperado:
Venezuela de antaño (blog) http://venelib-antao.blogspot.com/2009/02/la-
alborada-y-el-dictador-como-tabu.html
Caricatura del "Tribune" de
Chicago, Estados Unidos, en la
que ridiculiza a Cipriano Castro
luego de que éste fue desalojado
del poder por Juan Vicente
Gómez. La gráfica hacía mofa
del hecho que, ahora siendo un
exiliado, ningún país quería
recibirlo, y mucho menos
Venezuela. En "The Literature
Digest", abril de 1909.
La revista americana “Harper´s
Weekly” lo llamó “El hombre sin
país”. Caricaturizado como
harapiento en el News
Tribune de Detroit en 1909.
News Tribune, Detroit USA, The
Literature Digest Tomo XXXVIII
24 Abril 1909 pag 675
Señalaba Julio Planchart que el alma de La Alborada
estaba formada por “dolor de patria”.
Fue censurada por Juan Vicente Gómez, estableciendo las
normas bajo las cuales debían sujetarse en sus
publicaciones, de allí que Planchart sentenció: “La
Alborada ha muerto”.
Semprum, Jesús (2006). Críticas, visiones y diálogos. Caracas: Biblioteca
Ayacucho
“Salimos de la oscuridad en la cual nos habíamos
encerrado dispuestos a perderlo todo antes que transigir
en lo más mínimo con los secuaces de la Tiranía. Muchos
de nosotros hemos estado a punto de ahogarnos bajo la
presión de aquella negra atmósfera, pero nunca de ceder
un ápice de nuestra integridad; hemos de hacer mucho
hincapié en esto.” ( La Alborada, Nº 1, 1909,p.I)

Alfonzo José Rafael. Verdades y mentiras en la vanguardia literaria


venezolana. (105-112).Cifra Nueva, 13, Enero-Junio de 2001.
“Nuestro oscuro pasado nos ha robustecido; nuestro
silencio nos da derecho a levantar la voz; puesto que
hemos sido víctimas, podemos ser acusadores [...]
aspiramos a tomar siquiera una pequeña parte en la tarea
de redención y justicia.”

Julio Peñate Rivero. La narrativa breve de Rómulo Gallegos: hacia una


aproximación. En: Arrabal, Nº 2-3, 2000, págs. 131-140

“...al comenzar nuestra faena, bajo la clara luz de la


Alborada”.

Grases, Pedro. Escritos selectos. Caracas: Biblioteca Ayacucho


“Substituir la noche por la aurora, i el falso culto por la
evidencia de la luz; i el cadalso por el libro;
ser astro, ser cumbre, ser progreso; sentir sobre la frente la
dicha como un beso floral; prender al flanco de la tiniebla el
rayo cual flamíjera espuela; contradecir el fallo de los siglos; dar
cimas a la conciencia augusta; romper los viejos moldes de la
creencia injusta; confiscar a la sombra su vasto calabozo;
anegar las tinieblas en un vasto alborozo; deshacer para
siempre las coronas de espinas; sembrar modernas rosas sobre
el altar en ruinas; desencajar las claves del formidable techo
que encubre la sombría negación del derecho; bautizar con
vitales perfumes toda frente; esprimir frescas uvas sobre el
deseo ardiente; desafiar las borrascas con la altivez de un
cedro secular; pedir cuentas a César como a Pedro
—«César que mata i Pedro que miente»;—alzar la mano
hasta la consagrada mejilla del tirano, i con el mismo
esfuerzo que inicie la venganza, ante el culto de muerte
proclamar la Esperanza: hé aquí el nuevo dogma! Dios,
lacerante yugo, es el primer tirano i es el primer
verdugo”.
Leopoldo Lugones. La voz contra la roca. En: Las montañas del oro
1897.
Hombres y principios, publicado en La Alborada Nº 1, (p.
22-25), evidencia el credo político de Rómulo Gallegos:
-Rechazo del caudillismo y de la dictadura
-Imperio de la ley
-Restauración de la democracia
-Revitalización de los instrumentos imprescindibles en
un gobierno democrático: Congreso, partidos políticos y
libertad de prensa
-Política educativa: un pueblo culto sabrá exigir sus
derechos y guardar sus libertades. "El educador es
cómplice del tirano"
Pinillos, María de las Nieves(1984). Rómulo Gallegos: en el centenario
de su nacimiento. En: Cuadernos Hispanoamericanos núm. 409 (julio
1984), pp. 41-52. Recuperado de:
http://www.cervantesvirtual.com/obra/romulo-gallegos-en-el-centenario-
de-su-nacimiento/
Resume sus propuestas en una frase que avanza el
contenido de sus artículos posteriores en la misma
publicación: "Llevemos hasta los principios a quienes
fueron arrastrados por los hombres“.

Peñate Rivero, Julio (2000). La narrativa breve de Rómulo Gallegos:


hacia una aproximación. En: Arrabal, Nº 2-3, 2000, págs. 131-140
SALUSTIO GONZÁLEZ RINCONES (San Cristóbal, 1886-1933
Poeta, dramaturgo, cronista, diplomático y traductor
venezolano. Estuvo vinculado con el grupo La Alborada y cursó
estudios de Ingeniería en la Universidad Central de Venezuela.
En algunas oportunidades, utilizaba el anagrama Otal Susi
para firmar sus escritos. Publicó Las cascadas asesinas en
1907, año en que compuso su Carta de Salustio González
Rincones para su mamá que está en Nueva York. También
destacan sus libros Trece sonetos con estrambote a Σ (1922),
La yerba santa (1929), Viejo jazz (1930) y Cantando germinan
(1932). De su obra ha dicho el poeta Gregory Zambrano: «De
la personalidad de Salustio se dio a conocer su temperamento
impulsivo y lúdico al mismo tiempo, que llevó al campo de la
poesía y que habría de confluir en una obra extraña, densa,
imprevista, sorpresiva, pero también vital, inteligente y audaz».
la poesía y que habría de confluir en una obra extraña, densa,
imprevista, sorpresiva, pero también vital, inteligente y audaz».
Autor de los siguientes poemas:
Las sombras (1909), Naturaleza
muerta (1914), Trece sonetos con
estrambote a Sigma (1922);
Corridos sagrados y profanos
(1922); Siete sonetos de color
(1928); La yerba santa (1929);
Viejo jazz (1930); Cantando
germinan (1932); Balnai (1933); y
de la obra de teatro, Bolívar, el
Libertador (s/f).
Dejó inéditos sus cuatro primeros
libros: Oros (1907), Caminos
Noveles, Llamaradas blancas y Las
cascadas asesinas.
Durante su actividad literaria, el
poeta Salustio González
Rincones utiliza varios
seudónimos: Otal Susi, Ottius
Haltz, Luo Satis, List Uao, Sir Sawy
Lost, Lussa Nescón Zacón Riner
Elen y O.S., la mayoría anagramas
construidos a partir de su nombre
y apellidos.
- Pre-vanguardia
- Verso libre, ironía, humor
- Auto exilio 1910
- Arrebato
- Poeta en huida física y lingüística (sistema de composición y
descomposición lexical)
- Poesía en prosa
- Poética de la enfermedad (Trece sonetos con estrambote a Sigma
)1922
- -Heteronimos/seudonimos
- Lenguaje como plataforma expresiva
- Lúdico
- Emotividad
- Simbolismo